Ética y moral

[ 461 ]

Materialismo formalista transcendental como fundamento de la moral

Kant ha establecido, incorporando la tradición estoica, que el fundamento de la moralidad ha de ser un fundamento transcendental. Pero juzgó necesario eliminar la materia y acogerse a la pura forma de la ley moral para encontrar ese fundamento [458-459]. En el momento en que reconozcamos que las formas no pueden separarse de la materia, puesto que ellas mismas son materia [84-86], y en el momento en que concedamos el carácter transcendental que ha de acompañar al fundamento de la moralidad, nos veremos obligados a postular un contenido material transcendental que desempeñe una función fundamentadora, similar a la que Kant asignó a la forma de la ley moral. Como materia formalmateria, por su contenido corpóreo, formal por su capacidad conformadora de otras materias– susceptible de desempeñar el papel específico de fundamento transcendental de la moralidad postulamos a la misma individualidad corpórea constitutiva de las subjetividades operatorias (los individuos humanos) que, en cualquier caso, se nos dan, desde luego, como los agentes propios de las conductas éticas y de las conductas morales. {SV 52-53}

<<< Diccionario filosófico >>>