Filosofía en español 
Filosofía en español

Decembristas

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

Decembristas

Un lugar importante en el desarrollo del pensamiento social y político y de la filosofía en Rusia, pertenece a los decembristas, revolucionarios surgidos de la nobleza. Lenin, al caracterizar las etapas del movimiento de liberación revolucionaria en Rusia, llama a su primera etapa, la etapa o período de la nobleza. Y dice que los «representantes más notables del período de la nobleza eran los decembristas y Herzen». El movimiento de los decembristas de 1825, fue el primer movimiento revolucionario contra el zarismo. Se formaron organizaciones secretas para preparar y dirigir la revolución y para elaborar la constitución del futuro Estado ruso. En diciembre de 1825, estallaron sublevaciones armadas contra el zarismo en Petersburgo y en el sur de Rusia (sublevación del regimiento de Chernigov). Esas sublevaciones que no se integraban en la lucha del pueblo contra el zarismo, fueron aplastadas. Los organizadores y los ideólogos más señalados de ese movimiento, P. Pestel, K. Ryleev, S. Muraviev-Apostol, P. Kajovski y M. Bestuzhev-Riumin, fueron ejecutados. Más de cien participantes fueron enviados a prisión y al destierro en Siberia.

El movimiento de los decembristas, que agrupaba a las capas avanzadas de la sociedad rusa, respondía a las necesidades apremiantes del desarrollo histórico de Rusia, y reflejaba el descontento de grandes masas populares en lucha contra la servidumbre. Los decembristas se habían fijado como objetivos revolucionarios: abolir en Rusia, por medio del alzamiento armado, la autocracia y la monarquía, instaurar la república, abolir la servidumbre y establecer las libertades democráticas. Ese movimiento, ligado al impulso patriótico del pueblo ruso suscitado por la guerra nacional de 1812, debía franquear el camino al desarrollo nacional de Rusia. La estrechez de los decembristas se manifestó en su temor a la revolución popular, en su táctica indecisa luego del alzamiento y en las restringidas transformaciones que querían emprender. Lenin escribía a este respecto: «Estrecho es el círculo de estos revolucionarios. Están terriblemente alejados del pueblo» (Lenin, Obras escogidas, t. I, p. 817, Ed. esp., Moscú, 1948).

Lenin llama la atención sobre la tradición republicana establecida por los decembristas en el pensamiento social ruso avanzado. La lucha por la república y la abolición de la servidumbre, traslucía el carácter burgués del movimiento. Las transformaciones, aun las más moderadas, previstas por los decembristas, habrían colocado a Rusia en la senda del capitalismo.

Los planes de transformación revolucionaria de la sociedad rusa, concebidos por los decembristas, son inseparables de su filosofía materialista avanzada. La tradición materialista de la filosofía rusa que data de M. Lomonósov (ver) y A. Radishchev (ver) desempeñó un papel importante en la formación de las concepciones filosóficas materialistas de los decembristas, quienes habían estudiado igualmente, las obras de los filósofos materialistas europeos. Las concepciones de los decembristas se apoyaban en un conocimiento profundo de las ciencias naturales.

Los dirigentes e ideólogos del movimiento, sobre tolo, I. Yakushkin, N. Kriukov, P. Pestel, P. Borisov, I. Gorbacheski, V. Raievski, eran filósofos materialistas, y como materialistas zanjaban la cuestión fundamental en la filosofía: la materia como dato primario, y la conciencia como dato secundario. Los decembristas, que conocían los descubrimientos científicos de la época, estimaban que la materia se compone de átomos o “unidades” en perpetuo movimiento que llenan un espacio ilimitado e inconmensurable. La aglomeración de los átomos lleva a la formación de los cuerpos. Los decembristas expresaban la audaz idea de que la formación de los mundos continúa. Según ellos, el mundo material está sometido, en su desarrollo, a leyes objetivas. Una de las leyes objetivas principales es la de la causalidad. Al desarrollarse, la materia engendra seres vivos: el hombre es la suma de ese desarrollo. Ocupa el mismo lugar que los demás animales, pero se distingue esencialmente de los animales por su facultad de pensar, facultad particular del cerebro, y fruto de una larga evolución de la materia viva. Los decembristas no reducían el pensamiento a la materia, y distinguían sus cualidades particulares, específicas.

Los decembristas sostenían que el mundo material es cognoscible, y vinculaban el conocimiento a la actividad del hombre. Dos caminos conducen al conocimiento: la experiencia o los sentidos, y la razón. Sometidos a la acción de los objetos exteriores, los sentidos dan representaciones, sensaciones que, con ayuda de los nervios, son trasmitidas al cerebro. Pero los sentidos no pueden dar el saber completo. Sólo la razón descubre los rasgos comunes de las cosas, las relaciones entre los fenómenos, las leyes del desarrollo del mundo material, el propio fondo del objeto. El conocimiento se verifica por la coordinación de las nuevas nociones con las anteriores y por la eliminación de las contradicciones. Ninguno de los decembristas captó el alcance de la actividad práctica como criterio de la verdad.

