Federico Alberto Lange (1828-1875)
 
Historia del materialismo, Madrid 1903

tomo segundo:   a   1 : 1 2 n   2 : 1 2 3 4 n   3 : 1 2 3 4 n   4 : 1 2 3 4 nImprima esta página Avise a un amigo de esta página

Tercera parte. Las ciencias de la naturaleza. Capítulo II:

El cerebro y el alma

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, Madrid 1903, tomo 2, páginas 346-399

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, El cerebro y el alma Las dificultades del asunto sólo han aparecido distintamente con los progresos de las ciencias. – Consecuencias nocivas de la psicología universitaria. – La frenología. – Los movimientos reflejos como elementos fundamentales de la actividad psíquica. – Los experimentos de Pflüger. – Errores diversos e interpretaciones defectuosas de experimentos fisiológicos. – El cerebro no produce ninguna abstracción psicológica. – Teorías defectuosas de Carus y de Huschke. – Las ideas psicológicas de las universidades deben ser eliminadas ante todo. – Persistencia del prejuicio de la localización de las facultades intelectuales. – Investigaciones de Meynert relativas al cerebro. – Importancia psicológica de las vías motoras. – Homogeneidad de los fenómenos de excitación en todos los nervios. – Experimentos de Hitzig, Nothnagel y Ferrier. – Su significación. – Aserciones de Wundt acerca de los fenómenos elementales fisiológicos con relación a las funciones psíquicas. – Demostración de la ley de la conservación de la energía por las funciones del cerebro. – El valor intelectual del contenido de la sensación.

Vamos a tocar ahora el viejo y favorito tema del materialismo, con el cual no se juega ya sin duda alguna con tanta facilidad como en el siglo XVIII. La primera embriaguez de los grandes descubrimientos físicos y matemáticos ha pasado; del mismo modo que el mundo después de descifrado un enigma presenta otro nuevo y parece agrandar y dilatarse a nuestros ojos, la vida orgánica reveló también abismos de conexiones desconocidas que apenas se habían sospechado antes; la época que pudo creer muy seriamente que con las obras maestras de un Droz y de un Vaucanson se había llegado a descubrir el secreto de la vida, se hallaba apenas en estado de apreciar las dificultades que a medida que se avanza se acumulan ante la explicación mecánica de los fenómenos psíquicos; aun se podía entonces exponer como hipótesis científica la concepción ingenuamente infantil de que en el cerebro cada idea tenía su fibra determinada y que las vibraciones de estas fibras constituían la conciencia.

Facsímil del original impreso de esta parte en formato pdf


filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2007 filosofia.org
Federico Alberto Lange
materialismo
historias