Cuestiones proemiales

[ 238 ]

Planes y programas

Las prolepsis (o fines prolépticos) pueden ser planes o programas.

Planes son prolepsis de personas referidas a otras personas que, a su vez, tendrán planes o programas propios. Los planes afectan a los sujetos personales de dos modos:

(1) O bien como sujetos términos a quo del plan (los planes podrían entonces llamarse fines, en el sentido de fines subjetivos o finis operantis).

(2) O bien como sujetos términos ad quem (y entonces podríamos hablar de planes objetivos en cuanto cuentan necesariamente, en su finis operis, con otros sujetos: son los planes por antonomasia).

Los planes quedan especificados como universales (tu regere imperio populo, Romane, memento, Eneida VI, 851) o como regionales (el plan militar de desviación del río Halis que, según Herodoto I,35, habría propuesto y ejecutado Tales de Mileto).

Programas son prolepsis de personas referidas a términos impersonales (o de personas en la medida en que puedan ser tratadas como términos impersonales). Los programas se clasifican en genéricos y específicos. Como ejemplo de un programa genérico podría ponerse la Declaración de los derechos humanos de 1789; como ejemplo de programa específico podría ponerse la conquista de El Dorado. El mandato propuesto por Cristo a los apóstoles (San Marcos, 16,15: «Id a todo el Mundo y predicad el Evangelio a toda criatura») es un plan universal (porque afecta a toda criatura, y no a las de una raza o pueblo), es un programa especial (predicar el Evangelio, y no el teorema de Pitágoras) y un fin particular (asignado a especialistas religiosos, apóstoles y sacerdotes sucesores).

[120, 143]
{SV 421 / BP13 21-22}

<<< Diccionario filosófico >>>