Alberto Gómez Izquierdo 1870-1930

Alberto Gómez Izquierdo 1870-1930 Presbítero católico neoescolástico español que fue durante un cuarto de siglo catedrático de Lógica Fundamental de la Universidad de Granada. Nacido en 1870 en Samper de Salz (Zaragoza) inició sus estudios en Andorra (Teruel) y los continuó en el Seminario Diocesano de Zaragoza, a la vez que en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza [no se olvide lo que en 1892 había aconsejado el III Congreso Católico Nacional Español: «Incalculables serían también los bienes que se seguirían de designar todos los años entre los sacerdotes jóvenes, que más se hayan distinguido al estudiar filosofía y Teología en sus respectivos Seminarios, uno que por sus especiales condiciones parezca más apto para emprender, valiéndose de la actual libertad de enseñanza, una carrera civil, y alcanzar en ella profundos y vastos conocimientos que, una vez obtenido el título correspondiente, le habiliten para disputar con ventaja las cátedras o escuelas vacantes en pública oposición....», Conclusiones, Sección segunda, Punto I, 7ª]. Ordenado presbítero en 1894 fue destinado como cura ecónomo a La Puebla de Alfindén (Zaragoza), ejerciendo desde 1896 como profesor de filosofía del Seminario de Zaragoza. Discípulo en Zaragoza del arabista Julián Ribera (1858-1934), mantuvo junto con su compañero y coetáneo Miguel Asín Palacios (1871-1944) la sección de filosofía en la Revista de Aragón (1900-1905), que ambos prosiguieron en su continuadora, la revista Cultura Española (1906-1909), donde Alberto Gómez Izquierdo se ocupaba de la «Filosofía en general e Historia de la filosofía moderna» y Miguel Asín Palacios de la «Historia de la filosofía medieval y especialmente de la árabe». En 1906 obtuvo por oposición la cátedra de lógica de la Universidad de Granada, y aunque intentó infructuosamente el traslado a la Universidad Central en un par de ocasiones (primero para cubrir la vacante dejada en 1909 por el también neotomista y amigo suyo Antonio Hernández Fajarnés, cátedra a la que fue trasladado el espiritista y krausista Manuel Sanz Benito; después para cubrir la vacante producida cuando poco tiempo después desencarnó el espíritu de Manuel Sanz Benito, apetecida cátedra que en 1912 le fue otorgada al socialista Julián Besteiro) falleció el 7 de febrero de de 1930 ocupando la cátedra de Granada, de cuya Facultad de Filosofía y Letras llegó a ser decano; cargo que compatibilizó, desde 1910, con el de Rector del Real Colegio de San Bartolomé y Santiago. En octubre de 1910 fue el único miembro del tribunal constituido para cubrir la Cátedra de Metafísica de la Universidad Central, vacante tras el fallecimiento de Nicolás Salmerón, que votó en contra de que fuera adjudicada a José Ortega y Gasset. Interesado por la historia de la filosofía española, mantuvo amistad con Marcelino y con Enrique Menéndez Pelayo, pasando algunos veranos en Santander, donde solía consultar la biblioteca particular de don Marcelino.

 
14 menciones a Alberto Gómez Izquierdo
en el Epistolario de Marcelino Menéndez Pelayo:

[Le envía «su insignificante trabajo sobre la Historia de la filosofía del siglo XIX». El estudio de la española lo ha interrumpido para dedicarse a la oposición a cátedras; en cuanto termine, volverá a la filosofía española del siglo XIX. De Lovaina le preguntan por las obras de historia de la filosofía que ha escrito en los últimos años Menéndez Pelayo. Recuerdos de Ribera e Ibarra. A. Gómez, catedrático del Seminario Pontificio.] (Tarjeta postal de Alberto Gómez Izquierdo a Marcelino Menéndez Pelayo, Zaragoza, 27 octubre 1903, MPEP 17:178.)

