Filosofía en español 
Filosofía en español

Anti-Dühring

Anti-Dühring

El Anti-Dühring es el título abreviado de una obra clásica de la filosofía marxista: el libro de Federico Engels La subversión de la ciencia por don Eugenio Dühring. En el Anti-Dühring se analizan “los problemas más grandes de la filosofía, de las ciencias naturales y sociales… Es un libro asombrosamente sustancioso y aleccionador” (Lenin). Fue escrito contra el filósofo alemán Dühring, adversario del marxismo. Dühring, que reunió en su “teoría” el materialismo vulgar, el idealismo y el socialismo pequeño burgués, fue recibido con júbilo por los oportunistas, particularmente por Bernstein (ver). En 1877 Engels comenzó a escribir una serie de artículos, en los que criticaba las concepciones de Dühring. Estos artículos aparecieron en 1878 en forma de libro. Marx lo revisó personalmente y escribió el capítulo X de la sección II (Sección “Economía Política”, Capítulo “De la historia crítica de la economía nacional”). El Anti-Dühring desempeñó un enorme papel en el desarrollo del movimiento comunista internacional. En su crítica a Dühring, Engels sistematiza las tesis fundamentales del marxismo, resume la labor científica y la lucha revolucionaria que junto con Marx sostuvo durante cuarenta años. Por su ideología, Dühring, igual que Proudhom, expresaba los intereses de la pequeña burguesía. En sus juicios fantásticos y reaccionarios sobre el socialismo, está por completo ausente toda aspiración hacia un cambio radical de la sociedad capitalista; solamente tiende a apartar sus lados negativos aislados, y a amortiguar las contradicciones del capitalismo. Según Dühring, su sistema debía producir una revolución completa en la filosofía, en la economía política y en el socialismo; pero en realidad no era más que una mezcla abigarrada de todo género de teorías pequeño-burguesas. Dühring adoptó una actitud negativa frente a toda la evolución ideológica que le antecedió y juzgaba arrogantemente a los más notables portavoces del pensamiento filosófico, de las ciencias naturales y del socialismo. El Anti-Dühring consta de tres secciones: “Filosofía”, “Economía Política”, “Socialismo”. En la Introducción, Engels analiza las rutas recorridas por el desarrollo del pensamiento humano y muestra la diferencia que existe entre la dialéctica y la metafísica, señalando que “sólo siguiendo la senda dialéctica… podremos llegar a una concepción exacta del universo, de su desarrollo y del de la humanidad, así como de la imagen proyectada por aquél en las cabezas de los hombres”. En la sección “Filosofía”, al criticar la de Dühring, Engels demuestra sobre la base de un enorme material de las ciencias naturales e históricas, la justeza y la vitalidad de la filosofía marxista. En esa sección se explican los principios fundamentales del materialismo filosófico y del método dialéctico marxista. En el capítulo “Apriorismo” se dilucida el problema referente a lo primario de la materia y lo secundario de la conciencia. Por oposición a Dühring, que buscaba el criterio de la verdad en el propio pensamiento, Engels da la fórmula clásica del materialismo filosófico marxista: “No son la naturaleza y el mundo de los hombres los que se rigen por los principios, sino los principios los que sólo tienen razón de ser cuando coinciden con la naturaleza y con la historia”. En el capítulo “Esquematismo del Mundo”, Engels fundamenta la idea de la materialidad y de la unidad del mundo: “La unidad real del mundo consiste en su materialidad, que no se prueba precisamente con unas cuantas frases de prestidigitador, sino con el largo y laborioso desarrollo de la filosofía y de las ciencias naturales”. En el capítulo V, Engels demuestra que el espacio y el tiempo son las formas fundamentales de toda existencia. En el capítulo VI, se esclarece el problema del movimiento: “Materia sin movimiento es tan inconcebible como movimiento sin materia. Por eso, el movimiento es tan increable y tan indestructible como la propia materia”. Los capítulos VII y VIII están dedicados a los problemas relacionados con el mundo orgánico. En el capítulo IX, se analiza el de la cognoscibilidad del mundo y de la autenticidad de los conocimientos humanos. En oposición a la doctrina metafísica de Dühring acerca de las verdades eternas, Engels pone en evidencia el carácter dialéctico, contradictorio, del conocimiento de la verdad. En este mismo capítulo, como en los siguientes, X y XI, Engels critica las concepciones idealistas y metafísicas de Dühring sobre el derecho, la moral, la igualdad, la libertad y la necesidad. Los capítulos XII y XIII están dedicados al estudio de las leyes fundamentales de la dialéctica materialista. En la sección “Economía Política”, Engels reproduce en forma sucinta la teoría económica de Marx. Señala que las contradicciones de clase en la sociedad capitalista son irreconciliables. En esta sección se dilucidan los problemas sobre el objeto y el método de la economía política, sobre el valor y la plusvalía, sobre el papel de la violencia en la historia, &c. La sección “Socialismo” está dedicada al estudio de la historia y de la teoría del socialismo y a fundamentar la interpretación materialista de la historia. En el capítulo “Nociones Históricas”, Engels examina los conceptos sociales de los socialistas utópicos y su papel y significación históricos en la preparación del socialismo científico. En el capítulo II, “Nociones Teóricas”, sobre la base de la interpretación materialista de la historia, Engels analiza las contradicciones existentes en el seno del régimen capitalista y demuestra que el hundimiento del capitalismo y el triunfo del socialismo son igualmente inevitables. En el capítulo III, analiza el carácter sojuzgador de la distribución del trabajo dentro de la sociedad de clases y señala que bajo el socialismo el trabajo se convierte de instrumento de esclavización de los hombres, en un medio para su emancipación y desarrollo en todos los aspectos. Engels esboza los contornos del desarrollo y de la ubicación de las fuerzas productivas bajo el socialismo y las vías de eliminación del divorcio existente entre la ciudad y el campo. En los últimos capítulos del Anti-Dühring, pone al desnudo el plan charlatanesco que Dühring había concebido para la “reconstrucción social de la sociedad”. El Anti-Dühring es un modelo clásico de aplicación del materialismo dialéctico a las ciencias naturales, a la historia, a la economía política y a la teoría del movimiento obrero.

