Cuba contemporánea Revista mensual
La Habana, enero y febrero 1926
 
año XIV, tomo XL
números 157-158, páginas 54-58

El proyecto de un Congreso Iberoamericano de Intelectuales

I · II · III · IV · V · VI · VII

III
Congreso Iberoamericano de Intelectuales

Su organización

Los suscritos, designados en comisión por un grupo considerable de hombres de estudio actualmente congregados en Lima, a fin de analizar el plan de organización de un Congreso Iberoamericano de Intelectuales, juzgan conveniente citar a una nueva reunión, con el objeto de contemplar los diversos aspectos de esta iniciativa evidentemente necesaria e importante.

Con este motivo –y para dejar debidamente consultados y convenidos los primeros pasos conducentes a la realización del Congreso, antes de que las personalidades de eminente significación que hoy se hallan en Lima vuelvan a sus hogares– nos complacemos en citar a la referida reunión, que tendrá lugar en la Biblioteca de la Universidad de San Marcos el día martes 30 del presente, a las 10 a. m., a las personas que simpaticen con esta iniciativa sobre cuya utilidad y significación los suscritos creen innecesario hacer hincapié.

Antonio Caso.– Luis A. Baralt Z.– Eugenio Garzón.– José León Suárez.– Edwin Elmore.– Pedro Irigoyen.– Alberto Ulloa y Sotomayor.

Reunión del 30 de diciembre de 1924

[Plan presentado por el iniciador del Congreso y aprobado por unanimidad en esta reunión, efectuada en el Hotel Bolívar de Lima.]

1.– Programa para la reunión general.

2.– Invitación circular para ésta.

3.– Borrador de llamamiento o manifiesto (que se someterá a la reunión general). [55]

Programa para la reunión general

I.– Adhesión a la idea.

II.– Líneas generales del plan.

III.– Modo de llevarlo a la práctica.

Modo de llevarlo a la práctica

a) Organización de un Comité central en La Habana con miembros designados desde el principio en Lima, con facultad de que cada uno lleve al Comité de La Habana a dos amigos y tenga facultad de designar corresponsales.

b) Designación de organizadores de comités de cada país.

c) El Comité de La Habana se encargará de designar a los concurrentes al Congreso eligiéndolos en la siguiente forma:

1.– Uno de cada tres miembros propuestos por instituciones culturales de cada país, como las Universidades, los Ateneos, los Ministros de Educación, las Academias o sociedades literarias y científicas, las federaciones de estudiantes, cuerpo de profesores de segunda enseñanza, &c.

2.– Serán miembros por aclamación o natos: Varona, Sanguily, Caso, Sanin Cano, Vaz Ferreira, Vasconcelos, Ingenieros, Rojas, García Calderón, Alfonso Reyes, Henríquez Ureña, Suárez, Palacios, Eugenio Garzón, Orestes Ferrara, Jacinto López, José de la Riva Agüero, V. A. Belaúnde, Madeiros de Alburquerque.

3.– Sugerir otro medio de selección más estricta.

d) 1.– Creación de una oficina de concentración de estudios políticos, económico-sociales e internacionales, con sede por escoger.

2.– Creación de una revista órgano de esa oficina.

3.– Creación de la Escuela Central de Diplomacia. 4.– Impulso al principio de Solidaridad en la Democracia.

5.– Organización de una defensa de la cultura y de las clases intelectuales.

6.– Plan de reforma de las Universidades.

7.– Una interpretación autorizada y definitiva de la doctrina de Monroe. [56]

8.– Proclamación y sistematización de la doctrina Drago.

9.– Proclamación solemne y sistematización hacia fórmulas prácticas de la doctrina Sáenz Peña.

10.– Congreso de Periodistas.

e) Plan económico: Las comisiones locales sugerirán la forma de obtener fondos, ya sea por medio de suscripciones particulares, organización de conferencias retributivas, &c., a fin de sufragar los gastos que demande la primera reunión, y ésta resolverá de modo definitivo la obtención de los recursos necesarios para el mantenimiento de la obra.

