códigos

Concilio de Toledo I

año 397-400
 

Incipit Toletanum Concilium primum XVIIII episcoporum actum. Constitutio concilii episcoporum Toleto habiti, Harchadii et Honori temporibus sub die septimo iduum septembrium, Stilicone consule, era CCCCXXXV

 

Concilio primero de Toledo, celebrado en tiempo de los emperadores Arcadio y Honorio, el día 7 de septiembre, en el consulado de Estilicón, era 435, con asistencia de diecinueve obispos

Convenientibus episcopis in ecclesia Toleto id est Patruinus, Marcellus, Afrodisius, Alacianus, Iucundus, Severus, Leonas, Ilarius, Olimpius, Florus [Orticius, Asturius, Lampius, Serenus], Leporius, Eustotius, Aurelianus, Lampadius Exuperantius de Gallecia, Lucensis conventus, municipius Celenis, omnes decem et novem. Isti sunt, qui et in aliis gestis adversus Priscilliani sectatores et haeresem, quam adstruxerat, libellarem direxere sententiam. Consedentibus presbyteris, adstantibus diaconibus et ceteris qui intererant concilio congregatis, Patruinus episcopus dixit: Quoniam singuli coepimus in ecclesiis nostris facere diversa, et inde tanta scandala sunt, quae usque scisma perveniunt, si placet conmuni consilio decernimus quid ab omnibus episcopis in ordinandis clericis sit sequendum. Mici autem placet et constituta primitus concilii Nicaeni perpetuo esse servanda nec ab his esse recedendum. Episcopi dixerunt: Hoc omnibus placet, ita ut si quis cognitis gestis concilii Nicaeni aliud quam statutum est facere praesumserit, et non in eo perseverandum putaverit, tunc exconmunicatus habeatur, nisi per correptionem fratrum emendaverit errorem.

 

Reunidos en la iglesia de Toledo los obispos Patruino, Marcelo, Afrodisio, Alaciano, Jocundo, Severo, Leonas, Hilario, Olimpio, Floro, Orticio, Asturio, Lampio, Sereno, Leporio, Eustoquio, Aureliano, Lampadio y Exuperancio de Galicia, distrito lucense, municipio Celenis, en total diecinueve, que son los mismos que en otras actas promulgaron la sentencia contra los seguidores de Prisciliano y los folletos heréticos compuestos por éste. Estando sentados los presbíteros y de pie los diáconos y reunidos los demás que asistían al concilio, el obispo Patruino dijo: Porque cada uno de nosotros hemos empezado a obrar de distinta manera en nuestras iglesias, y de aquí se han originado escándalos que casi rayan en verdaderos cismas, si os agrada a todos vosotros decretemos lo que ha de hacerse por todos los obispos al ordenar a los clérigos. Mi parecer es que debe guardarse todo lo establecido antiguamente en el concilio Niceno, y que no debemos apartarnos de estas normas. Los obispos dijeron: Esto mismo nos agrada a todos de tal modo que si alguno, conociendo las actas del concilio Niceno, se atreviere a obrar de otro modo distinto del que está prescrito y creyere que no debe atenerse a ello, sea tenido como excomulgado, a no ser que por la reprensión de sus hermanos corrigiere su yerro.

I. De presbyteris et diaconibus si post ordinationem filios genuerint.
Placuit, ut diacones vel integri vel casti sint et continentes vitae, etiam si uxores habeant, in ministerio constituantur, ita tamen ut si qui etiam ante interdictum, quod per Lusitanos episcopos constitutum est, incontinenter cum uxoribus suis vixerint, presbyterii honore / non comulentur. Si quis vero ex presbyteris ante interdictum filios susceperit, de presbyterio ad episcopatum non admittatur.

 

I. De los presbíteros y diáconos, si después de su ordenación engendraren hijos.
Se tuvo por bien que los diáconos sean íntegros y castos y de vida continente; y aunque tengan esposas sean constituidos en el diaconado, de tal modo, sin embargo, que si alguno antes de la prohibición dictada por los obispos lusitanos hubiere vivido incontinentemente con sus esposas, no alcance el grado del presbiterado, y si alguno de los presbíteros antes de la prohibición hubiere tenido hijos, no sea ascendido del presbiterado al episcopado.

II. Ut poenitens, si necessitas cogat, lector aut ostiarius fiat.
Item placuit, ut de poenitente non admittatur ad clerum, nisi tantum necessitas aut usus exegerit inter ostiarios deputetur vel inter lectores, ita ut evangelia et Apostolum non legant. Si qui autem ante ordinati sunt subdiacones inter subdiacones habeantur, ita ut manum non inponant aut sacra non contingant. Ex poenitente vero dicimus de eo, qui post babtismum aut pro homicidio aut pro diversis criminibus gravissimisque peccatis publicam poenitentiam gerens sub cilicio divino fuerit reconciliatus altario.

 

II. Que el penitente, si obliga la necesidad, pueda ser nombrado lector u hostiario.
Igualmente se tuvo por bien que no se admita al clero a ningún penitente, a no ser que la necesidad o la costumbre impusiere el que sea admitido entre los ostiarios o entre los lectores, de tal modo que no lean ni el evangelio ni la epístola; pero si anteriormente algunos fueron ordenados ya subdiáconos, permanezcan entre los subdiáconos, de tal modo que no impongan las manos ni toquen los vasos sagrados. Hablamos de penitentes, entendiendo aquellos que después del bautismo han sido reconciliados ante el divino altar, después de haber hecho pública penitencia vestidos con cilicio, por homicidio o por otros graves crímenes o gravísimos pecados.

III. De his qui viduas acceperint ne diacones efficiantur.
Item constituit sancta synodus, ut lector fidelis, si viduam alterius uxorem acceperit, amplius nicil sit, sed semper lector habeatur aut forte subdiaconus.

 

III. De aquellos que se casaron con viudas, que no sean nombrados diáconos.
También estableció el santo Sínodo, que el lector cristiano si recibiere a la viuda de otro como esposa, no pueda ascender más arriba, sino que será tenido siempre como lector o a lo más como diácono.

IIII. Ut si diaconus, si defuncta uxore aliam duxerit, ostiarius fiat.
Subdiaconus autem defuncta uxore si aliam duxerit, et ab officio in quo ordinatus fuerat removeatur, et habeatur inter ostiarios vel inter lectores, ita ut evangelium et Apostolum non legat, propterea ne qui ecclesiae servierit publicis officiis servire videatur. Qui vero tertiam, quod nec dicendum aud audiendum est, acceperit, abstentus biennio, postea inter laicos reconciliatus per poenitentiam conmunicet.