«Mi estimado amigo: Mil gracias y la mas cumplida enhorabuena por la Historia de la filosofía del siglo XIX, cuyo contenido me era en parte conocido por los artículos de la Revista de Aragón, pero he vuelto a recorrerla con mucho interés, llamándome la atención sobre todo el tratado de novísimas evoluciones de la escolástica que está muy cabal y completo, a mi juicio. También yo deseo que pueda Vd. dedicarse pronto, libre de otros cuidados, a la historia de la filosofía española del siglo XIX, que por muchos motivos merece ser expuesta, ya como lección, ya como escarmiento. Mis cariñosos recuerdos a los amigos Rivera e Ibarra. ¿Cuándo me envían pruebas del trabajo para el Homenaje a Dn. Francisco? Suyo buen amigo que de todo corazón le estima. M. Menéndez y Pelayo.» (Marcelino Menéndez Pelayo a Alberto Gómez Izquierdo, Madrid, 4 noviembre 1903, MPEP 17:193.)

[Le ha visitado de su parte D. Alberto Gómez Izquierdo, que viene a ocupar la Cátedra de Lógica Fundamental en esta Universidad.] (Leopoldo Eguílaz a Marcelino Menéndez Pelayo, Granada, 18 marzo 1906, MPEP 18:736.)

«Mi siempre estimado amigo y jefe: El catedrático de Lógica de esta Universidad D. Alberto Gómez Izquierdo, me ha manifestado el deseo de V. de conocer un opúsculo de D. F. Fernández y González, referente a Martínez de la Rosa: tengo la satisfacción de decir á V. que en esta Biblioteca existe, con el título Elogio fúnebre (...)» (Francisco Guillén Robles a Marcelino Menéndez Pelayo, 10 diciembre 1907, MPEP 19:398)

[Lamenta que se haya retrasado el envío de su libro Nuevas direcciones; otra vez procurará ser más diligente. Desde que llegó no ha olvidado el discurso de Fernández y González sobre Martínez de la Rosa; no lo encuentra a la venta; en la Biblioteca de la Universidad hay dos ejemplares y puede canjear uno por algún libro de la Biblioteca Nacional.] (Alberto Gómez Izquierdo a Marcelino Menéndez Pelayo, Granada, 11 diciembre 1907, MPEP 19:401.)

«Mi querido amigo: He recorrido con mucho gusto las Nuevas Direcciones de la Lógica, que han de ser libro verdaderamente útil para nuestra enseñanza filosófica por el fiel resumen de las doctrinas y la lucidez con que están expuestas y comentadas. Ya calculé que el retraso del ejemplar sería independiente de la voluntad de Vd. que siempre ha sido tan atento conmigo. Los editores y libreros son en esta parte muy descuidados, y creo que con intención porque no les conviene que haya ejemplares de regalo. En la Biblioteca Nacional está el discurso de Fernández y González sobre Martínez de la Rosa. Pero yo quisiera un ejemplar para mi, que acaso podrá encontrarse de lance el día menos pensado, porque la mayor parte de los ejemplares debieron de quedarse en Granada. Espero que el verano próximo vendrá Vd. a continuar sus tareas sobre la filosofía española del siglo XIX. Buena tarea le queda todavía con las revistas y folletos. Mi hermano saluda a Vd. muy cordialmente, y el y yo deseamos a Vd. todo genero de prosperidades en el año comienza.» (Marcelino Menéndez Pelayo a Alberto Gómez Izquierdo, Santander, 2 enero 1908, MPEP 19:430)

[Ruega mire con interés su libro Nuevas direcciones de la Lógica, que ha presentado a la Academia de Ciencias Morales y Políticas; ha recorrido las bibliotecas buscando filósofos españoles del siglo XIX; este verano agotará la suya de Santander, para empezar enseguida la redacción.] (Alberto Gómez Izquierdo a Marcelino Menéndez Pelayo, Granada, 3 mayo 1908, MPEP 19:596.)