Diccionario filosófico marxista · 1946:13-14

Anti-Dühring

Obra de F. Engels donde se exponen los tres elementos constitutivos del marxismo: la filosofía marxista, vale decir, el materialismo dialéctico e histórico, la economía política marxista y la teoría del comunismo científico. Acorde con esto, la obra se divide en tres partes: “Filosofía”, “Economía Política”, “Socialismo”. El Anti-Dühring “analiza los problemas más importantes de la filosofía, de las ciencias naturales y sociales… Es un libro notablemente instructivo y de rico contenido”. (Lenin, Carlos Marx y Federico Engels, Ed. rusa).

Engels escribió ese libro para defender la teoría del marxismo contra los ataques del ideólogo pequeño-burgués Eugenio Dühring (ver) quien, conjuntamente con un grupo de sus partidarios, se esforzaba por someter a la influencia pequeño-burguesa, al movimiento obrero y al partido social-demócrata alemán, joven aún en aquella época. Como todos los filósofos pequeño-burgueses, Dühring era un ecléctico cuyos puntos de vista conciliaban las teorías más opuestas. En él se aliaban el materialismo vulgar y los puntos de vista mecanicistas con el idealismo de Kant (ver), Hegel (ver), &c.

Los oportunistas, Bernstein (ver) en particular, acogieron con entusiasmo los escritos de Dühring. Engels publicó una serie de artículos contra las pretensiones reaccionarias de este escritor. En 1878 los reunió en un volumen titulado La subversión de la ciencia por el señor Eugenio Dühring, que pasó a ser conocido en seguida con el nombre de Anti-Dühring. En esta obra, Engels desenmascara y ridiculiza a Dühring, representante típico de una pseudociencia presuntuosa e ignara, desgajada de la vida, grandilocuente y hueca, que tiene la fatuidad de proclamar verdades “eternas, definitivas y sin apelación”. Marx tuvo conocimiento del manuscrito de Engels antes de ser impreso, y él mismo escribió el capítulo X de la segunda parte (“Sobre la ‘Historia Crítica’”).

