La phi simboliza la filosofía de tradición helénica, la ñ la lengua española Proyecto Filosofía en español
Gómez Pereira

Teófilo González Vila
Noticia bio-bibliográfica sobre Gómez Pereira {1}

I. Un desconocido


Todavía un español, aun dedicado a la filosofía, puede ignorar, sin que corra por esto el riesgo de sentar plaza de inculto, el pensamiento y aun la existencia de quien, sin embargo, habría sido, en la opinión de uno de sus escasos lectores, «el más ilustre» de cuantos españoles hayan podido merecer el nombre de filósofos.{2} ¿Quiénes, en efecto, conocen a Gómez Pereira? Quizá sólo los hoy raros lectores de Menéndez Pelayo,{3} cuya versión-interpretación de la filosofía pereirana veremos recogida sin crítica por cuantos de una u otra manera se han ocupado luego con nuestro autor. El nombre de Pereira se encuentra hasta ahora asociado de modo casi exclusivo al «mecanicismo» animal.{4} Pionero histórico en la defensa de la [96] tesis que niega a los «brutos» toda sensibilidad, su título más firme para la gloria residiría, según los panegiristas, en haber sido por lo mismo precursor indiscutible de Descartes. Pero su obra, que ya en el pasado siglo un entusiasta ofrecía a los doctorandos de la Sorbona como digno tema de investigación,{4bis} no había sido estudiada hasta ahora con la seriedad y en la perspectiva que permitieran descifrar su verdadero sentido. Nuestra reciente investigación, creemos, logra desvelarlo.{5} Aunque la «vida» de Pereira quedaba expresamente fuera de nuestro propósito investigador, era inevitable el interés por «los trabajos y los días» del hombre con quien a través de sus obras, hubimos de tratar horas muy largas. Difícilmente podía quedar satisfecha esta curiosidad biográfica con los escasos datos documentales (aquí los recogeremos) aportados por Alonso Cortés;{6} y ni siquiera con los valiosos autobiográficos que, dispersos en sus obras, nos facilita Pereira mismo. Nos parece, sin embargo, estar en disposición de trazar sin graves deformaciones los rasgos más característicos de su personalidad tal como fácilmente se revelan a quien se adentra en su pensamiento y sabe leer entre líneas las pasiones que le agitan. El apunte que ofrecemos puede contribuir –y esto lo justifica– a romper el silencio en el que ha vuelto a quedar injustamente sepultado Pereira.


Notas

{1} «Pereira» en adelante. Siglas y modos de citación de las fuentes:

{2} Por tal le tiene Guardia, para quien junto a Pereira sólo merecerían ser citados Sabuco y Huarte de San Juan. Guardia lamenta que España apenas conserve algunos ejemplares de las obras «du premier de ses philosophes» (J. M. Guardia, Historie de la philosophie en Espagne: Revue philosophique de la France et de l'Etranger 29 (1870) p. 486 y el mismo Guardia, Philosophes espagnols. Gómez Pereira: Revue Philosophique de la France et de l'Etranger 28 (1889) 278, respectivamente). {volver}

{3} Y de los que con Menéndez Pelayo protagonizaron encarnizada polémica sobre la ciencia española. {volver}

{4} En el sentido convencional más amplio de este término que no podría con todo (rigor aplicarse a la doctrima pereirana sobre los «brutos» (Teófilo González Vila, La antropología de Gómez Pereira (Sevilla, 1975) pp. 46 ss.). {volver}

{4bis} J.M. Guardia, o.c., p. 272. {volver}

{5} Con el estudio del que es un brevísimo extracto la publicación citada en la nota 4. {volver}

{6} Narciso Alonso Cortés, Gómez Pereira y Luis de Mercado. Datos para su biografía: Revue Hispanique 31 (1914) 1-29. {volver}


<<< Sumario / El hombre >>>
Teófilo González Vila, Noticia bio-bibliográfica sobre Gómez Pereira (1977)

Gómez Pereira / Sobre Pereira
© 2000 Proyecto Filosofía en español
www.filosofia.org