 

IV. Que el subdiácono, si muerta su esposa se casare con otra, sea reducido a ostiario.
El subdiácono que muerta su esposa se casare con otra, sea removido del oficio para el cual fue ordenado, y contado entre los ostiarios o entre los lectores, de tal modo que no lea el evangelio ni la epístola, para que no parezca que se somete a las necesidades vulgares aquel que estaba al servicio de la Iglesia, y el que se casare por tercera vez, lo cual no debe ni decirse ni oírse, separado de la comunión durante dos años, después de reconciliado por la penitencia, comulgue entre los seglares.

V. Ut si cuiuslibet ordinis clericus tardius ad ecclesiam venerit, deponatur.
Presbyter vel diaconus vel subdiaconus vel quilibet ecclesiae deputatus clericus, si intra civitatem fuerit vel in loco in quo est ecclesia aut castelli aut vicus aut villae, ad ecclesiam ad sacrificium cotidianum non venerit, clericus non habeatur, si castigatus per satisfactionem veniam ab episcopo noluerit promereri.

 

V. Si el clérigo de cualquier orden fuere perezoso en acudir a la iglesia, sea depuesto.
El presbítero o diácono o subdiácono, o cualquier clérigo consagrado a la Iglesia, si se hallare dentro de la ciudad o en algún lugar, en el cual hay iglesia, o en un castillo, aldea o hacienda, y no acudiere cada día al sacrificio del templo, no sea tenido como clérigo, si castigado, no quisiere alcanzar el perdón del obispo, mediante una satisfacción.

VI. Ut religiosa puella virorum familiaritatem non habeat.
Item ne qua puella Dei aut familiaritatem habeat cum confessore aut cum quolibet laico sive sanguinis alieni, aut convivimn sola, nisi ubi sit seniorum frequentia aut honestorum aut viduarum honestarumque, ubi honeste confessor quilibet cum plurimorum testimonio interesse possit. Cum lectoribus autem in ipsorum domibus non admittendas poenitus nec videndas, nisi forte si consanguinea soror sit vel uterina.

 

VI. Que la joven religiosa no tenga familiaridad con los varones.
También se estableció que la joven consagrada a Dios no tenga familiaridad con varón religioso, ni con cualquier otro seglar, sobre todo si no es pariente suyo, ni. asista sola a convites a no ser que se hallen presentes ancianos o personas honradas, o viudas y mujeres honestas, y donde cualquier religioso pueda asistir honestamente al convite en presencia de muchos. Y respecto de los lectores, mandamos que no deben ser admitidas en las casas de éstos, ni aun de visita, a no ser que sea hermana suya consanguínea o uterina.

VII. Ut clericus cui uxor peccaverit, praeter necem potestatem habeat distringendi eam, et cum ea cibum non sumat.
Placuit, ut si cuiquunque clericorum aliorum uxores peccaverint, ne forte licentiam peccandi plus habeant, accipiant mariti earum hanc potestatem praeter necem custodiendi, legandi in domo sua, ad ieiunia salutaria non mortifera cogentes, ita ut invicem sibi clerici pauperes auxilium ferant, si servitia forte non habeant; cum uxoribus autem ipsis quae peccaverint nec cibum sumant, nisi forte ad timorem Dei acta poenitentia revertantur.

 

VII. Que el clérigo cuya mujer pecare, tenga potestad de castigarla sin causarle la muerte, y que no se siente con ella a la mesa.
Se tuvo por bien que si las mujeres de los clérigos pecaren con alguno, para que en adelante no puedan pecar más, sus maridos puedan, sin causarles la muerte, recluirlas y atarlas en su casa, obligándolas a ayunos saludables, no mortales, de tal modo que los clérigos pobres se ayuden mutuamente si acaso carecen de servidumbre, pero con las esposas mismas que pecaron, no tomen ni tan siquiera el alimento a no ser que, hecha penitencia, vuelvan al temor de Dios.

VIII. De eo qui post babtismum militaverit, ad diaconium non promoveatur.
Si quis post babtismum militaverit et clamydem sumserit aut cingulum, etiam si gravia non admiserit, si ad clerum admissus fuerit diaconii dignitatem non accipiat.

 

VIII. De aquel que después del bautismo se inscribiere en la milicia, no sea ascendido al diaconado.
Si alguno después del bautismo se alistase en el ejército y vistiere la clámide y cinto militar, aunque no haya cometido pecados graves, si fuere admitido al clero no recibirá la dignidad del diaconado.

VIIII. Ut nulla professa vel vidua absente sacerdote in domo sua sacerdotale officium vel lucernale impleat.
Nulla professa vel vidua absente episcopo vel presbytero in domo sua antifonas cum confessore vel servo suo faciat. Lucernarium vero nisi in ecclesia non legatur; aut si legitur in villa, praesente episcopo vel presbytero vel diacono legatur.

 

IX. Que ninguna profesa o viuda, en ausencia del sacerdote cante en su casa el oficio sacerdotal o el lucernario.
Ninguna profesa o viuda, en ausencia del obispo, o del presbítero, cantará en su casa las antífonas con ningún confesor o siervo suyo, y el lucernario no se lea si no es en la iglesia, y si se lee en alguna hacienda léase en presencia del obispo, del presbítero o del diácono.

X. Ut nullus obligatum cuiquam absque consensu domini vel patroni clericum faciat.
Clericos, si obligati sunt vel per aequatione vel genere alicuius domus, non ordinandos, nisi probatae vitae fuerint et patronorum consensus accesserit.

 

X. Que nadie admita entre el clero al que está obligado a otro sin consentimiento del señor o patrono.
No deben ordenarse clérigos los que se encuentran obligados a otros por justo contrato o por origen familiar, a no ser que sean de vida muy probada y se añada además el consentimiento de los patronos.

XI. Ut si quis potentium quemlibet expoliaverit et admonente episcopo non reddiderit, excomunicetur.
Si quis de potentibus clericum aut quemlibet pauperiorem aut religiosum expoliaverit, et mandaverit ad ipsum episcopus ut eum audiat et is contemserit, invicem mox scribta percurrant per omnes provinciae episcopos et quosquumque adire potuerint, ut excomunicatus habeatur donec audiatur ut reddat aliena.

 

XI. Que si algún poderoso despojare a cualquiera, y amonestado por el obispo no restituyere, sea excomulgado.
Si alguno de los poderosos despojare a un clérigo o a cualquiera más pobre, y citado por el obispo a su audiencia no compareciere. inmediatamente dará cuenta a los demás obispos de la provincia, y a todos cuantos pueda hacerse, para que se le tenga por excomulgado hasta que comparezca y devuelva lo ajeno.