En la “Introducción” y en la primera parte, “Filosofía”, al criticar el brebaje filosófico de Dühring, expone los principios del materialismo dialéctico e histórico. Engels ofrece la solución materialista de la cuestión fundamental de la filosofía (ver), justifica las tesis esenciales del materialismo filosófico marxista: la materia es el dato primario, mientras que la conciencia es el dato secundario; el mundo es material y se desarrolla en virtud de leyes objetivas, el mundo es cognoscible, &c. Por medio de ejemplos contundentes extraídos de las ciencias naturales y de la historia, Engels pone en evidencia el carácter dialéctico de la evolución de la naturaleza, de la sociedad y del conocimiento. Al aplicar el materialismo dialéctico al estudio de la naturaleza y de la sociedad, proyecta viva luz sobre numerosos problemas de las ciencias naturales y sociales.

Contrariamente a los idealistas, para quienes las ideas son engendradas por la conciencia independientemente del mundo exterior, Engels, con la ayuda de los datos de la ciencia y particularmente, con el ejemplo de nociones matemáticas, demuestra que todos los conocimientos humanos reflejan el mundo material. “Y lo mismo que el concepto de número, el de figura está tomado exclusivamente del mundo exterior y no ha brotado en la cabeza por obra del pensamiento puro. Tuvieron que existir objetos que presentasen una forma y cuyas formas se comparasen entre sí, para que pudiese surgir el concepto de figura” (Anti-Dühring, p. 54, Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo, 1948). Engels muestra que el mundo es uno, no porque el pensamiento una todos los fenómenos, sino porque es material y porque todos los fenómenos y procesos de la naturaleza son manifestaciones de la materia en movimiento. La unidad verdadera del mundo reside en su materialidad. La materia existe en el espacio y en el tiempo, que son formas de su existencia. Engels hace un análisis profundo de la correlación dialéctica de la materia, del espacio y del tiempo, y demuestra la infinitud del tiempo y del espacio.

Poniendo en descubierto la concepción mecanicista de Dühring, Engels profundiza las nociones de materia y movimiento. El movimiento es el atributo esencial de la materia, su modo de existencia. No hay materia sin movimiento, e inversamente, no hay movimiento sin materia. Por primera vez, Engels expone ampliamente el problema de las formas del movimiento de la materia. El movimiento no existe únicamente bajo la forma de desplazamiento mecánico de los cuerpos en el espacio. Movimiento mecánico, físico, químico, biológico: “…en una u otra de estas formas de movimiento, o en varias a la vez, se encuentra cada átomo de materia del mundo en cada momento dado” (Ibíd., p. 77).

Las tesis de la filosofía marxista sobre el mundo orgánico, desarrolladas en el Anti-Dühring, merecen una atención particular. Engels estima en grado elevado el darwinismo como doctrina materialista de la naturaleza viva. Lo cual no le impide hacer notar con perspicacia las insuficiencias de la doctrina de Darwin (ver), su falta de actitud crítica hacia el malthusianismo, su prescindencia en lo que se refiere a la investigación de las causas que provocan las modificaciones en el organismo. Engels no se limitó a comprobar esas lagunas; indicó el camino científico que permitiría colmarlas. Engels definió la vida en estos términos: “Vida es la modalidad de existencia de los cuerpos albuminoides y esta modalidad de existencia consiste, substancialmente, en el proceso de autorrenovación constante de los elementos químicos integrantes de esos cuerpos” (Ibíd., p. 102). En nuestros días, la doctrina michuriniana ha llenado ciertas lagunas y suprimido ciertos defectos de la teoría de Darwin, y ha emprendido el camino indicado por Engels.

