Filosofía en español 
Filosofía en español

Eclecticismo

Eclecticismo

(Del griego: “eklego”, escoger.) El eclecticismo es la reunión mecánica y sin principios de tendencias, corrientes, concepciones, convicciones y teorías ideológicas heterogéneas. Los eclécticos tratan de unir el materialismo con el idealismo. Manifestaciones de eclecticismo, en una u otra medida, se pueden hallar en toda filosofía inconsecuente. Como ejemplo de eclecticismo pueden servir las concepciones de los teóricos de la Segunda Internacional, que tratan de “unir”, sin principios, el marxismo con las corrientes idealistas, como por ejemplo, con el kantismo, el machismo, &c.

Diccionario filosófico marxista · 1946:85

Eclecticismo

Reunión mecánica, sin principios, de corrientes ideológicas, opiniones, teorías heterogéneas. Los eclécticos se esfuerzan en conciliar el materialismo y el idealismo. Toda filosofía inconsecuente tiene un carácter más o menos ecléctico. Por ejemplo, los teóricos de la II Internacional querían “unir” el marxismo a las corrientes idealistas: kantismo, “machismo”, &c. Lenin definió y criticó el eclecticismo en su artículo “Una vez más a propósito de los sindicatos, a propósito del momento actual y de los errores de Trotski y de Bujarin”. “La lógica formal... utiliza definiciones formales fundándose en lo que es más común o lo que salta más a menudo a la vista y no va más allá. Si se toman dos o más definiciones de esa clase y se las reúne de manera fortuita... se obtiene una definición ecléctica que muestra los aspectos diferentes del objeto y nada más” (Lenin, Obras, Ed. rusa).

Así, los bujarinistas, enemigos del leninismo, al definir el papel de los sindicatos en el país de los Soviets, querían conciliar eclécticamente dos puntos de vista opuestos: el punto de vista de los trotskistas que exigían la “estatización” de los sindicatos y el empleo de métodos militares para dirigirlos, y el punto de vista, el único justo, de Lenin, del Partido Comunista, que consideraban los sindicatos como una escuela de comunismo. Los bujarinistas “demostraban” que los sindicatos eran al mismo tiempo, lo uno y lo otro. Lenin echó por tierra ese eclecticismo: la dialéctica exige que se destaque el aspecto principal, decisivo, de un conjunto complejo, el “eslabón decisivo” de la cadena de tareas históricas. Para Lenin, los sindicatos eran la “escuela de comunismo”, la escuela de la disciplina socialista en el trabajo, una escuela de solidaridad, de defensa de los intereses de los trabajadores, una escuela de administración. Tal es el aspecto decisivo, el “eslabón decisivo” de la actividad sindical.

Lenin fustigaba el eclecticismo por su carácter vago, confuso, abstracto. Los oportunistas recurren al eclecticismo para diluir cuantos aspectos concretos hay en la lucha revolucionaria. “La dialéctica es concreta y revolucionaria... El eclecticismo y la sofistería de los Kautsky y Vandervelde, para complacer a la burguesía, escamotean todo lo concreto y exacto de la lucha de clases...” (Lenin, “La revolución proletaria y el renegado Kautsky”, en Obras escogidas, t. II, p. 537, Ed. Esp., Moscú, 1948).

Diccionario filosófico abreviado · 1959:147

Eclecticismo

(del griego ἐκλέγω: elijo). Mezcla, que no obedece a principios determinados, de puntos de vista, concepciones filosóficas, premisas teóricas, valoraciones políticas, &c., distintos, a menudo contrapuestos. Así, son eclécticas numerosas tentativas de unir el materialismo con el idealismo o las tendencias de los revisionistas, que quieren combinar el marxismo con el empiriocriticismo, el materialismo dialéctico, con el kantismo, &c. El eclecticismo es propio también del revisionismo moderno. El principal defecto metodológico del eclecticismo estriba en su incapacidad para delimitar, en la suma de nexos y relaciones del mundo objetivo, los lazos fundamentales del objeto, del fenómeno, respecto al medio que lo circunda en un momento dado; estriba en unir mecánicamente las diversas partes y propiedades de los objetos o fenómenos. En la esfera de la actividad práctica y de la política, el eclecticismo conduce a fallas y errores, ya que impide hallar el eslabón principal en la cadena de acontecimientos, señalar las medidas que permitan resolver las tareas de mayor actualidad en un período concreto de la historia.

Diccionario filosófico · 1965:130

Eclecticismo

(griego eklego: elijo.) Mezcla de distintos y, a menudo, opuestos puntos de vista, criterios filosóficos, premisas teóricas, valoraciones políticas, &c. Así, son eclécticas numerosas tentativas de combinar el materialismo con el idealismo o el afán de los revisionistas de conjugar el marxismo con el empiriocriticismo, el materialismo dialéctico con el kantismo, &c. El eclecticismo es característico también de la filosofía burguesa moderna. El principal defecto metodológico del eclecticismo es la incapacidad de discernir en la suma de concatenaciones y relaciones del mundo objetivo las conexiones principales del objeto o fenómeno en su condicionamiento histórico concreto, y la unificación mecánica de los distintos aspectos y propiedades. En la actividad práctica y la política, el eclecticismo conduce a errores y desaciertos, pues impide hallar el eslabón principal en la cadena de acontecimientos y trazar medidas para cumplir las tareas más acuciantes del período concreto de la historia.

Diccionario de filosofía · 1984:127