Los decembristas-materialistas fueron los primeros, en la filosofía rusa, en hacer una crítica de la filosofía idealista alemana de Kant (ver) y de Schelling (ver). Criticaron el empirismo de Locke (ver) y el dualismo de Descartes (ver). El idealismo y la escolástica, decían los decembristas, son los enemigos de la razón. En sus organizaciones secretas luchaban contra los idealistas afiliados a su movimiento. La filosofía materialista, conjuntamente con profundos conocimientos de las ciencias naturales, llevó a los decembristas a desembocar en concepciones ateístas, negando la existencia de Dios. Veían las raíces de la religión en la vida de los hombres, en su deseo de atenuar sus sufrimientos con la esperanza de una vida mejor en el más allá.

La filosofía materialista de los decembristas constituía, para la época, una filosofía de vanguardia. Pero la estrechez del movimiento en su conjunto, determinaba también la de las ideas filosóficas de los decembristas. Su materialismo era metafísico. En su concepción de la vida social, se mostraban como idealistas. Para ellos, la instrucción debía desempeñar el papel principal en la evolución social. Alejados del pueblo, estimaban que no se podía cambiar el orden social sino por medio de una revolución militar, dirigida por una sociedad secreta. De ahí la causa de su fracaso.

El movimiento revolucionario de los decembristas así como su filosofía materialista, tuvieron un alcance considerable para el desarrollo del movimiento de liberación y del pensamiento filosófico en Rusia. Como patriotas amaban ardientemente a su pueblo. El movimiento fue aplastado, pero su sacrificio no fue vano. «Los decembristas despertaron a Herzen. Herzen desplegó la agitación revolucionaria» (Ibid., p. 817). Al desarrollar la tradición materialista de la filosofía rusa, los decembristas ejercieron una gran influencia sobre la formación de la segunda generación de revolucionarios rusos: los demócratas revolucionarios. La línea materialista en la filosofía rusa va de los decembristas a través de A. Herzen (ver) hacia V. Belinski (ver), N. Chernishevski (ver) y N. Dobroliúbov (ver).

Diccionario filosófico abreviado · 1959:116-117

Decembristas

Revolucionarios rusos, surgidos de la nobleza, organizadores de la sublevación que estalló en diciembre de 1825 contra la autocracia y el régimen de servidumbre. Al referirse a la etapa nobiliaria del movimiento de liberación en Rusia, Lenin señaló a los decembristas y a Herzen como a los representantes más notables de la misma. Los decembristas fundaron organizaciones secretas (“Sociedad del Norte”, 1821; “Sociedad del Sur”, 1821; “Sociedad de los eslavos unidos”, 1823); sin embargo, su influencia rebasaba el marco de tales organizaciones, llegaba a las capas avanzadas de la sociedad rusa. El levantamiento armado de los decembristas fue aplastado. Los organizadores e ideólogos más destacados del movimiento (Pável Pestel, Konstantín Riléiev, Serguéi Muraviov-Apóstol, Piotr Kajovski y Mijaíl Bestúzhev-Riumin) fueron ejecutados; se condenó a más de cien hombres a trabajos forzados. El movimiento decembrista era un reflejo del descontento de las masas populares que luchaban contra el régimen feudal. Los decembristas se proponían aniquilar la autocracia, poner fin a la arbitrariedad, al feudalismo, establecer las libertades democráticas. La limitación que el hecho de pertenecer a la nobleza imponía a los decembristas se manifestaba en el miedo a la revolución popular, en la vacilante táctica que se siguió durante el levantamiento armado. Indicaba Lenin que estos revolucionarios se hallaban terriblemente alejados del pueblo. Los planes de los decembristas sobre la organización futura del estado ruso están expuestos, sobre todo, en “La verdad rusa”, de Pestel, en el “Proyecto de Constitución”, escrito por Nikita Muraviov, en las “Reglas de los Eslavos Unidos” y en otros documentos. Muchos decembristas (Pestel, Riléiev y otros) procuraban demostrar que era necesario implantar la república. Entre ellos había asimismo partidarios e una monarquía constitucional (Nikolái Turguév, G. Bátenkov, &c.), lo que se reflejó en la Constitución de Muraviov. Lenin llamaba la atención sobre la tradición republicana establecida por los decembristas en la ideología rusa avanzada. Los proyectos e ideas de los mismos ponían de manifiesto su orientación burguesa. Consideraban que la misión de la filosofía radica en la “búsqueda de la verdad en la ilustración del entendimiento, que ha de dejarse limpio de prejuicios, en la formación del amor por la patria y en el humanismo. Las concepciones de los decembristas se inspiraban sobre todo, en el materialismo de Lomonósov y de Radíshchev, así como en las ideas de la filosofía materialista francesa. Los decembristas se manifestaron contra la ideología del régimen de servidurnbre, contra la religión, el misticismo y el idealismo. Entre los mismos, fueron materialistas Iván Iakushkin, Nikolái Kriúkov, P. Borísov, I. Gorbachevski, Vladímir Raievski y otros. Su materialismo se apoyaba en las ciencias naturales. Iakushkin por ejemplo, en su trabajo “¿Qué es la vida? escribía que los objetos de la naturaleza existen objetivamente; la materia se compone de átomos (“unidades”), que se encuentran en eterno movimiento y llenan el espacio infinito. La concatenación de los átomos llevó a la formaciónde los cuerpos del universo. El mundo material, a juicio de los decembristas, está subordinado a leyes “inmutables”, entre las cuales la fundamental es la de causalidad. Según Iakushkin, la materia engendra a los seres vivos, en cuyo desarrollo el hombre ocupa el lugar más elevado. Pero el hombre se distingue en principio de los animales porque posee la facultad de pensar. El pensamiento constituye una propiedad peculiar de una sustancia material: el cerebro. Los decembristas no reducían el pensamiento a la materia, subrayaban lo que tiene éste de específico, pero no comprendían su naturaleza social. Creían que el mundo es cognoscible y señalaban dos vías de conocimiento: la experiencia (o los sentidos) y la razón. Bajo la acción de los objetos, los sentidos proporcionan representaciones, sensaciones. En cambio la razón descubre lo que, es general, el nexo entre los fenómenos y las leyes del mundo. La veracidad de los conocimientos se comprueba poniendo en concordancia los nuevos conceptos con los viejos, y eliminando las contradicciones que entre unos y otros se produzcan . Los decembristas materialistas criticaban el dualismo de Descartes y la filosofía alemana idealista, se manifestaban contra los partidarios del idealismo entre los adheridos al movimiento (Ievgueni Obolienski, Wilhelm Küchelbecker, Mijaíl Lunin y otros). La filosofía materialista y el conocimiento de las ciencias naturales ayudaron a algunos decembristas a llegar al ateísmo. Los decembristas veían las raíces de la religión en el anhelo de los oprimidos de embellecer su dura situación con la esperanza de alcanzar una vida mejor en un mundo de ultratumba. Aunque en su tiempo resultaba avanzada, la filosofía de los decembristas poseía un carácter metafísico y contemplativo. En la explicación de los fenómenos sociales, los decembristas eran idealistas y atribuían a la instrucción un valor decisivo en la vida de la sociedad. Muchos de ellos hacían suya la teoría del derecho natural y del contrato social. El movimiento decembrista influyó poderosamente sobre la segunda generación de revolucionarios rusos: los demócratas revolucionarios.