En los capítulos siguientes de la primera parte, Engels critica las concepciones dogmáticas, metafísicas del conocimiento y la verdad, de la moral, de la igualdad, de la libertad y la necesidad, &c. Al refutar las verdades “eternas” de Dühring, Engels pone de manifiesto la dialéctica del conocimiento. Demuestra la existencia de la verdad objetiva, el carácter relativo de las verdades científicas y demuestra al mismo tiempo que el pensamiento humano es capaz de descubrir la verdad absoluta. Posteriormente, Lenin desarrolló esas ideas de Engels y elaboró así la teoría completa de la verdad relativa y de la verdad absoluta. (Ver Verdad absoluta y verdad relativa).

El Anti-Dühring contiene un análisis profundo de la tesis materialista marxista relativa al carácter objetivo de las leyes de la naturaleza de la sociedad, y demuestra que la libertad es la necesidad que se hace consciente.

En la “Introducción” y en los últimos capítulos de la parte denominada “Filosofía”, Engels expone luminosamente los principios de la dialéctica materialista marxista. (Ver Método dialéctico marxista).

Refiriéndose a las cuestiones del materialismo histórico, Engels explica el origen de la propiedad privada, de las clases y del Estado, el papel de la lucha de clases en el desarrollo de la sociedad y la naturaleza de clase del Estado. Muestra que el Estado y el derecho, la moral y la religión no son ni eternos ni inmutables, sino que cambian bajo la influencia del desarrollo de la base económica de la sociedad.

Engels refuta el concepto abstracto de igualdad y demuestra que “…el verdadero contenido del postulado de la igualdad proletaria es reivindicar la abolición de las clases” (Ibíd., p. 130).

En la segunda parte “Economía Política”, Engels critica los puntos de vista de Dühring en ese dominio y expone los principios de la economía política marxista. Define el objeto de la economía política, y expone la teoría marxista de la mercancía y del valor, de la explotación de los asalariados, de la plusvalía, de la renta de la tierra, de la anarquía de la producción y la competencia en régimen capitalista, de las crisis de superproducción. Los capítulos consagrados al papel de la violencia en la historia revisten una importancia filosófica muy grande. Después de demoler la “teoría de la violencia” idealista que pretende que la violencia es el factor principal de la vida social, Engels muestra el papel decisivo de las condiciones económicas, subrayando con fuerza al mismo tiempo, el inmenso alcance progresivo de la violencia revolucionaria sobre las clases explotadoras.

En la tercera parte, “Socialismo”, Engels ofrece un brillante resumen de la teoría del socialismo científico, muestra la relación entre el socialismo científico marxista y el socialismo utópico, y expone los puntos de vista marxistas sobre diversas cuestiones fundamentales del socialismo: la producción, la distribución, el Estado, la familia, la escuela, &c. A diferencia del socialismo utópico, el socialismo proletario se apoya en el conocimiento de las leyes objetivas del desarrollo de la sociedad, en la concepción materialista de la historia. La substitución del capitalismo por el socialismo es una necesidad objetiva: las contradicciones internas del capitalismo hacen inevitable el hundimiento de ese régimen basado en la propiedad privada y la explotación del hombre por el hombre. Las relaciones de producción capitalistas que favorecieron antes el desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad, se transforman en trabas a ese desarrollo. El capitalismo engendra dentro de sí la fuerza que lo destruirá: la clase de los obreros asalariados, el proletariado industrial. El camino que conduce del capitalismo al socialismo, señala Engels, pasa por la revolución socialista del proletariado que se incauta del poder del Estado, vale decir, por la dictadura del proletariado (ver). Presumiendo que la revolución socialista puede triunfar simultáneamente en todos los países, Engels formula la tesis según la cual, después de la victoria de la revolución socialista, el Estado comienza a perecer. Esta tesis es justa únicamente en las condiciones de la victoria del socialismo en la totalidad o en la mayoría de los países. Pero es inaplicable cuando el socialismo no ha triunfado más que en un solo país, pues, en ese caso, ese país no debe debilitar sino reforzar al máximo el Estado Socialista, particularmente el ejército, los servicios de contraespionaje, &c. En estas condiciones, el Estado Socialista desempeña un papel considerable en la edificación del comunismo y la defensa de las conquistas de la revolución socialista.

