Filosofía en español 
Filosofía en español

Atomística

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

no figura

Diccionario filosófico abreviado · 1959

Atomística

Teoría sobre la estructura discreta (discontinua) de la materia (de los átomos y de otras micropartículas). La formulación primera de la atomística se encuentra en las antiguas doctrinas filosóficas indias niaia y vaisheshika, pero es más completa y consecuente en la filosofía de Leucipo, Demócrito, Epicuro y Lucrecio. Los átomos se consideraban como las partículas últimas, indivisibles, las mínimas posibles, en realidad infinitamente pequeñas. Se creía que se diferenciaban por el peso, por la velocidad de su movimiento y por su recíproca disposición en los cuerpos, gracias a lo cual surgen las diferentes cualidades. En el período que abarca los siglos XVII-XIX, la atomística se elabora en los trabajos de Galileo, Boyle, Newton, Lomonósov, Dalton, Avogadro, Bútlerov, Mendeléiev y otros y pasa a ser la teoría físico-química de la estructura de la materia. La atomística casi siempre se ha presentado como fundamento de la concepción materialista del mundo. No obstante, la vieja atomística era considerablemente metafísica, pues consideraba como absoluta la idea de discontinuidad y admitía la existencia de una esencia última e invariable de la materia, de los “primeros ladrillos” del universo. La atomística moderna reconoce la variedad de moléculas, átomos, partículas “elementales” y otros microobjetos en la estructura, de la materia, su complejidad inagotable, su facultad de pasar de unas formas a otras. Ve en la existencia de distintos microobjetos discontinuos una manifestación de la ley relativa al paso de los cambios cuantitativos a los cualitativos: la disminución de las proporciones espaciales está vinculada al paso a formaciones de la materia cualitativamente nuevas. Pero la atomística moderna considera que la materia no es sólo discreta, sino que es, además, continua. Las fuerzas de la interacción entre las micropartículas se trasladan a través de campos continuos: electromagnético, nuclear, &c., indisolublemente unidos a las partículas “elementales”. La interacción en los campos se propaga en forma de acción de corto alcance (Acción de corto alcance y acción de largo alcance). La atomística moderna niega la existencia de una esencia última e invariable de la materia y parte del reconocimiento de la infinitud cuantitativa y cualitativa de la misma.

Diccionario filosófico · 1965:29

Atomística

(del griego atomos, indivisible.) Teoría acerca de la estructura discontinua (discreta) de la materia. Las principales etapas en su desarrollo son: la atomística de los antiguos materialistas; la atomística mecanicista de los siglos XVII y XVIII; la atomística química del siglo XX, y la atomística física contemporánea. Los filósofos materialistas de la Grecia antigua (Leucipo, Demócrito, Epicuro) consideraban que los átomos eran pequeñísimas partículas indivisibles, eternas e inmutables que se encuentran en incesante movimiento y se diferencian por su forma y magnitud, por el orden en que están dispuestos y su situación. Explicaban la diversidad cualitativa de las cosas por sus diferencias en cuanto a la combinación de los átomos. La atomística antigua tenía carácter especulativo en virtud de que la ciencia experimental no estaba desarrollada todavía. Sólo hasta los siglos XVII y XVIII se transforma, primero en hipótesis científica y posteriormente en teoría científica. En estos siglos desarrollan la atomística Galileo, Boyle, Newton, Lomonósov. En vista de que en este período la mecánica es la ciencia que alcanza un avance más considerable, se atribuía a propiedades mecánicas la capacidad de los átomos para influirse y aglutinarse unos con otros. Con frecuencia se representaba a los átomos en forma de partículas previstas de ganchos, dientes y otros agregados. La atomística química fue fundada en el siglo XIX por Dalton, Mendeléiev y Búlterov. Desde entonces comenzó a considerarse el peso atómico y las valencias (capacidad de unir un determinado número de otros átomos) como las propiedades fundamentales del átomo. Incluso hasta finales del siglo XIX la atomística tuvo carácter sustancialmente metafísico: consideraba los átomos como partículas inmutables e incapaces para transformarse las unas en las otras, “ladrillos del universo”. La atomística contemporánea nace a raíz de la revolución operada en la física a fines del siglo XIX y principios del XX, cuando se puso en relieve la estructura compleja de los átomos, cuando se descubren las llamadas partículas elementales (electrones, protones, fotones, y otras), partículas que disponen de propiedades cualitativamente originales y representan la unidad de lo continuo y lo discontinuo: corpúsculos (partículas) y ondas. La atomística moderna reconoce la mutabilidad y capacidad de las micropartículas para transformarse recíprocamente, demostrando de este modo el carácter dialéctico de los procesos que se operan en el fundamento mismo de la materia.

Diccionario marxista de filosofía · 1971:23-24

Atomismo

Doctrina acerca de la estructura discreta, discontinua, de la materia (compuesta de átomos y de otras micropartículas). La formulación inicial del atomismo se da en las doctrinas filosóficas de la India Antigua (nyaya, vaisesika), pero con mayor plenitud y carácter consecuente, en la filosofía de Leucipo, Demócrito, Epicuro y Lucrecio. Los átomos se consideraban como partículas últimas indivisibles, extremamente pequeñas, de hecho, infinitesimales. Se estimaba que las diferencias en el número, peso, velocidad del movimiento y el emplazamiento mutuo de los átomos en los cuerpos son causa de toda la diversidad de calidades en el mundo. En el período de los siglos 17-19, el atomismo se elabora en las obras de Galileo, Newton, Lomonósov, Dalton, Bútlerov, Mendeléev y otros y se convierte en teoría físico-química de la estructura de la materia. Casi siempre el atomismo constituyó la base de la interpretación materialista del mundo. Pero el viejo atomismo era metafísico en medida considerable, pues absolutizaba la idea de la discreción y admitía la existencia de la esencia última, inmutable, de la materia, de los “primeros ladrillitos” del Universo. El atomismo moderno reconoce la diversidad de moléculas, átomos, partículas elementales y otros microobjetos en la estructura de la materia, la complejidad inagotable de ellos, su capacidad de transformación de unas formas en otras. Ve en la existencia de los distintos microobjetos discretos una manifestación de la ley del tránsito de los cambios cuantitativos en cualitativos: con la disminución de las proporciones espaciales, cambian cualitativamente las formas de organización estructural de la materia, sus propiedades, los nexos entre los elementos en los microsistemas y las leyes del movimiento. Pero el atomismo contemporáneo considera que la materia no es sólo discreta, sino, también, continua. La interacción entre los microobjetos se efectúa por medio de los campos distribuidos continuamente en el espacio: gravitacional, electromagnético, nuclear y otros, los cuales están enlazados indisolublemente con las partículas elementales y forman los diversos cuerpos. El atomismo de nuestros días niega la existencia de la esencia final inmutable de la materia y arranca del reconocimiento de la infinitud cuantitativa y cualitativa de ésta última.

Diccionario de filosofía · 1984:28-29