Filosofía en español 
Filosofía en español


Revistas y periódicos

Un curioso invento español

El mes pasado tuvo lugar en una de las salas del Palacio de Exposiciones del Hipódromo la presentación de un aparato, invento del Sr. Torres Quevedo, titulado el “autómata ajedrecista”, y que su autor mostró a una inteligente concurrencia de jugadores de ajedrez.

Ante los Sres. Talavera (D. Luis), Talavera (hijo), Seoane, Gros, Figueras, Conde de Peñalver, Murias, Labesnes, Bedoya y otros varios, del Casino, y los Sres. Marqués de Casa Alta, maestro Bretón y Betancourt, en representación del Círculo de Bellas Artes, el Sr. Torres Quevedo hizo funcionar su aparato, el cual consiste en un pequeño tablero mecánico con las clásicas sesenta y ocho casillas. Este aparato sólo juega un final de torre, y cuando están en situación las tres únicas piezas (por ejemplo: rey blanco y rey y torre negros), el aparato, automáticamente, busca el estado de “jaque”, y al llegar a él, para avisarlo, enciende una bombilla. Caso de equivocación en la estrategia de los trebejos, el autómata así lo advierte con la iluminación de una segunda bombilla.

De incurrir tres veces en error, el aparato cesa de funcionar por completo.

Los asistentes, entre los que se notaba la ausencia del duque de T'Serclaes, que es originalísimo ajedrecista y a quien se debe en gran parte estas iniciativa, felicitaron al Sr. Torres Quevedo, pues el “autómata” puede perfectamente jugar el final de torre con el más consumado maestro de ajedrez.