XII. Ut nullus clericus de episcopo suo recedat et ad alium se tranferat.
Item, ut liberum ulli elerico non sit discedere de episcopo suo et alteri episcopo conmunicare, nisi forte ei, quem episcopus alius libenter habeat de haereticorum schismate discendentem et ad fidem catholicam revertentem. Si quis autem de catholicis discesserit, et in conmunione eorum vel palam vel occulte, qui vel exconmunicati sunt vel per sententiam iam notati, fuerint inventi, habeant illorum ad quos ire voluerunt etiam in damnatione consortium.

 

XII. Que ningún clérigo se aleje de su obispo y se dirija a otro.
Igualmente, que no sea libre ningún clérigo de abandonar a su obispo y entrar en comunión con otro obispo, a no ser aquel clérigo que un obispo católico recibe con gusto por apartarse del cisma herético, o por volver a la fe católica. Pero si alguno se apartare de los católicos y se descubriere que estaba en comunión pública u ocultamente con los excomulgados o condenados por sentencia, sea condenado juntamente con aquellos a los que quiso unirse.

XIII. De his qui in eccIesia intrant et non conmunicant, ut excomunicentur.
De his, qui intrant in ecclesiam et deprehenduntur numquam conmunicare, admoneantur ut si non conmunicant ad poenitentiam accedant; si comunicant non semper abstineant; si non fecerint, abstineant.

 

XIII. De aquellos que entran en la iglesia y no comulgan, queden excomulgados.
De aquellos que entran en la iglesia y se descubre que nunca comulgan, sean avisados que si no comulgan reciban la penitencia, y si comulgan no se abstengan siempre; y si no hicieren caso, absténganse de la comunión.

XIIII. De eo qui acceperit eucharistiam et non sumserit: ut sacrilegus reppellatur.
Si quis autem acceptam a sacerdote eucharistiam non sumpserit velut sacrilegus habeatur.

 

XIV. Que se expulse como sacrílego al que recibiere la Eucaristía y no la consumiere.
Si alguno no consumiere la Eucaristía recibida del obispo, sea expulsado como sacrílego.

XV. De his qui excomunicantur a sacerdotibus, ut nullus ad eos accedat.
Quisquis laicus abstinetur, ad hunc vel ad domum eius clericorum vel religiosorum nullus accedat. Similiter et clericus si abstinetur a clericis evitetur; si quis cum illo conloqui aut convivare fuerit deprehensus, etiam ipse abstineatur. Sed hoc pertineat ad cius clericos qui eius sunt episcopi, et ad omnes qui conmuniti fuerint de eo qui abstinetur, sive laico quolibet et sive clerico.

 

XV. De aquellos que son excomulgados por los obispos, que ninguno se acerque a ellos.
Si algún seglar está excomulgado ningún clérigo ni religioso visitará su casa ni tratará con él. Del mismo modo, si un clérigo está excomulgado será evitado por los otros clérigos, y si alguno se hallare que habla con él o asiste a algún convite con aquél, también él quedará excomulgado; pero esto afecta sólo a aquellos clérigos que dependen de un mismo obispo, y también a todos aquellos a quienes hiciere saber que el tal clérigo o seglar está excomulgado.

XVI. Ut devota si adulteraverit decem annos poeniteat; si maritum duxerit, non permittendam ad poenitentiam, nisi maritus discesserit.
Devotam peccantem non recipiendam in ecclesiam, nisi peccare desierit et desinens egerit aptam poenitentiam decem annis, recipiat conmunionem. Prius autem quam in ecclesia admittatur ad orationem, ad nullius convivium christianae mulieris accedat; quod si amissa fuerit, etiam haec quae eam receperit habeatur absenta; corruptorem etiam par poena constringat. Quac autem maritum acceperit non admittatur ad poenitentiam, nisi adhuc vivente ipso marito caste vivere coeperit, aut postquam ipse discesserit.

 

XVI. Que si cometiere adulterio la mujer consagrada a Dios, haga penitencia durante diez años. Y si tomare marido no se la admitirá a penitencia hasta que se haya separado del marido.
No debe admitirse en la iglesia a la mujer consagrada a Dios, a no ser que dejare de pecar e hiciere digna penitencia durante diez años, en cuyo caso recibirá la comunión, y antes de que se la admita en la iglesia a la oración, no asistirá a los convites de ninguna mujer cristiana. Y si fuere admitida, quede también excomulgada la que la recibió. Y el corruptor sufrirá la misma pena, y a aquella que tomare marido no se la admitirá a la penitencia a no ser que viviendo aún el mismo marido comenzare a vivir castamente o después de la muerte del mismo.

XVII. De eo qui uxorem habet, si concubinam habuerit, ut non conmunicet.
Si quis habens uxorem fidelis, si concubinam habeat, non conmunicet. Ceterum is qui non habet uxorem et pro uxore concubinam habeat, a comunione non reppellatur; tamtum ut unius mulieris, aut uxoris aut concubinae, ut ei placuerit sit coniunetione contentus. Alias vero vivens abiciatur donec desinat, et per poenitentiam revertatur.

 

XVII. Que sea privado de la comunión aquel que teniendo ya esposa tuviere también una concubina.
Si algún cristiano estando casado tuviera una concubina, sea privado de la comunión. Por lo demás, aquel que no tiene esposa y tuviere en lugar de la esposa a una concubina, no sea apartado de la comunión. Confórmese solamente con la unión de una mujer, sea esposa o concubina, como mejor le pluguiere, y el que viviere de otra manera sea arrojado hasta que se arrepienta y regrese mediante la penitencia.

XVIII. Si sacerdotis vidua vel levitae maritum acceperit, in finem tantum conmunicet.
Si qua vidua episcopi aut presbyteri aut diaconi maritum acceperit, nullus clericus, nulla religiosa cum ea convivium summat; numquam conmunicet, morienti tamtum ei sacramento subveniant.

 

XVIII. Si la viuda del sacerdote o del levita se volviere a casar, sólo recibirá la comunión al fin de su vida.
Si alguna viuda de un obispo o de un presbítero o de un diácono tomare marido, ningún clérigo, ninguna religiosa volverá a comer con ella, ni comulgará nunca, sino solamente a la hora de la muerte será auxiliada con los sacramentos.

XVIIII. Si sacerdotis vel diaconi filia religiosa peccaverit, in finem tamtum conmunicet.
Episcopi sive presbyteri sive diaconi filia si devota fuerit et peccaverit et maritum duxerit, si eam pater vel mater in affectum receperint, a conmunione habeantur alieni. Pater vero causas in concilio se noverit praestaturum; mulier autem non admittatur ad conmunionem, nisi marito defuncto egerit poenitentiam; si autem vivente eo recesserit et poenituerit et petierit conmunionem, in ultimo die vitae deficiens accipiat conmunionem.