«Mi estimado amigo: aunque asisto poco a la academia de Ciencias Morales, procuraré estar cuando se trate del libro de Vd. sobre la Lógica que obtendrá en aquella corporación la buena acogida que merece. En 1º de julio pienso ir a Santander, como de costumbre. Supongo que este año alargará Vd. su estancia mas que el pasado, tomando nota de todo lo que le falta que ver, especialmente en materia de revistas y folletos. Suyo siempre buen amigo que desea verle.» (Marcelino Menéndez Pelayo a Alberto Gómez Izquierdo, Madrid, 3 junio 1908, MPEP 19:645.)

[Sintió no poder saludarle en Madrid por lo precipitado del viaje, ya que su madre estaba enferma; falleció pocos días después contra lo que todos esperaban; así que este verano no irá por Santander.] (Alberto Gómez Izquierdo a Marcelino Menéndez Pelayo, Codo, 17 julio 1908, MPEP 19:714.)

«Mi querido amigo: Acompaño a Vd. en el terrible dolor con que el Señor ha querido visitar su alma. Se por experiencia propia lo que son estos golpes, para los cuales no hay consuelo en lo humano, ni mas alivio que el resignarse con la voluntad de Dios. Mi hermano me encarga que manifieste a Vd. lo mucho que ha sentido su desgracia, y uno y otro deploramos que tan triste motivo haya privado a Vd. de su veraneo y a nosotros del agrado de verle por esta biblioteca.» (Marcelino Menéndez Pelayo a Alberto Gómez Izquierdo, Santander, 21 julio 1908, MPEP 19:720.)

«Mi respetable Maestro: Dígnese aceptar mi más cordial enhorabuena por su elocuentísima adhesión al mitin de protesta contra la apertura de escuelas anarquistas, y por haberse posesionado de la Presidencia de la Academia de la Historia. Ya estoy redactando el primer volumen de la historia de la filosofía española contemporánea que comprenderá desde 1750 a 1850 aproximadamente, y dejo para un segundo volumen la filosofía krausista &c., hasta la época actual. Algunos libros, pocos afortunadamente, de los jesuitas expulsos no he podido encontrarlos ni en S. Isidro. Con la muerte del Sr. Fajarnés creí seguro mi traslado á Madrid por ser el único de oposición directa á Lógica fundamental pero el Consejo por una mayoría insignificante ha propuesto al Sr. Sanz y Benito. El Sr. Barroso no ha resuelto definitivamente el asunto; pero es de presumir que nombrará al propuesto por mayoría, y en tal caso probablemente acudiré al Tribunal de lo Contencioso porque mi derecho preferente es clarísimo. Perdone que le haya distraído tanto rato con mi carta y reiterándole mi felicitación se despide de V. su af. y s.s.» (Alberto Gómez Izquierdo a Marcelino Menéndez Pelayo, Granada, 5 febrero 1910, MPEP 20:676.)

«Mi querido amigo: Recibí y agradezco en extremo su cordial felicitación, y me he alegrado mucho de tener noticias de Vd. después de tanto tiempo. Mucho celebraré que logre Vd. el traslado a la cátedra de Filosofía de Madrid. Desconozco los trámites de ese expediente, y me temo que se habrá empantanado con la reciente crisis ministerial. No soy consejero de Instrucción Pública, como Vd. sabe, pero si cree Vd. que algo puedo influir aunque sea de un modo indirecto, no tenga Vd. reparo en decírmelo. El tal Sanz Benito es Krausista, según creo, y ya sabe Vd. lo difícil que es luchar con una secta tan bien organizada y que tiene a su devoción tantos elementos oficiales. Si Vd. se da este verano una vuelta por Santander, quizás encontrará algunos libros que añadir al primer volumen de la historia de nuestra filosofía moderna, porque algo he adquirido en estos últimos tiempos, especialmente, de revistas y folletos. En mi concepto debe de incluirse también la parte de América, sobre la cual tengo recogido bastante. De Vd. siempre afmo. am.º y s.s.q.b.s.m.» (Marcelino Menéndez Pelayo a Alberto Gómez Izquierdo, Madrid, 22 febrero 1910, MPEP 20:714.)

