Filosofía en español 
Filosofía en español

Empiriocriticismo

Empiriocriticismo

(Filosofía de la “experiencia crítica” o Machismo, ver.) Es una corriente filosófica idealista subjetiva, reaccionaria, surgida en la segunda mitad del siglo XIX en Alemania y en Austria, cuyos fundadores fueron Avenarius (ver) y Mach (ver), quienes afirmaban que el fundamento de todos los fenómenos son los “elementos del mundo” o, lo que es lo mismo, los “elementos de experiencia”. Cada cosa es un “complejo de elementos”. Con la palabra “elemento”, Avenarius y Mach encubrían el hecho de haber puesto la sensación como el fundamento de los fenómenos, ya que “elemento” es identificado con sensación. El empiriocriticismo acepta así íntegramente la premisa fundamental del idealismo subjetivo de Berkeley (ver). Desarrollando la concepción idealista subjetiva sobre la Naturaleza, Avenarius y Mach señalaban que el objeto (el mundo) es imposible sin el sujeto (la conciencia, la sensación); que las leyes que rigen la Naturaleza carecen de valor objetivo, siendo formas de la conciencia; que la verdad objetiva (ver) es imposible. Bajo la influencia de Mach, el empiriocriticismo obtuvo cierta difusión entre los físicos naturalistas. Los descubrimientos más recientes de la física (la desintegración del átomo en electrones y protones, el descubrimiento de la naturaleza electromagnética del átomo), que confirman la justeza del materialismo dialéctico, testimonian, a juicio de los físicos burgueses, incapaces de razonar dialécticamente, el “desvanecimiento de la materia”, “la imposibilidad de conocer la verdad”, la necesidad de pasar al terreno del idealismo, etcétera. En su libro Materialismo y Empiriocriticismo (ver), Lenin puso al descubierto las raíces del empiriocriticismo, desenmascarando esta filosofía como un idealismo reaccionario y un clericalismo encubierto. Lenin aplastó las escuelas machistas que habían brotado en Rusia durante el período de la reacción stolypiniana (Bogdanov, Yushkevich y otros). La influencia actual del empiriocriticismo en los países capitalistas ha decaído ostensiblemente; sin embargo hay todavía una serie de físicos que permanece bajo esa influencia.

Diccionario filosófico marxista · 1946:87-88

Empiriocriticismo

(Filosofía de la “experiencia crítica” o “machismo”.) Corriente filosófica reaccionaria, variedad del idealismo subjetivo, aparecida en la segunda mitad del siglo XIX en Alemania y en Austria. Fundada por Avenarius (ver) y Mach (ver) el empiriocriticismo se basa enteramente en la noción de “experiencia” deformada en el sentido idealista. En oposición a la concepción científica de la experiencia encarada como la acción recíproca del hombre y de la naturaleza, como la transformación de la naturaleza con ayuda de los instrumentos de producción, los empiriocriticistas ofrecen una concepción idealista subjetiva de la experiencia como la suma de las impresiones y de las sensaciones humanas sin ninguna relación con la realidad objetiva. Los empiriocriticistas afirman que todos los fenómenos tienen por sostén los “elementos del mundo”, o, lo que viene a ser lo mismo, los “elementos de la experiencia”. Toda cosa es un “complejo de elementos”. Con el vocablo “elemento”, Avenarius y Mach disimulan el hecho de que toman la sensación por fundamento de los fenómenos, pues su “elemento” es idéntico a la sensación. Por lo tanto, el empiriocriticismo se une sin reservas al principio fundamental del idealismo subjetivo de Berkeley (ver). Llevando más lejos aún su idealismo subjetivo, Avenarius y Mach pretenden que el objeto (el mundo) es imposible sin sujeto (la conciencia, las sensaciones), que las leyes de la naturaleza no existen objetivamente, que la verdad objetiva es imposible. Bajo la influencia de Mach, el empiriocriticismo se difundió entre los físicos y se transformó en la base filosófica de lo que se llama idealismo “físico” (ver). Según ciertos físicos que ignoran el materialismo dialéctico, los descubrimientos de la física moderna (fisión del átomo en electrones y protones, naturaleza electromagnética del átomo, &c.), probarían la “desaparición de la materia”, la “imposibilidad de conocer la verdad”, la necesidad de unirse al idealismo, &c., cuando en realidad, esos descubrimientos han confirmado el materialismo dialéctico.