Refiriéndose a la sociedad comunista, Engels dice que uno de sus rasgos distintivos será la ausencia de oposición entre la ciudad y el campo, entre el trabajo manual y el intelectual. Pero pensaba erróneamente que la oposición entre la ciudad y el campo desaparecería a consecuencia del “ocaso de las grandes ciudades”. La experiencia de la construcción del socialismo en la URSS muestra que bajo el régimen socialista nacen nuevas ciudades importantes, focos de cultura, centros industriales, &c.

La obra de Engels, el Anti-Dühring, constituye un modelo de espíritu de partido comunista, de defensa resuelta de la concepción científica del mundo y de los intereses del proletariado revolucionario, un modelo de intransigencia marxista con respecto a las deformaciones seudocientíficas y al oportunismo político. Engels sostiene una lucha implacable contra los enemigos del marxismo y pone al servicio de la clase obrera el materialismo dialéctico, el conocimiento científico de las leyes del desarrollo económico de la sociedad, la teoría del comunismo científico. Modelo de polémica marxista, el Anti-Dühring fulmina a los enemigos del marxismo con hechos incontestables extraídos de las diferentes ramas del conocimiento humano, y prueba con una lógica irrefutable la fuerza invencible del marxismo.

Todavía hoy, el Anti-Dühring constituye para los trabajadores, un arma acerada en la lucha contra la ideología burguesa, contra el idealismo filosófico, la metafísica y la religión, un arma en la lucha contra el capitalismo y por el socialismo.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:19-23

Anti-Düring

Título abreviado de una obra clásica de la filosofía marxista: el libro de F. Engels, “La revolución producida en la ciencia por el señor Eugenio Düring”. En el “Anti-Düring” se examinan los más grandes problemas en el dominio de la filosofía y las ciencias naturales y sociales. “...Es un libro instructivo y de admirable contenido” (Lenin). La obra fue dirigida contra el filósofo alemán Düring, enemigo del marxismo. Düring, reuniendo en su “teoría” el materialismo vulgar, el idealismo y el socialismo pequeñoburgués, fue recibido jubilosamente por los oportunistas, especialmente Bernstein. Comenzando en 1877, Engels escribió una serie de artículos, en los que criticaba las opiniones de Düring. Esos artículos se publicaron bajo forma de libro, en 1878. Marx revisó todo el libro y él mismo escribió el capítulo X de su segunda parte. El “Anti-Düring” desempeñó enorme papel en el desarrollo del movimiento comunista internacional. Criticando a Düring, Engels –al mismo tiempo–, lleva a su sistematización las afirmaciones fundamentales del marxismo, y reseña la labor científica y la lucha revolucionaria en común con Marx, durante casi 40 años.

El “Anti-Düring” consta de tres partes: “FILOSOFÍA”, “ECONOMÍA POLÍTICA” y “SOCIALISMO”. En la Introducción, Engels examina las vías por las cuales se desarrolló el conocimiento humano y pone claramente en descubierto las diferencias entre la dialéctica y la metafísica. Demuestra que “la justa representación del universo, de su desarrollo y del desarrollo del hombre, como igualmente la representación del reflejo de ese desarrollo en la cabeza de los hombres, sólo puede lograrse por vía de la dialéctica”. En la parte de “FILOSOFÍA”, Engels, criticando la filosofía de Düring, demuestra, con enorme material histórico y científico, la razón y vitalidad de la filosofía marxista. En la parte de “ECONOMÍA POLÍTICA”, Engels reproduce, sucintamente, la doctrina económica de Marx y demuestra la inconciliabilidad de las contradicciones de clase en la sociedad capitalista. En la parte de “SOCIALISMO”, Engels hace la argumentación científica del socialismo, la crítica del socialismo utópico y aclara las afirmaciones fundamentales de la concepción materialista de la historia. Aquí se da también, la fundamentación de los problemas de la revolución proletaria y de la dictadura del proletariado.