Edwin Elmore.

La tercera reunión preparatoria

Conforme a la invitación publicada oportunamente en El Comercio, se realizó ayer 30 la reunión de un distinguido grupo de personas que, interpretando las tendencias predominantes en los ambientes intelectuales de todo el Continente, han empezado a dar forma práctica a la idea de organizar un Congreso Libre de Intelectuales Iberoamericanos.

Reunidos poco después de las diez de la mañana en uno de los salones del Hotel Bolívar los señores Hugo D. Barbagelata, Ricardo Bustamante y Cisneros, Antonio Caso, Edwin Elmore, Vicente Gay, Eugenio Garzón, José Gálvez, Mariano Ibérico, Pedro Irigoyen, Ramón Mena, L. E. Migone, Pedro Morales de la Torre, Luis Jiménez de Asúa, Leopoldo Ortiz, Fernando Sánchez de Fuentes, Eladio Velásquez, Valcárcel y algunos otros cuyos nombres no nos fue posible anotar, se procedió a examinar el proyecto elaborado en anteriores reuniones.

Las líneas generales del plan, cuyo resumen esquemático expuso el señor Edwin Elmore haciendo breve reseña de los antecedentes de la idea, fueron recibidas con unánime aprobación por todos los concurrentes. Fundamentó y aclaró alguno de los puntos propuestos el señor Antonio Caso; el señor Jiménez de Asúa desarrolló algunas de las referencias hechas por el señor Elmore; el señor Vicente Gay hizo una lucida defensa de la participación [57] de España en las labores americanistas, exponiendo lo que en ese sentido se hacía en la Universidad de Valladolid; el señor Irigoyen manifestó la conveniencia de iniciar las labores del Congreso con un carácter hispanoamericano dentro de los lineamientos generales de la idea; el señor Ibérico hizo atinadas observaciones sobre la trascendencia de eminente universalidad cultural del plan propuesto; el señor Sánchez de Fuentes manifestó la complacencia con que veía delinearse hacia su realización este proyecto ya bastante conocido en Cuba, y dijo que con el mayor placer llevaría a La Habana la nueva del éxito obtenido en las reuniones de Lima, tanto más simpáticas cuanto más espontáneas y de carácter extraoficial son.

Después de haber expuesto sus diversos puntos de vista los señores Gálvez, Morales de la Torre y otros, y habiendo declarado Gay y Caso que con el mayor entusiasmo se harían portadores de la idea a sus respectivos países, donde ya había ambiente preparado para su desarrollo práctico, se llegó a los siguientes acuerdos:

(1) Integrar la comisión peruana organizadora, encargada de perfeccionar el plan, con los señores José Gálvez, Mariano Ibérico, Edwin Elmore, Pedro Irigoyen, Pedro Morales de la Torre, Alberto Ulloa, Ricardo Bustamante Cisneros.

(2) Enviar una circular exponiendo el plan y las gestiones realizadas en Lima, a los principales periódicos y revistas hispanoamericanos.

(3) Designar corresponsales encargados de llevar a su término las gestiones necesarias para la organización definitiva de la primera reunión internacional.

Se cerró la reunión en medio de la mayor cordialidad, quedando todos los asistentes comprometidos a colaborar para el buen éxito de esta empresa de cooperación cultural.

Envió su adhesión por escrito el señor Manuel Beltroy, y excusaron su inasistencia los señores Baralt, Suárez y Ulloa.

Al final de la reunión, el señor Enrique Martínez Paz, debidamente enterado de la índole del proyectado Congreso, ofreció su cooperación, que la comisión agradeció estimándola en todo lo que vale. También se informó del proyecto al señor Carlos M. Prando, [58] que llevará al Uruguay la noticia de esta organización que bajo tan buenos auspicios se inicia.

[Información publicada en el diario El Comercio, de Lima, el día 31 de diciembre de 1924.]

Imprima esta pagina Informa de esta pagina por correo

www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2010 www.filosofia.org
Congreso Iberoamericano de Intelectuales · Edwin Elmore
1920-1929
Hemeroteca