Filosofía en español 
Filosofía en español

Causalidad

[ 126 ]

Teoría de teorías de la Causalidad en función del tercer criterio

Respecto a la naturaleza misma constitutiva de la relación causal [123], la decisión fundamental se ordena a optar por una solución formalista (que entienda la relación causal como una relación en la que los contenidos o materia de los términos, al menos en lo que a sus mutuas conexiones de identidad o unidad sinalógica respecta, hayan de ser «evacuados») o bien por una solución materialista, que rechace la posibilidad de esa evacuación de los contenidos. Podrán considerarse como formalistas todas las teorías de la causalidad que no hagan intervenir directamente en la relación causal a la materia misma de los contenidos de los términos en tanto mantienen una continuidad, identidad sustancial o unidad sinalógica –en el sentido del autos– más que esencial –en el sentido de isos– [36, 213], sino solamente a través de la forma de la relación. Esto tiene lugar, por ejemplo, en las concepciones de la causalidad en cuanto relación «equívoca», en virtud de la cual dos fenómenos, cualquiera que sea la naturaleza de sus contenidos (aunque entre ellos no exista no ya identidad sustancial o unidad sinalógica pero ni siquiera unidad esencial), sucesivamente repetido de un modo regular están en relación causal, según la doctrina de Hume tal como la interpreta A. Pap (Teoría analítica del conocimiento, Madrid, Tecnos, 1964, pág. 155). Una ley causal de la forma «A causa B» (donde «A» y «B» designan tipos de acontecimientos que pueden repetirse) tiene la fórmula K' «A está conectado regularmente con B»: (x) (Ax → Ey) [(y sucede a x) By)].

Consideramos que este tercer punto de decisión (formalismo o materialismo) es el de mayor importancia filosófica para discriminar la profundidad de las diferentes concepciones de la causalidad y estimamos que una teoría formalista de la causalidad es siempre una teoría superficial, de naturaleza más bien psicológica. {FGB 213-214}

<<< Diccionario filosófico >>>