«Mi distinguido Maestro: Con este correo envío á V. un folleto sobre la filosofía de Balmes. En él no he podido, como hubiera deseado, hacerme cargo de los muchos trabajos que se han escrito sobre nuestro filósofo con ocasión de su centenario. A mis tareas de la cátedra se ha juntado la dirección de este Colegio, en donde me tiene como siempre a su disposición. A pesar de todo continuo con mis aficiones, y ya tengo preparadas las monografías de Hervás, Gómez, Piquer (ésta publicada en la Ciencia tomista), Ceballos y algún otro. A la vez estoy trabajando en Lógica con el fin de preparar un estudio más completo que los que ordinariamente empleamos para la cátedra de Lógica fundamental. Pero esta labor me llevará bastante tiempo. Que en el año que empieza disfrute V. de muy buena salud desea su af. y s.s.» (Alberto Gómez Izquierdo [«El Rector del Real Colegio de San Bartolomé y Santiago»] a Marcelino Menéndez Pelayo, Granada, 10 enero 1912, MPEP 22:20.)

«Mi querido amigo: He recibido y leído con mucho gusto el folleto sobre la filosofía de Balmes, que es una exposición clara y exacta de los principales puntos de su doctrina. Mucho me complace que siga Vd. trabajando sobre nuestros pensadores de los siglos XVIII y XIX. Buscare la Ciencia Tomista, revista que no conozco para leer en ella el estudio sobre Piquer. Desea a Vd. todo genero de felicidades en el año que empieza, su constante amigo y s.s.q.b.s.m.» (Marcelino Menéndez Pelayo a Alberto Gómez Izquierdo, Santander, 26 febrero 1912, MPEP 22:41.)

 
Sobre Alberto Gómez Izquierdo:

«Gómez Izquierdo (Alberto). Biografía. Catedrático español, nacido en Samper del Salz (Zaragoza) en 1870. Hizo sus primeros estudios en Andorra (Teruel) con un hermano suyo sacerdote; pasó en 1886 al Seminario de Zaragoza, simultaneando desde entonces sus estudios de filosofía y teología con los de la facultad de filosofía y letras de la Universidad. Ordenado de sacerdote en 1894, fué nombrado cura ecónomo de La Puebla del Alfinden, y en 1896 profesor de filosofía del Seminario de Zaragoza. Doctor en filosofía y letras, ganó en lucidas oposiciones la cátedra de lógica de la Universidad de Granada, en cuyo desempeño continúa actualmente (1925), lo mismo que en el decanato de la Facultad de Letras. Desde 1910 es rector del Real Colegio de San Bartolomé y Santiago, de dicha población, y en este prestigioso Instituto benéfico docente, que data del siglo XVII, ha realizado una labor verdaderamente meritoria (V. Martínez Lumbreras, Historia del Real Colegio de San Bartolomé y Santiago, Granada 1915). Formado Gómez Izquierdo en la lectura meditada de los filósofos, más que en los rancios manuales de escuela, ha acertado en la dirección neoescolástica a romper los viejos moldes del ergotismo tradicional. Sus maestros fueron Ribera, catedrático actualmente de la Universidad de Madrid, y Aranaz, lectoral que fué de la catedral de Zaragoza. A las simpatías por la escuela de Lovaina reúne hoy, quizá con mayor intensidad, la que siente por los filósofos católicos alemanes, considerando de gran utilidad la incorporación al tomismo de diversas doctrinas de los discípulos de Brentano. Fundó, con su amigo Asín, una sección de filosofía en la Revista de Aragón, y continuó colaborando más tarde en Cultura Española. Obras: Historia de la filosofía en el siglo XIX, con prólogo de Mercier (Zaragoza, 1903), Nuevas direcciones de la lógica (Madrid, 1907), y los opúsculos y discursos La vocación científica en los Seminarios (Granada, 1913); Estudios de Asín y Palacios sobre la filosofía musulmana (1914); La inauguración solemne del curso como fiesta de la labor intelectual (Granada, 1920); y Valor cognoscitivo de la «intentio» en santo Tomás de Aquino (1924). Por indicaciones de Menéndez y Pelayo, en cuya biblioteca de Santander trabajó algunos veranos, escribió los estudios Un filósofo catalán: Antonio Comellas y Cluet (Madrid, 1907), publicado en Cultura Española; La philosophie de Balmes, en la Revue de Philosophie (París, 1910) y Andrés Piquer y Arrufat, en La Ciencia Tomista (Madrid, 1912).» (Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Hijos de J. Espasa, Barcelona 1925, tomo XXVI, pág. 564.)