En su obra Materialismo y empiriocriticismo (ver), Lenin puso al desnudo las raíces del empiriocriticismo, denunció esa filosofía como un idealismo reaccionario y un fideísmo disimulado, y derrotó completamente a las escuelas “machistas” surgidas en la época de la reacción en Rusia (después de la revolución de 1905-1907) (Bogdanov, ver, Iushkevich y otros). El “machismo” se manifiesta en las formas más variadas en la filosofía reaccionaria de nuestros días.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:151-152

Empiriocriticismo

(del griego εμπειρία: experiencia, y κριτική: juzgar). Crítica de la experiencia o “machismo”. Corriente idealista subjetiva fundada por Avenarius y Mach. Considerando que la ley fundamental del conocimiento es la “economía del pensar”, empiriocritícismo “limpia” la concepción de la experiencia de los conceptos de materia (substancia), necesidad, causalidad, &c.; los concibe como “apercepciones apriorístícas” (conceptos intelectivos) legítimamente asignados a la experiencia. En última instancia, mantiene una representación del mundo como conjunto de “elementos neutrales” o sensaciones. Introduciendo la doctrina de la “coordinación de principio”, es decir, de la conexión indisoluble entre sujeto y objeto, el empiriocriticismo se convierte en un sistema de idealismo subjetivo. El empiriocriticismo es un renacimiento del berkeleyanismo y del humismo, encubierto bajo la exigencia de neutralidad en filosofía. También se hallaba ligado a la crisis de la física, a la escuela delidealismo “físico”. Lenin, en su trabajo “Materialismo y empiriocriticismo”, puso de manifiesto el papel social reaccionario de dicha corriente filosófica, su conexión con el fideísmo. El empiriocriticismo apareció como variedad del positivismo (“segundo positivismo”). Junto a Avenarius y a Mach, pertenecieron a dicha corriente Joseph Petzoldt, F. Carstanjen, R. Willy, Victor Adler, Bogdánov, V. Bazárov y otros. El neopositivismo ha pasado a ser la continuación de la doctrina “antimetafísica” del empiriocriticismo.

Diccionario filosófico · 1965:136

Empiriocriticismo

“Crítica de la experiencia” o machismo: corriente idealista subjetiva fundada por Avenarius y Mach. Al sostener que la ley principal del conocimiento es la “economía del pensar”, el empiriocriticismo “depura” la comprensión de la experiencia de los conceptos de materia (substancia), necesidad, causalidad, &c. como “apercepciones apriorísticas” (conceptos de raciocinio) que supuestamente se introducen de modo ilícito en la experiencia. En resumen, el empiriocriticismo promueve la representación del mundo como conjunto de “elementos neutrales” o sensaciones. Presentando la doctrina de la coordinación de principio, es decir, de la unión indisoluble del sujeto o el objeto, el empiriocriticismo se convierte en un sistema del idealismo subjetivo. El empiriocriticismo es el resucitamiento del berkeleismo y el humismo, encubierto con la exigencia de la neutralidad en filosofía. El empiriocriticismo estuvo vinculado asimismo con la crisis en la física y con la escuela del idealismo físico. En su libro Materialismo y empiriocriticismo Lenin critica al empiriocriticismo y pone al desnudo su papel social reaccionario y su nexo con el fideísmo. El empiriocriticismo constituía una variedad del positivismo (“segundo positivismo”). Además de Avenarius y Mach, profesaron el empiriocriticismo J. Petzoldt, F. Adler, Bogdánov, V. Bazárov y otros. La doctrina “antimetafísica” del empiriocriticismo halló su continuación en el neopositivismo.

Diccionario de filosofía · 1984:132-133