 

XIX. Si la hija religiosa del sacerdote o del diácono pecare, sólo recibirá la comunión al fin de su vida.
Si la hija del obispo, del presbítero o del diácono estuviere consagrada a Dios, y pecare y tomare marido, si su padre o su madre la recibieren en su afecto, sean tenidos como apartados de la comunión; el padre, sin embargo, sepa que dará cuenta de ello en el concilio, y la mujer no será admitida a la comunión, hasta que muerto el marido hiciere penitencia, pero si viviendo aún éste se apartare e hiciere penitencia y pidiere la comunión, al fin de su vida estando a punto de muerte recibirá la comunión.

XX. Ut praeter episcopum nullus crisma conficiat.
Quamvis pene ubique custodiatur ut absque episcopo chrisma nemo conficiat, tamen qui in aliquibus locis vel provinciis presbyteri dicuntur chrisma conficere, placuit ex hac die nullum alium nisi episcopum crisma conficere et per dioeceses destinare, ita ut de singulis ecclesiis ad episcopum ante diem Pascae diaconi destinentur aut subdiaconi, ut confectum chrisma ab episcopo destinatum ad diem Pascae possit occurrere. Episcopum sane certum est omni tempore licere crisma conficere, sine conscientia autem episcopi nicil penitus faciendum. Statutum vero est diaconem, non crismare, sed presbyterem absente episcopo, praesente vero si ab ipso fuerit praeceptum. Huiusmodi constitutionem meminerit semper archediaconus vel praesentibus vel absentibus episcopis suggerendam, ut eam aut episcopi custodiant aut presbyteri non relinquant.

 

XX. Que fuera del obispo nadie bendiga el crisma.
Aunque en casi todas partes se observa que ningún otro fuera del obispo consagra el crisma, sin embargo, como ha llegado a nuestros oídos que en algunos lugares o provincias, los presbíteros lo consagran, determinamos que de hoy en adelante nadie más que el obispo lo haga, y lo distribuya por las feligresías, debiendo venir de cada iglesia a presentarse al obispo antes del día de Pascua, diáconos o subdiáconos que lo lleven para ese día. Cierto es que el obispo puede en cualquier época consagrar el crisma y que sin aprobación del obispo no puede hacerse nada. También está establecido que el diácono no puede administrar el crisma, sino el presbítero en ausencia del obispo y presente éste solamente si le fue ordenado por él. El arcediano recuerde siempre el contenido de esta constitución para recordársela a los obispos presentes y ausentes, de modo que los obispos la observen y los presbíteros no la olviden.

Patruinus episcopus ss., Marcellus episcopus ss., Afrodisius episcopus ss., Licinianus episcopus ss., Iucundus episcopus ss., Severus episcopus ss., Leonas episcopus ss., Ilarius episcopus subscribsi. Olimpius episcopus ss., Ortigius episcopus ss., Asturius episcopus ss., Lampius episcopus ss., Serenus episcopus ss., Florus episcopus ss., Leporius episcopus ss., Eustocius episcopus ss., Aurelianus episcopus ss., Lampadius episcopus ss., Exuperantius episcopus ss.

 

Patruino, obispo, firmé. Marcelo, obispo, firmé. Afrodisio, obispo, firmé. Liciniano, obispo, firmé. Jocundo, obispo, firmé. Severo, obispo, firmé. Leonas, obispo, firmé. Hilario, obispo, firmé. Olimpio, obispo, firmé. Ortigio, obispo, firmé. Asturio, obispo, firmé. Lampio, obispo, firmé. Floro, obispo, firmé. Sereno, obispo, firmé. Leporio, obispo, firmé. Eustoquio, obispo, firmé. Aureliano, obispo, firmé. Lampadio, obispo, firmé. Exuperancio, obispo, firmé.

Explicit constitutio Concilii Toletani.

 

Termina la constitución del concilio Toledano.

Incipiunt regulae fidei catholicae contra omnes haereses et quam maxime contra Priscillianos, quam episcopi Terraconenses, Kartaginenses, Lusitani et Baetici fecerunt, et cum praecepto papae urbis Leonis ad Balconium episcopum Galliciae transmiserunt. Ipsi etiam et supra scribta viginti canonum capitula statuerunt in concilio Toletano

 

Comienzan los artículos de la fe católica contra todas las herejías, y sobre todo contra los Priscilianos, que fueron redactados por los obispos Cartaginenses, Tarraconenses, Lusitanos y Béticos, y enviados con el precepto del papa romano León, a Balconio obispo de Galicia. Son también los mismos que redactaron los veinte cánones anteriores en el concilio Toledano

Credimus in unum verum Deum Patrem et Filium et Spiritum Sanctum, visibilium et invisibilium factorem, per quem creata sunt omnia in caelo et in terra. Hunc: unum Deum et hanc unam esse divinae substantiae Trinitatem. Patrem autem non esse ipsum Filium, sed habere Filium qui Pater non sit. Filium non esse Patrem sed Filium Dei de Patris esse natura. Spiritum quoque Paraclitum esse, qui nec Pater sit ipse nec Filius, sed a Patre Filioque procedens. Est ergo ingenitus Pater, genitus Filius, non genitus Paraclitus sed a Patre Filioque procedens. Pater est cui vox haec est audita de caelis: Hic est Filius meus in quo bene conplacui; ipsum audite. Filius est qui ait: Ego a Patre exivi et a Deo veni in hunc mundum. Paraclitus Spiritus est de quo Filius ait: Nisi abiero ego ad Patrem, Paraclitus non veniet ad vos. Hanc Trinitatem personis distinctam, substantiam unitam virtute et potestate et maiestate indivisibilem, indeferentem. Praeter hanc nullam credimus divinam esse naturam, vel angeli vel spiritus, vel virtutis alicuius quae Deus esse credatur. Hunc igitur Filium Dei Deum natum a Patre ante omne omnino principium sanctificasse uterum Mariae virginis, atque ex ea verum hominem sine virili generatum semine suscepisse, duabus dumtaxat naturis, id est deitatis et carnis, in unam convenientibus omnino personam, id est dominum nostrum lesum Christum; nec imaginarium corpus aut fantasmatis alicuius in eo fuisse, sed solidum atque verum; hunc et esurisse et sitisse et doluisse et flevisse et omnis corporis iniurias pertulisse. Postremo a iudaeis crucifixum et sepultum et tertia die resurrexisse. Conversatum postmodum cum discipulis suis quadragesima post resurrectionem die ad caelum ascendisse. Hunc filium hominis etiam Dei filium dici; filium autem Dei Deum hominis filium appellari. Resurrectionem vero futuram humanae credimus carni; animan autem hominis non divinam esse substantiam aut Dei partem, sed creaturam dicimus divina voluntate creatam.