Diccionario de filosofía y sociología marxista · 1965:9-10

Anti-Dühring

Nombre con que ha pasado a la historia el libro de Federico Engels La subversión de la ciencia por el señor Eugen Dühring; en él se realiza una exposición acabada de las tres partes componentes del marxismo: 1) el materialismo dialéctico e histórico, 2) la economía política y 3) la teoría del comunismo científico. En el Anti-Dühring Engels analiza los problemas más importantes de la filosofía, de las ciencia naturales y de la sociología... Es un libro admirablemente instructivo y de rico contenido” (V. I. Lenin, t. II, pág. 11. Obras escogidas en tres tomos, Ed. en Lenguas Extranjeras, Moscú, págs. 60-61). El libro fue escrito por Engels en defensa de la teoría marxista contra los ataques del ideólogo pequeñoburgués Dühring, cuyas concepciones apoyaban algunos miembros del joven partido socialdemócrata alemán (por ejemplo Johann Most. A ruegos de Wilhelm Liebknecht desde mayo de 1876 Engels empezó a trabajar en una serie de artículos dirigidos contra la nueva corriente; los mismos se publicaron en 1877-78 en el órgano del partido socialdemócrata, el Vorwärts (“Adelante”) pese a que los partidarios de Dühring intentaron evitarlo. Marx leyó el manuscrito del Anti-Dühring y escribió el capítulo relativo a la historia de la economía política (cap. X, de la Parte Segunda). En 1878 el libro se publicó en edición aparte, y el mismo año fue prohibido. El Anti-Dühring consta de tres partes fundamentales: Filosofía, Economía política y Socialismo. En la introducción, Engels hace una breve exposición del desarrollo de la filosofía y muestra la inevitabilidad de que surja el comunismo científico. En la primera parte, expone las bases del materialismo dialéctico e histórico; da una respuesta materialista al problema básico de la filosofía, fundamenta las tesis relativas a la materialidad del mundo, a las leyes básicas del conocimiento del mismo, al tiempo y el espacio como formas de todo ser, a la unidad de materia y movimiento. En el Anti-Dühring se hace una exposición del problema concerniente a las formas de movimiento de la materia y a la clasificación de las ciencias. Engels dedica gran atención a la caracterización de la dialéctica y de sus leyes fundamentales, al problema de la correlación entre lógica dialéctica y lógica formal. Desde las posiciones del materialismo dialéctico, en el Anti-Dühring se examinan los problemas capitales de la ciencia natural: la teoría de Darwin, el papel de la célula orgánica y la esencia de la vida, la hipótesis cosmogónica de Kant. Desde las posiciones de la dialéctica materialista, Engels investiga asimismo los problemas que tratan de la moral, de la igualdad, de la libertad y necesidad, &c. En la segunda parte, Engels, criticando las ideas de Dühring sobre economía política, define el objeto y el método de esta disciplina, expone la doctrina de Marx, acerca de la mercancía y del valor, acerca de la plusvalía y del capital, sobre la renta de la tierra, &c. Después de criticar la teoría idealista de la violencia, Engels pone de manifiesto el significado decisivo de la economía en el desarrollo de la sociedad, explica el origen de la propiedad privada y de las clases, subraya el papel progresivo de la violencia en las épocas revolucionarias. En la tercera parte, Engels presenta un brillante ensayo sobre la teoría y la historia del comunismo científico, aclara la relación de este último con el socialismo utópico, explica con profunda visión cuáles son las tareas y vías de la transformación comunista de la sociedad y expone la doctrina marxista acerca de varias cuestiones capitales del socialismo y del comunismo: sobre la producción y distribución bajo el socialismo y bajo el comunismo, sobre el Estado, la familia y la escuela, sobre el aniquilamiento de la contradicción entre la ciudad y el campo, entre el trabajo intelectual y el físico, &c. Las ideas fundamentales del Anti-Dühring han encontrado un ulterior desarrollo, se han concretado y precisado más, en los trabajos de Lenin y en el Programa del Partido Comunista de la Unión Soviética adoptado en el XXII Congreso del mismo. En el Anti-Dühring, Engels nos ha legado un ejemplo de cómo se defiende de manera consecuente la concepción científica del mundo y los intereses del proletariado revolucionario, un ejemplo de intransigencia marxista frente a las tergiversaciones de la ciencia y al oportunismo en política. El libro de Engels todavía hoy sirve de estudio para dominar las ideas del materialismo dialéctico e histórico, de arma ideológica de los trabajadores en la lucha contra la concepción burguesa del mundo y contra todas las desviaciones del marxismo.

