Federico Alberto Lange (1828-1875)
 
Historia del materialismo, Madrid 1903

tomo segundo:   a   1 : 1 2 n   2 : 1 2 3 4 n   3 : 1 2 3 4 n   4 : 1 2 3 4 nImprima esta página Avise a un amigo de esta página

Segunda parte. Las ciencias físicas. Capítulo primero:

El materialismo y las investigaciones exactas

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, Madrid 1903, tomo 2, páginas 141-192

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, El materialismo y las investigaciones exactas Materialistas y especialistas: diletantismo y escuela en las ciencias físicas y en la filosofía. – Manera de pensar conforme a las ciencias físicas y a la filosofía. – Los límites del conocimiento de la naturaleza. – Du Bois Reymond. – Errores de los materialistas y de los teólogos. – Rectificación de las consecuencias de las hipótesis de Du Bois-Reymond. – Los límites del conocimiento de la naturaleza son los límites del conocimiento en general. – La concepción mecánica del universo no puede descubrirnos la esencia íntima de las cosas. – El materialismo cambia la teoría en realidad y el dato inmediato en apariencia. – La sensación es un hecho más fundamental que la movilidad de la materia. – Aun la hipótesis de una materia sensible no resuelve todas las dificultades. El tercer desconocido. – Censuras injustas dirigidas al materialismo. – El materialismo vencido por las ciencias filosófica e histórica. – Valor de las teorías. – El materialismo y el idealismo en el estudio de la naturaleza.

El materialismo se ha apoyado siempre en el estudio de la naturaleza; hoy no puede ya limitarse a explicar en su teoría los fenómenos de la naturaleza según su posibilidad; es preciso que se coloque en el terreno de las investigaciones exactas y acepte voluntariamente esta posición, persuadiéndose de que necesariamente ganará su proceso; muchos de nuestros materialistas llegan hasta pretender que la concepción del universo que ellos adoptan es una consecuencia necesaria del espíritu de las investigaciones exactas; este es un resultado natural del inmenso desarrollo en longitud y profundidad dado a las ciencias físicas, después de renunciar al método especulativo para pasar al estudio preciso y sistemático de los hechos; no nos admiremos, pues, si los adversarios del materialismo se agarran con especial placer a cada frase con que los sabios serios rechazan esta pretendida consecuencia y aun representan al materialismo como explicando mal los hechos, como error natural de investigadores superficiales, por no decir habladores insubstanciales.

Facsímil del original impreso de esta parte en formato pdf


filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2007 filosofia.org
Federico Alberto Lange
materialismo
historias