 

Creemos en un solo Dios verdadero, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Hacedor de todas las cosas visibles e invisibles, por quien fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra; este sólo Dios, y esta sola Trinidad son de sustancia divina, que el Padre no es el mismo Hijo, sino que tiene un Hijo que no es el Padre, que el Hijo no es Padre, sino que es Hijo de Dios de la naturaleza del Padre, que el Espíritu es el Paráclito, el cual ni es el Padre ni es el Hijo, sino que procede del Padre y del Hijo: El Padre, pues, es Ingénito, el Hijo engendrado, y el Paráclito no engendrado sino procedente del Padre y del Hijo. El Padre es aquel cuya voz fue oída entre los cielos: «Este es mi Hijo en quien me complací grandemente, oídle.» El Hijo es el que dijo: «Yo salí del Padre y vine desde Dios a este mundo»; y el Espíritu Paráclito es de quien el Hijo dijo: «Si no fuere yo al Padre, el Paráclito no vendrá a vosotros»; esta Trinidad es distinta en las personas y es una sola sustancia unida por la virtud e indivisible e indiferente por el poder de la majestad, y fuera de Ella no creemos en la divinidad de ninguna otra naturaleza, ni del ángel, ni del espíritu, ni de ningún poder que se crea ser Dios. Este Hijo de Dios, nacido Dios del Padre antes de todo principio, santificó el seno de la Virgen María, y se hizo de Ella verdadero hombre, engendrado sin semen viril, reuniéndose las dos naturalezas, esto es: la Divina y la carnal en una sola naturaleza, a saber: en nuestro Señor Jesucristo; ni tampoco su cuerpo fue imaginario o fantasmagórico, sino sólido y verdadero: comió, tuvo sed, sufrió el dolor, lloró y padeció todas las molestias del cuerpo. Últimamente fue crucificado por los judíos y, enterrado, resucitó al tercer día. Conversó después con sus discípulos y a los cuarenta días después de la resurrección subió a los cielos. Este Hijo del hombre se dice también Hijo de Dios; pero el Hijo de Dios es llamado también Dios Hijo del hombre. Creemos en la resurrección futura de la carne humana, y sostenemos que el alma del hombre no es una sustancia divina o parte de Dios sino una criatura criada por voluntad divina.

I. Si quis autem dixerit aut crediderit a Deo omnipotente mundum hunc factum non fuisse atque eius omnia instrumenta, anathema sit.

II. Si quis dixerit atque crediderit Deum Patrem eumdem esse Filium vel Paraclitum, anathema sit.

III. Si quis dixerit vel crediderit Dei Filium eumdem esse Patrem vel Paraclitum, anathema sit.

 

I. Si alguno dijere o creyere que este mundo y todas sus cosas no fueron hechas por Dios Omnipotente, sea anatema.

II. Si alguno dijere o creyere que Dios Padre es el mismo Hijo o el Paráclito, sea anatema.

III. Si alguno dijere o creyere que Dios Hijo es el mismo Padre o el Paráclito, sea anatema.

IIII. Si quis dixerit vel crediderit Paraclitum vel Patrem esse vel Filium, anathema sit.

V. Si quis dixerit vel crediderit carnem tantum sine anima a Filio Dei fuisse susceptam, anathema sit.

VI. Si quis dixerit vel crediderit Christum innascibilem esse, anathema sit.

 

IV. Si alguno dijere o creyere que el Paráclito es el Padre o el Hijo, sea anatema.

V. Si alguno dijere o creyere que el Hijo de Dios tomó solamente carne sin alma, sea anatema.

VI. Si alguno dijere o creyere que Cristo no pudo nacer, sea anatema.

VII. Si quis dixerit vel crediderit deitatem Christi convertibilem fuisse vel passibilem, anathema sit.

VIII. Si quis dixerit vel crediderit alterum Deum esse priscae legis, alterum evangeliorum, anathema sit.

VIIII. Si quis dixerit vel crediderit ab altero Deo mundum factum fuisse, et non ab eo de quo scribtum est: In principio fecit Dens caelum et terram, anathema sit.

X. Si quis dixerit vel crediderit corpora humana non resurgere post mortem, anathema sit.

XI. Si quis dixerit vel crediderit animam humanam Dei portionem vel Dei esse substantiam, anathema sit.

XII. Si quis dixerit vel crediderit alias scribturas, praeter quas ecclesia catholica recipit, in auctoritate habendas vel esse venerandas, anathema sit.

 

VII. Si alguno dijere o creyere que la divinidad de Cristo era mudable o pasible, sea anatema.

VIII. Si alguno dijere o creyere que el Dios de la antigua ley es otro que el de los Evangelios, sea anatema.

IX. Si alguno dijere o creyere que el mundo fue hecho por otro Dios y no por Aquel de quien está escrito: «En el principio hizo Dios el Cielo y la tierra», sea anatema.

X. Si alguno dijere o creyere que los cuerpos humanos no resucitan después de la muerte, sea anatema.

XI. Si alguno dijere o creyere que el alma humana es una partecita de Dios o sustancia divina, sea anatema.

XII. Si alguno dijere o creyere que deben tener autoridad o ser veneradas otras escrituras fuera de las que recibe la Iglesia católica, sea anatema.

XIII. Si quis dixerit vel crediderit deitatis et carnis unam esse in Christo naturam, anathema sit.

XIIII. Si quis dixerit vel crediderit esse aliquid quod se extra divinam Trinitatem possit extendere, anathema sit.

XV. Si quis astrologiae vel mathesie extimat esse credendum, anathema sit.

 

XIII. Si alguno dijere o creyere que en Cristo no hay sino una sola naturaleza de la divinidad y de la carne, sea anatema.

XIV. Si alguno dijere o creyere que hay alguna cosa que pueda extenderse más allá de la Trinidad divina, sea anatema.

XV. Si alguno juzga que debe creerse en la astrología o en las matemáticas, sea Anatema.

XVI. Si quis dixerit vel crediderit coniugia hominum, quae secundum legem divinam licita habentur, execrabilia esse, anathema sit.

XVII. Si quis dixerit vel crediderit carnes avium seu pecodum, quae ad escam datae sunt, non tantum pro castigatione corporum abstinendas, sed execrandas esse, anathema sit.

XVIII. Si quis in his erroribus Priscilliani secta sequitur vel profitetur, ut aliud in salutare babtismi contra sedem sancti Petri faciat, anathema sit.

 

XVI. Si alguno dijere o creyere que los matrimonios de los hombres que se reputan lícitos según la ley divina, son execrables, sea anatema.

XVII. Si alguno dijere o creyere que debe uno abstenerse de las carnes de las aves o de los animales que nos han sido dados para alimento, no por mortificar el cuerpo, sino por ser execrables, sea anatema.