Diccionario filosófico · 1965:106-107

Decembristas

Revolucionarios rusos procedentes de la nobleza que en diciembre de 1825 organizaron una insurrección contra la autocracia y el régimen de servidumbre. Las figuras más destacadas del movimiento liberador en Rusia, en la etapa de la nobleza, eran los decembristas y Herzen. El movimiento de los decembristas reflejaba el descontento de las masas populares que luchaban contra los órdenes feudales. Los decembristas se plantearon la tarea de suprimir la autocracia, la carencia de derechos y el régimen de servidumbre y establecer las libertades democráticas. La limitación de los decembristas como nobles se expresó en el miedo a la revolución popular y en la táctica indecisa durante la insurrección. Muchos decembristas (P. Péstel, K. Riléev y otros) fundamentaban la necesidad de instaurar la república. Entre los decembristas hubo también partidarios de la monarquía constitucional (N. Turguénev, G. Bátenkov y otros), lo cual halló su reflejo en la constitución de N. Muraviov. Lenin señalaba la tradición republicana que los decembristas establecieron en el pensamiento social ruso de vanguardia. Los proyectos y las ideas de los decembristas expresaban la orientación burguesa de su movimiento. Los decembristas veían la tarea de la filosofía en “buscar la verdad”, educar la razón, depurarla de los prejuicios y educar en el hombre el amor a la patria y el humanismo. En la formación de los criterios de los decembristas desempeñó el papel fundamental el materialismo de Lomonósov y Radíschev, así como las ideas de la filosofía materialista francesa. Los decembristas repugnaban la ideología del régimen de servidumbre, la religión, el misticismo y el idealismo. Entre ellos eran materialistas I. Yakushkin, N. Kriúkov, P. Borísov, I. Gorbachevski, V. Raevski y otros. Su materialismo se apoyaba en las ciencias naturales. Los decembristas materialistas criticaban el dualismo de Descartes y la filosofía idealista alemana y se pronunciaron contra los adeptos del idealismo entre los participantes en el movimiento (E. Obolenski, V. Kiujelbéker, M. Lunin y otros). La filosofía materialista y el conocimiento de las ciencias naturales ayudaron a algunos decembristas a llegar al ateísmo. Los decembristas veían las raíces de la religión en el afán de los oprimidos de embellecer su situación difícil con la esperanza en una vida mejor en el mundo de ultratumba. Las ideas de los decembristas eran avanzadas para su tiempo, aunque adolecían de carácter metafísico y contemplativo. Siendo como eran idealistas en la explicación de los fenómenos sociales, los decembristas atribuían a la ilustración una importancia decisiva en la vida de la sociedad. Muchos decembristas eran partidarios de la teoría del Derecho Natural y del Contrato social. El movimiento de los decembristas ejerció gran influencia sobre la formación de la segunda generación de revolucionarios rusos: los demócratas revolucionarios.

Diccionario de filosofía · 1984:105