«3. El docto profesor de la Universidad de Granada, Gómez Izquierdo, publicó, en 1908, en Zaragoza, la Historia de la Filosofía del siglo XIX, excluida la parte española, a la que pensaba consagrar más atención. Ignoro si realizó sus propósitos. Aparte de diversos artículos en revistas, acabo de recibir su última obra: «Análisis del Pensamiento Lógico», donde el autor acrecienta su merecido prestigio de pensador profundo y original, dentro del tomismo. Como advierte el autor, este primer volumen no es un tratado de Lógica, aunque tenga por materia temas que suelen estudiarse en los manuales de Lógica. Son «Meditaciones y Comentarios» filosóficos, críticos si se quiere, sobre el concepto, la palabra, la definición y la división. La obra responde a una serie de estudios, cuya publicación ampara la Facultad de Filosofía y Letras de Granada, de la que es decano el autor. Bajo todos los aspectos es un nuevo indicio de la orientación que va predominando en nuestros centros universitarios, pues si, por un lado, vemos esa compenetración tan deseada entre los diversos sectores de opinión, por otro, se revela la cooperación que debe existir, para que el apostolado intelectual sea más eficaz y más visible. {11: Alberto Gómez Izquierdo: «Análisis del Pensamiento Lógico», vol. I. El concepto y la palabra. La Definición y la División, Granada, 1928. Entre los artículos, merece especial mención el publicado en «La Ciencia Tomista» y luego tirado aparte, en 1924, sobre el «Valor Cognoscitivo de la Intentio en Santo Tomás de Aquino», donde se revela como agudo metafísico.. Escribió, además, «Nuevas direcciones de la Lógica», Madrid, 1907, donde expone las diferentes variaciones de esta parte de la Filosofía que, desde Aristóteles, se consideraba inmutable, reduciendo su obra a cinco capítulos consagrados a la Lógica idealista (Fichte, Schelling, Hegel, Schleiermacher, Krause...) positivista (formalista en Hamilton, &c., e inductiva en St. Mill, Spencer, &c.); lógica de las ciencias o metodología (Wundt, Sigwart.); lógica extrarracional (Ribot, Rauch, &c.), y lógica tradicional (Escolásticos).» (Venancio Carro O. P., «Filosofía y filósofos españoles (1900 a 1928)», Revista de las Españas, marzo-abril 1929, nº 31-32, pág. 100 y nota 11)

«* Gómez Izquierdo (Alberto). Biografía. Catedrático español, nacido en 1870 y muerto en Granada en abril de 1930. Era una de las primeras figuras de la escuela neoescolástica. Entre sus últimas producciones figura Análisis del pensamiento lógico (1929).» (Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Espasa-Calpe SA, Bilbao 1931, tomo V (apéndice), pág. 988.)

«Pasaron veintiún años hasta que Gómez Izquierdo volvió a publicar otro libro sobre lógica [Análisis del pensamiento lógico, 1928]. En esta obra el autor da más predominio a lo temático que a lo histórico, pero manteniéndose dentro del esquema neotomista. La novedad más importante de este libro se refiere a la incorporación que hace de la filosofía objetivista de finales del siglo XIX representada por Bernard Bolzano (1781-1848) y Franz Brentano (1838-1917), quienes, a su vez, influyeron en Edmund Husserl (1859-1938). La terminología de estos autores está muy presente en todo el libro (intencional, correlato, vivencia, hechos de conciencia, intuición de esencias, &c.). Además de la fenomenología, Gómez Izquierdo se sirve también de la moderna lingüística (Saussure) y muestra su admiración por los filósofos españoles que mantenían afinidad con la fenomenología: Ortega y Gasset, Zaragüeta y Javier Zubiri.» (Jorge M. Ayala, Pensadores aragoneses. Historia de las ideas filosóficas en Aragón, Institución Fernando el Católico, Zaragoza 2001, pág. 588.)

