Pensamiento crítico
Instituto Cubano del Libro
La Habana, junio de 1971
nº 53, páginas 2-3

Del Consejo de Dirección

Se trata simplemente de que la revolución ha llevado la lucha de clases a un plano más: el que hasta ahora había monopolizado, impropia y no casualmente, el nombre de cultura.

Casi sería necesario agradecer a nuestros calumniadores la rapidez y abyección con que han producido el ataque. Esto simplifica las cosas, ahorra camino y tiempo a la revolución y los pueblos.

Resulta brutalmente claro que quienes han tenido la indigencia moral de sostener que la revolución cubana recurre a la tortura, no hacen más que repetir las peores calumnias del imperialismo.

Claro que también tienen argumentos más sutiles, pero el anterior es útil porque acorta la distancia entre el elaborado discurso sobre la «objetividad» y la toma de posición contra la revolución que ésta implica.

Ahora están desnudos, haciendo claramente ante los revolucionarios el papel de muñecos de Ventrílocuo.

Es cierto que hay muñecos con talento. Pero para nosotros el talento en abstracto es un valor burgués, la libertad de expresión de una elite es una libertad burguesa; el derecho a no correr la suerte del pueblo es un derecho burgués y nuestro pueblo se ha propuesto destruir a la burguesía.

Por ahora basta; este texto no es una réplica sino una acusación.


www.filosofia.org Proyecto Filosofía en español
© 2005 www.filosofia.org
Pensamiento crítico 1970-1979
Hemeroteca