Federico Alberto Lange (1828-1875)
 
Historia del materialismo, Madrid 1903

tomo segundo:   a   1 : 1 2 n   2 : 1 2 3 4 n   3 : 1 2 3 4 n   4 : 1 2 3 4 nImprima esta página Avise a un amigo de esta página

Cuarta parte. El materialismo moral y la religión. Capítulo II:

El cristianismo y el racionalismo

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, Madrid 1903, tomo 2, páginas 508-532

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, El cristianismo y el racionalismo Las ideas del cristianismo como remedio llevado a los males sociales. – Su ineficacia aparente según Mill. – Efecto mediato operándose poco a poco. – Conexión del cristianismo y de la reforma social. – Los efectos morales de la fe en parte favorables y en parte desfavorables. – Importancia de la forma en moral y religión. – Pretensión de la religión en cuanto a poseer la verdad. – Imposibilidad de una religión racional sin poesía. – El pastor Lang impugna esta doctrina.

Muchas veces se ha comparado el estado de la sociedad actual al del mundo antiguo antes de su disolución, y no podrá negarse que tenemos a la vista analogías muy marcadas. Tenemos el crecimiento inmoderado de la riqueza, el proletariado, la decadencia de las costumbres y de la religión; las constituciones de los diferentes Estados están todas amenazadas en su existencia y la creencia en una revolución general, extendida por todas partes, ha echado profundas raíces. Al lado de esto, es verdad, nuestra época posee remedios enérgicos, y, si las tempestades de la crisis de transición no exceden a toda idea, no es probable que la humanidad se vea reducida a volver a comenzar enteramente su trabajo intelectual como sucedió en la época de los Merovingios.
Cierto que la sociedad civil ha firmado muy pronto su paz, separada de los principios del Nuevo Testamento. El comercio y las transacciones se conducen como la alta política y el gobierno eclesiástico. «Todos los cristianos –dice Mill en su notable libro sobre la Libertad– creen que los pobres, los desdichados y todos los desheredados de este mundo son bendecidos; que un elefante entraría por el ojo de una aguja más pronto que un rico en el reino de los cielos; que no hay que juzgar a los demás si no se quiere ser juzgado; que jurar es un pecado; que no debemos preocuparnos del día siguiente; que para ser perfecto es preciso vender todos los bienes y distribuir su importe entre los pobres.

Facsímil del original impreso de esta parte en formato pdf


filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2007 filosofia.org
Federico Alberto Lange
materialismo
historias