 
Bibliografía cronológica de Alberto Gómez Izquierdo:

  • Historia de la filosofía del siglo XIX. Precedida de un Prólogo de Monseñor Desiderio Mercier, Zaragoza 1903, XIX+600 págs.
  • Prólogo a Genaro González Carreño, La imagen genérica y la idea. Estudios de Psicología experimental, Sáenz de Jubera Hermanos, Madrid 1905, XXIV+166 págs.
  • «Novísimas aplicaciones de la lógica», Cultura Española (antes Revista de Aragón), 1906, nº 1 y 2, págs. 195-208 y 542-553.
  • «Una discusión entre escolásticos», Cultura Española, 1907, págs. 203-212.
  • «Un filósofo catalán (Antonio Comellas Cluet)», Cultura Española, 1907, págs. 287-295, 603-615 y 1099-1115.
  • Nuevas direcciones de la lógica, Victoriano Suárez (Biblioteca de Derecho y Ciencias Sociales), Madrid 1907, 273 págs.
  • «Historia de la filosofía española», Cultura Española, 10, 1908, págs. 585-596.
  • «Necrología de Antonio Hernández Fajarnés (1851-1909)», Cultura Española, 13-14, 1909, pág. 372.
  • «Andrés Piquer y Arrufat», La Ciencia Tomista, tomo IV, nº 11 (1911). Tirada aparte: Andrés Piquer y Arrufat, Tipografía de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, Madrid 1912, 18 págs.
  • «La vocación científica en los Seminarios», Granada 1913.
  • «La Philosophie de Balmes», Revue de Philosophie, París 1913, 72 págs.
  • «Estudios de Asín Palacios sobre la Filosofía musulmana», La Ciencia Tomista, Madrid 1914.
  • «La inauguración solemne del curso como fiesta de la labor intelectual», Discurso leído en la solemne apertura del curso académico de 1920 a 1921 por Alberto Gómez Izquierdo, Universidad de Granada, Granada 1920, 47 págs.
  • «Algunas consideraciones psicológicas sobre la palabra y la significación», Anales de la Facultad de Filosofía y Letras, Granada 1925, págs. 59-86.
  • «La cita en la teoría del pensamiento», Anales de la Facultad de Filosofía y Letras, Granada 1926, págs. 85-103.
  • Análisis del pensamiento lógico. Vol. I: El concepto y la palabra. La definición y la división, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Granada, Granada 1928, 318 págs (Imprenta de López-Guevara). Vol. II: El raciocinio y la explicación, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Granada, Granada 1942, 492 págs. (Imprenta de Nta. Sra. de las Angustias)
  • Traducción del alemán, revisada por el autor, de Martin Honecker, El pensar: ensayo de una síntesis clara y sencilla, Granada 1929, XII+157 págs.
Bibliografía sobre Alberto Gómez Izquierdo:
  • 1929 Venancio Carro O. P., «Filosofía y filósofos españoles (1900 a 1928)», Revista de las Españas, marzo-abril 1929, nº 31-32, pág. 100 y nota 11. hem/dep/rde/re031095.htm
  • 1930 F. Alonso Bárcena, «Labor filosófica de Don Alberto Gómez Izquierdo», Razón y Fe, 91 (1930), págs. 32-42.
  • 2001 Jorge M. Ayala, Pensadores aragoneses. Historia de las ideas filosóficas en Aragón, Institución Fernando el Católico, Zaragoza 2001, págs. 572-591.
Sobre Alberto Gómez Izquierdo en el Proyecto filosofía en español:Textos de Alberto Gómez Izquierdo en el Proyecto filosofía en español:

 

www.lechuza.org R   Informa de esta página por correo

www.filosofia.org Proyecto filosofía en español
© 2006 www.filosofia.org
  Averiguador