XVIII. Si alguno sigue o profesa en estos errores la secta de Prisciliano, de modo que al administrar el bautismo de salvación procede de otra manera distinta y en contra de la sede de, San Pedro, sea anatema.

Incipiunt exemplaria professionum in Concilio Toletano contra sectam Prisciliani:

Post habitum iam concilium kal. septembribus, tertio nonas septembris post diversas cognitiones tunc habitas, sub die octavo iduum septembrium excepta sunt de plenariis gestis professiones domini Symphosii et domini Dictinii, sanctae memoriae episcoporum, et domini sanctae memoriae Comasii, tunc presbyteri. quas inter reliquos habuerunt in concilio Toletano de damnatione Priscilliani vel sectae eius in hunc modum: Post aliquanta et inter aliquanta eodem tempore acta, Dictinius episcopus dixit: Audite me, optimi sacerdotes, corrigite omnia, quia vobis correctio data est, scriptum est enim: «Vobis datae sunt claves regni caelorum», sed peto a vobis ut claves nobis regni non portae aperiantur inferni; haec si dignamini, omnia ante oculos pono. Hoc euim in me reprehendo, quod dixerim unam Dei et hominis esse naturam. Item dixit: Ego non solum correctionem vestram rogo, sed et omnem praesumptionem meam de scriptis arguo atque condemno. Item dixit: Sic sensi, testis est Deus; si erravi, corrigite. Item dixit: Et paullo ante dixi et nunc iterum repeto; in priori comprehensione mea et in principiis conversionis meae quaecumque conscripsi omnia me toto corde respuere. Item. dixit: Excepto Dei nomine, omnia anathematizo. Item dixit: Omnia, quae inveniuntur contra fidem cum ipso auctore condemno. Symphosius episcopus dixit: luxta id quod paullo ante lectum est in membrana, nescio qua, in qua dicebatur Filius innascibilis, hanc ego doctrinam, quae aut duo principia dicit aut Filium innascibilem cum ipso auctore damno, qui scripsit. Item dixit: Ego sectam, quae recitata est, damno cum auctore. Item dixit: Date mihi chartulam, ipsis verbis condemno. Et cum accepisset chartulam, de scripto recitavit: Omnes libros haereticos, et maxime Priscilliani doctrinam, iuxta quod hodie lectum est, ubi innascibilem Filium scripsisse dicitur, cum ipso auctore damno.

 

Comienzan las distintas profesiones de fe contra la secta de Prisciliano en el Concilio de Toledo:

Después de haberse celebrado el primero de septiembre el concilio, el día 3 del mismo mes, concluidas las diversas causas judiciales presentadas por entonces se entresacaron de las actas plenarias las profesiones de fe de los señores obispos Sinfosio y Dictinio, de santa memoria, y del entonces señor presbítero Comasio, de santa memoria, las cuales ellos, entre otros, hicieron en el concilio de Toledo acerca de la condenación de Prisciliano y de su secta en esta forma: Después de haber tratado algunas otras cosas en dicha ocasión, el obispo Dictino dijo : «Oídme, venerables sacerdotes, corregid todas las cosas, pues os ha sido concedido el poder de enmendar, pues está escrito: «A vosotros se os dieron las llaves del reino de los cielos», pero os ruego que estas llaves nos abran las puertas de este reino y no las del infierno; si os dignáis oírme presentaré todo delante de vuestra vista. Me acuso, pues, de haber dicho ser una sola la naturaleza de Dios y del hombre.» Además dijo: «Yo no sólo pido vuestra corrección, sino que arguyo y condeno todas las osadías de mis escritos. Igualmente dijo: «Dios es testigo que así pensé; si me equivoqué, corregidme.» Además dijo: «Poco antes os declaré y ahora os repito que cuanto escribí en mi primera época y en los principios de mi vida clerical, lo repruebo ahora de todo corazón.» Además dijo: «Excepto el nombre de Dios todo lo anatematizo», y por fin dijo: «Condeno todo lo que se halla contrario a la fe, lo mismo que a su autor.» El obispo Sinfosio dijo: «Según lo que acaba de ser leído poco ha en no sé qué pergamino, en el cual se decía que el Hijo de Dios no podía nacer, declaro que condeno esta doctrina lo mismo que al autor que la escribió.» También dijo: «Yo condeno, lo mismo que a su autor, a la secta malvada que acaba de ser leída.» Además dijo: «Dadme el escrito, lo condenaré con sus mismas palabras.» Y habiendo recibido el pergamino leyó lo que estaba allí escrito: condeno, juntamente con su autor todos los libros heréticos y en especial la doctrina de Prisciliano, según acaba de ser expuesta, donde se afirma que escribió que el Hijo de Dios no puede nacer.

Comasius presbyter dixit: Nemo dubitet, me cum domino meo episcopo sentire et omnia damnare, quae damnavit, et nihil eius praeferre sapientiae, nisi solum Deum, atque ideo nolo ne dubitetis aliud esse facturum aliterve sensurum quam quod professus est; ac proinde quomodo dixit episcopus meus, quem sequor, quicquid ille damnavit et ego damno.

Era qua supra sub diem tertium iduum septembrium professiones sanctae memoriae episcoporum domini Symphosii et domni Dictinii et sanctae memoriae Comasii tunc presbiteri. Comasius presbiter dixit: Non timeo frequenter dicere quod semel dixissem, ut gaudeam. Sequor auctoritatem episcopi mei Simphosii; sequor sapientiam senis. Sentio quod dixi; si iubetis ex chartula relegam. Omnes id sequantur qui voluerint vestro haerere consortio.

 

El presbítero Comasio dijo: «Nadie ponga en duda que yo pienso lo mismo que el obispo mi señor, y condenó cuanto él ha condenado, y que no antepongo nada a su sabiduría, sino a Dios solo, y por lo tanto no quiero que penséis que yo he de hacer otra cosa o sentir de otro modo de como he profesado, y por lo tanto, conforme ha dicho mi obispo, al cual sirvo, cualquier cosa que él haya condenado, yo también la condenó.»

En el año indicado más arriba, el día 11 de septiembre, las profesiones de fe de los señores obispos de santa memoria Sinfosio y Dictinio, y del entonces presbítero Comasio, también de santa memoria. El presbítero Comasio dijo: «No temo repetir una y otra vez lo que ya antes indiqué con objeto de alegrar mi corazón. Sigo la autoridad de mi obispo Sinfosio, sigo la sabiduría del anciano. Lo que dije antes expresa lo que siento, y si mandáis lo volveré a leer del pergamino, y todos cuantos quisieren estar en comunión con vosotros, hagan lo mismo.»