Diccionario filosófico · 1965:16-17

no figura

Diccionario marxista de filosofía · 1971

Anti-Dühring

Nombre bajo el cual entró en la historia el libro de Engels La subversión de la ciencia por el señor Eugenio Dühring, en el que expuso exhaustivamente las tres partes integrantes del marxismo: 1) el materialismo dialéctico e histórico; 2) la economía política y 3) la teoría del comunismo científico. Engels escribió el libro en defensa de la teoría marxista contra los ataques del ideólogo pequeñoburgués Dühring, cuyas concepciones apoyaban algunos miembros del joven Partido Socialdemócrata Alemán. Marx leyó dicho libro en manuscrito y escribió un capítulo sobre la historia de la economía política (capítulo X del 2º apartado). En 1878 el libro fue editado y prohibido ese mismo año. Tiene tres apartados: Filosofía, Economía política y Socialismo. En la Introducción, Engels hace un esbozo del desarrollo de la filosofía y muestra la inevitabilidad del surgimiento del comunismo científico. En el primer apartado expone las bases del materialismo dialéctico e histórico; da respuesta materialista al problema fundamental de la filosofía y argumenta las tesis sobre la materialidad del mundo, las regularidades principales de su conocimiento, sobre el tiempo y el espacio como formas de todo ser y sobre la unidad de la materia y el movimiento. En el Anti-Dühring se expone el problema de las formas de movimiento de la materia y de la clasificación de las ciencias. Engels presta gran atención a la caracterización de la dialéctica y sus leyes fundamentales, y a la correlación entre la lógica dialéctica y la formal. Desde el punto de vista del materialismo dialéctico se estudian los problemas más importantes de las ciencias naturales: la teoría de Darwin, el papel de la célula orgánica y la esencia de la vida y la hipótesis cosmogónica de Kant. Engels investiga también las cuestiones de la moral, la igualdad, la libertad y la necesidad, &c. En el segundo apartado, criticando las opiniones de Dühring, Engels define el objeto y el método de la economía política, expone la doctrina de Marx acerca de la mercancía y el valor, la plusvalía y el capital, la renta del suelo, &c. Después de haber criticado la teoría idealista de la violencia, Engels mostró la importancia decisiva de la economía en el desarrollo de la sociedad y explicó el origen de la propiedad privada y de las clases. En el tercer apartado, Engels ofrece un vivo ensayo de la teoría y la historia del comunismo científico, aclara su actitud hacia el socialismo utópico, fundamenta a fondo las tareas y vías de la transformación comunista de la sociedad y da a conocer la doctrina marxista sobre una serie de cuestiones cardinales del socialismo y el comunismo: la producción y la distribución bajo el socialismo y el comunismo; el Estado, la familia y la escuela; la supresión de la contrariedad entre la ciudad y el campo, entre el trabajo intelectual y manual, &c. En el Anti-Dühring, Engels brindó un ejemplo de defensa consecuente de la concepción científica del mundo y de los intereses del proletariado revolucionario, un ejemplo de intransigencia marxista hacia las deformaciones de la ciencia y hacia el oportunismo en política. El libro de Engels sigue constituyendo hasta la fecha un manual para dominar la concepción del mundo del materialismo dialéctico e histórico y un arma ideológica de los trabajadores en la lucha contra la ideología burguesa y todas las desviaciones del marxismo.

Diccionario de filosofía · 1984:18