Et Comasius presbyter ex chartula legit: Cum catholicam et Nicaenam fidem sequamur omnes et scriptura recitata sit, quam Donatus presbyter. ut legitur, ingessit, ubi Priscillianus innascibilem esse Filium dixit, constat; hoc contra Nicaenam fidem esse dictum, atque ideo Priscillianum huius dicti auctorem cum ipsius dicti perversitate et quos male condidit libros cum ipso auctore condemno.

Symphosius episcopus dixit: Si quos male condidit libros cum ipso auctore condemno. Dictinius episcopus dixit: Sequor sententiam domini mei et patris mei et genitoris et doctoris mei Symphosii. Quaecumque loquutus est, loquor, nam scriptum legimus: «Si quis vobis aliter evangelizaverit praeter quam quod evangelizatum est vobis, anathema sit», et iccirco omnia quae Priscillianus aut male docuit aut male scripsit cum ipso auctore condemno.

 

Y el presbítero Comasio leyó del pergamino: «Siguiendo todos nosotros la fe católica nicena, y habiendo sido leída la escritura que el presbítero Donato presentó según se lee y en donde Prisciliano dijo que el Hijo era inascible, consta que tal proposición es contraria a la fe nicena y por lo tanto condeno a Prisciliano, autor de este dicho junto con la perversidad de la misma doctrina, y con los libros que escribió, en unión del mismo autor.

El obispo Sinfosio dijo: «Del mismo modo condeno junto con su autor los libros que perversamente escribió.» El obispo Dictino dijo: «Sigo el parecer de mi señor y padre, de aquel que me dio el ser, el doctor mío Sinfosio. Confieso lo que él ha confesado, pues está escrito: «Si alguno evangelizare algo diverso de lo que os ha sido evangelizado, sea anatema», y por lo tanto condeno junto con su autor todas las cosas que Prisciliano enseñó perversamente o escribió malamente.»

Exemplar definitivae sententiae translatae de gestis.

Die qua supra episcopi dixerunt: Legatur scriptura sententiae, et legit: Etsi diu deliberantibus verum, post Caesaraugustanum concilium, in quo sententia in certos quosque dicta fuerat, sola tamen una die praesente Symprosio qui postmodum declinando sententiam, praesens audire contempserat, arduum nobis esset audire iam dictos; litteris tamen sanctae memoriae Ambrosii, quas post illud concilium ad nos miserat, ut si condemnassent, qua perperam egerant et implessent conditiones, quas praescriptas litterae continebant, reverterentur ad pacem (adde quae sanetac memoriae Syricius papa suasisset) magnam nos constat praestitisse patientiam. Et si prius indictum in Toletana urbe concilium declinarant, ad quos illos evocaveramus et audissemus, cur non implessent conditiones, quas sibi ipsi, sancto Ambrosio praesente et audiente posuissent, patuit respondisse Symphosium, se a recitatione eorum, quae dicebant martyres recessisse, ac dehinc deceptum tentumque per plurimos secus aliqua gessisse reperimus, nullis libris apocryphis aut novis scientiis, quas Priscillianus composuerat involutum. Dictinium, epistolis aliquantis pene lapsum, quas omnes sua professione condemnans, correctionem petens, veniam postularet. Quem constat, ut Symphosius fecit, quaecumque contra fidem catholicam Priscillianus scripserat cum ipso auctore damnasse.

 

Copia de la sentencia definitiva sacada de las actas.

En el día arriba indicado dijeron los obispos: Léase el acta de la sentencia, y se leyó: Aunque hemos deliberado largo tiempo nosotros acerca de la verdad, después del concilio de Zaragoza en que se había dictado sentencia en contra de ciertos miembros suyos, estando presente Sinfosio un día solo, el cual después, declinando la sentencia, no quiso estar presente a oírla, resultaría para nosotros una cosa muy ardua, volver a oír a los ya dichos; sin embargo, teniendo en cuenta la carta de Ambrosio, de santa memoria, que nos envió a nosotros después de aquel concilio para que si los que habían obrado mal se arrepintieren y cumplieren las condiciones que mandaba la dicha carta, volviesen a nuestra paz (añade también lo que indicó el papa Siricio, de santa memoria), consta que nosotros hemos mostrado gran paciencia. Y si primeramente habían rehusado presentarse al concilio convocado en la ciudad de Toledo, al cual les habíamos llamado para preguntarles por qué no habían cumplido las condiciones que ellos mismos se habían impuesto, estando presente, y oyéndolo san Ambrosio, se sabe que Sinfosio respondió que él había dejado de nombrar a aquellos que llamaban mártires, pero hemos hallado que después, engañado y tentado por muchos, había obrado algunas veces de manera contraria, pero que no se hallaba complicado en los libros apócrifos o en las nuevas doctrinas que Prisciliano había compuesto. Dictinio, que había casi caído con algunas cartas, las ha condenado todas en su profesión de fe, al solicitar perdón pidiendo un castigo; y consta también que al igual que Sinfosio condena todas las cosas que Prisciliano había escrito en contra de la fe católica, y a su autor.

Caeterum extortum sibi de multitudine plebis probaret, Symphosium, ut ordinaret Dictinium episcopum, quem sanctus Ambrosius decrevisset, bonae pacis tenere presbyterii, non accipere honoris augmentum. Confitentur etiam illud quod alios per diversas ecclesias ordinassent, quibus deerant sacerdotes, habentes hanc fiduciam, quod cum illis propemodum totius Galliciae sentiret plebium multitudo. Ex quibus ordinatus est Paternus Bracarensis ecclesiae episcopus. In hanc vocem confessionis primus erupit, et sectam Priscilliani se scisse, sed, factum episcopum, liberatum se ab ea, lectione librorum sancti Ambrosii esse iuraret.

Item Isonius, nuper baptizatum se a Symphosio et episcopum factum, hoc se tenere, quod in praesenti concilio Symphosius professaus est, respondit.

Vegetinus vero, olim ante Caesaraugustanum concilium episcopus sanctus, similiter libros Priscilliani cum auctore damnaverat, ut de caeteris Acta testantur. De quibus qui consuluntur episcopi iudicabunt.

 

Además consta que Sinfosio se vio obligado por la muchedumbre de la plebe a ordenar obispo a Dictinio, respecto al cual san Ambrosio había decretado que por bien de paz quedara como presbítero, pero que no ascendiera a otro grado. Confiesan también haber ordenado a otros para diversas iglesias en donde faltaban obispos, estando seguros de que la mayoría del pueblo de toda Galicia sentía casi del mismo modo que ellos. Entre éstos figura Paterno, ordenado obispo de la iglesia de Braga, que fue el primero que confesó haber pertenecido a la secta de Prisciliano, pero hecho obispo juró haberse separado de ella mediante la lectura de los libros de san Ambrosio.

Igualmente Isonio, bautizado por Sinfosio, y ordenado obispo, respondió que sostenía la misma fe que Sinfosio había profesado en el presente concilio.

Y Vegetino, en otro tiempo antes del concilio Zaragozano, nombrado obispo, condenó del mismo modo los libros de Prisciliano y a su autor, como por lo demás, atestiguan las actas. Acerca de los cuales los obispos que han sido consultados, juzgarán.

Herenas clericos suos sequi maluerat, qui sponte, nec interrogati Priscillianum catholicum sanctumque martyrem clamassent atque ipse usque ad finem catholicum esse dixisset, persecutionem ab episcopis passum; quo dicto omnes sanctos, iam plurimos quiescentes, aliquos in hac luce durantes, suo iudicio deduxerit in reatum. Hunc cum omnibus tam suis clericis quam diversis episcopis, hoc est Donato, Acurio, Aemilio, qui ab eorum professione recedentes, maluissent sequi consortium perditorum decernimus a sacerdotio submovendum, quem constaret etiam de reliquis verbis suis convictum per tres episcopos, multos quoque presbyteros sive diaconos cum periurio esse mentitum. Vegetinum autem, in quem nulla specialiter dicta fuerat ante sententia, data professione, quam synodus accepit, statuimus communioni nostrae esse reddendum.

 

Herenas prefirió más bien seguir a sus clérigos, los cuales espontáneamente, sin ser preguntados, habían aclamado a Prisciliano como católico y santo mártir, y él mismo dijo que había sido católico hasta el final y que había padecido la persecución de parte de los obispos, afirmando lo cual había culpado por su propia cuenta, a todos los santos, muchos de los cuales ya habían muerto, y algunos todavía viviendo en este mundo, y decretamos que éste debe ser depuesto del episcopado con todos aquellos, tanto clérigos suyos como los demás obispos, esto es: Donato, Acurio, Emilio que apartándose de la profesión de fe de los santos, habían preferido seguir en la compañía de los perdidos; del cual Herenas consta también, convicto por tres obispos y muchos presbíteros y diáconos, que había mentido perjuramente en otras frases suyas. Y respecto de Vegetino, contra el cual no se había pronunciado antes ninguna sentencia particular, hecha la profesión que el concilio aceptó, establecemos que debe ser admitido en nuestra comunión.

Paternum, licet pro catholica fidei veritate et publicatae haeresis errore libenter amplexi, ecclesiam in qua episcopus fuerat constitutus tenere permissimus; recepturi etiam in nostram communionem quum sedes apostolica rescripserit; reliqui, qui ex provincia Gallicia ad concilium convenerant et in Symphosii semper communione duraverant, accepta forma a concilio missa, si suscripserint, etiam ipsi in caelestis pacis contemplatione consistant; expectantes pari exemplo quid Papa, qui nunc est, quid sanctus Simpliciamus Mediolanensis episcopus reliquique ecclesiarum rescribant sacerdotes; si autem subscriptionem formae, quam missimus, non dederint, ecclesias quas detinent non retineant neque his communicent qui reversi de synodo, datis professionibus ad suas ecclesias reverterunt.

 

Podemos acoger gustosamente a Paterno a causa de su verdadera fe católica y de su abjuración pública de su error, y le permitimos que continúe rigiendo la iglesia en la que había sido nombrado obispo, y le recibiremos también en nuestra comunión cuando conteste la Sede Apostólica; y los demás que de la provincia de Galicia habían venido al concilio, y habían permanecido siempre en comunión con Sinfosio, si recibiendo la fórmula enviada por el concilio la firmaren, también ellos quedarán gozando de la paz del cielo, esperando de modo semejante qué es lo que determinará el Papa actual, qué san Simpliciano, obispo de Milán, y los demás obispos de las iglesias, pero si no quisieren firmar la fórmula que les hemos enviado no continuarán rigiendo las iglesias que detentan, ni estarán en comunión con ellos los que regresando del sínodo volvieren después de su profesión de fe a sus iglesias.

Sane Vegetinum solum cum Paterno communicare decrevimus; Symphosius autem senex religiosus, qui quod egerit supra scribimus, in ecclesia sua consistat, circumspectior circa eos, quos ei reddemus, futurus; inde expectabit communionem, unde prius spem futurae pacis acceperat. Quod observandum etiam Dictinio et Anterio esse decrevimus. Constituimus autem, priusquam filis per Papam vel per sanctum Simplicianum communio reddatur, non episcopos, non presbyteros, non diaconos ab illis ordimandos; ut sciamus, si vel nunc sciant, sub conditione remissi tamdem synodicae sententiae praestare reverentiam. Meminerint autem fratres et coepiscopi nostri enixe excubandum ne quis communione depulsus collectiones faciat per mulierum domos et apocrypha, quae damnata sunt, legant, ne communicantes his pari societate teneantur. Quoniam quicumque has susceperint certum est eos etiam graviori sententia retinendos esse. Fratri autem nostro Ortigio ecclesias, de quibus pulsus fuerat, pronunciavimus esse reddendas.

 

Decretamos que Vegetino esté en comunión solamente con Paterno y que el religioso anciano Sinfosio, al cual escribimos anteriormente lo que debía hacer, continúe en su iglesia portándose con más circunspección con aquellos que le enviaremos, y esperará la comunión de allí de donde antes había recibido la esperanza de la paz futura. Lo cual decretamos que se observe también con Dictinio y Anterio. Establecemos que antes que se les dé la comunión por el Papa o por san Simpliciano, no ordenen obispos ni presbíteros ni diáconos, para que sepamos, aunque ya lo sabemos ahora, que los que han sido perdonados condicionalmente acatan y prestan reverencia a la decisión conciliar. Tengan muy presente también los hermanos y coepíscopos nuestros que deben con toda diligencia esforzarse para que ninguno de los que han sido apartados de la comunión, ande reuniendo grupos en los domicilios de las mujeres y lean en ellos los apócrifos, no sea que estando en comunión con éstos se crea que son de un mismo sentir, porque cualquiera que recibiere a aquéllas, cierto es que deberá ser también castigado con graves penas. Y a nuestro hermano Ortigio, decretamos que le deben ser devueltas las iglesias de las que había sido arrojado.


{ Textos tomados de Concilios visigóticos e hispano-romanos, edición preparada por José Vives, con la colaboración de Tomás Marín Martínez y Gonzalo Martínez Díez, Consejo Superior de Investigaciones Científicas [España Cristiana, textos, vol. 1], Barcelona-Madrid 1963, páginas 19-33. }

Informa de esta página por correo
filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2001 filosofia.org
Prisciliano y el priscilianismo
Códigos