Filosofía en español 
Filosofía en español

Comentarios críticos al Diccionario soviético de filosofía

Filosofía

Filosofía en el Diccionario soviético de filosofía


 

Filosofía · David Alvargonzález · 10 de noviembre de 2017

La idea de filosofía, que aparece en la entrada “Filosofía” del Diccionario soviético, resume la propia concepción de la filosofía del Diamat y el Hismat. Esta concepción es muy problemática y afecta a muchas partes del sistema del materialismo dialéctico e histórico. La filosofía es entendida como una ciencia más, y no hay una distinción entre ciencia y filosofía. Esto se ve muy claro también en la entrada del “carácter partidista de la ciencia y de la filosofía” en donde aparecen ciencia y filosofía juntas, y también en la entrada de la “clasificación de las ciencias” en la que se distinguen las ciencias en tres grupos: ciencias naturales, ciencias sociales y ciencias filosóficas, y se dice que las ciencias de la naturaleza tratan de la naturaleza, las ciencias sociales tratan de las sociedades humanas y las ciencias filosóficas tratan del “pensar”. En esa clasificación, las ciencias filosóficas incluyen la lógica y la dialéctica.

Esta circunstancia de que la filosofía sea considerada como una ciencia a la vez que es, además, madre de las ciencias (porque se dice que las ciencias han surgido por gemación de la filosofía), implica que la filosofía fue ciencia desde sus orígenes, fue madre de otras ciencias, y continúa siendo científica en la actualidad. Hay una completa indistinción entre filosofía y ciencia.

Una cuestión que merece la pena comentar es que filosofía, para el Diamat, significa dos cosas diferentes: por un lado, significa esas ciencias filosóficas que son las “ciencias del pensar” [véase la entrada dedicada a la “Clasificación de las ciencias”], y, por otra parte se dice que la filosofía marxista “tiene por objeto la demostración de la anterioridad de la materia respecto a la conciencia, el estudio de las leyes más generales del desarrollo de la naturaleza y de la sociedad y del pensamiento, y constituye el instrumento de conocimiento científico y de la transformación práctica revolucionaria del mundo”. Aquí vemos que se está llamando filosofía no ya sólo a las ciencias filosóficas sino al conjunto de todas las ciencias porque la filosofía incluye el estudio de las leyes más generales del desarrollo de la naturaleza, de la sociedad y del pensamiento, que son los tres tipos de ciencias que distingue la filosofía del materialismo dialéctico en la entrada de “clasificación de las ciencias”. Con lo cual, en todas estas entradas que tratan de la filosofía vamos a estar constantemente arrastrando esta confusión de si la filosofía de la que estamos hablando es la ciencia filosófica concreta que trata del pensar, es decir, la lógica y la dialéctica, o si nos referimos al conjunto de las ciencias, es decir, a la filosofía como concepción general que demuestra la anterioridad de la materia y que estudia tanto la naturaleza como la sociedad y el pensamiento. Esta confusión es muy dañina porque hay muchos textos en los que uno no sabe muy bien de que se está hablando, si de la filosofía “especial”, como ciencia del pensar, o de la filosofía como conjunto de las ciencias.

La segunda cuestión que merece la pena comentar, a la que me he referido también en mi comentario de la entrada del “partidismo de la ciencia y la filosofía”, es que la filosofía y la ciencia (porque la filosofía es una ciencia, como acabo de decir) es una superestructura, es una forma de conciencia social, es una superestructura lo mismo que son superestructuras la religión, el arte, los sistemas jurídicos, etc. En concreto, la filosofía materialista dialéctica es la expresión teórica de los intereses de la clase más revolucionaria, que es la clase del proletariado. Las diferentes corrientes filosóficas que han existido en la historia de la humanidad no serían más que ideologías de clases diferentes (de clases esclavistas, eclesiásticas, burguesas) hasta que llegamos al marxismo, porque en el marxismo, en el comunismo, en la sociedad comunista final y en la sociedad soviética como avanzadilla de la humanidad en su camino hacia esa sociedad, la filosofía no es una escuela en el sentido corriente del término, no es otra escuela más seguida por un puñado de discípulos, sino que es la ideología de millones de trabajadores de la clase obrera, que es la clase más avanzada y revolucionaria. Aquí hay un problema muy importante acerca de la teoría que el Hismat y el Diamat tienen sobre lo que llamaríamos “la implantación práctica, material, política, de la filosofía”, porque aquí la filosofía es concebida como la ideología de una clase, y es la superestructura ideológica que acompaña a las condiciones materiales de existencia de esa clase. Esta manera de entender la implantación práctica de la filosofía se puede considerar una forma de sociologismo, pues la filosofía aparece determinada por la clase a la que sirve y de la cual es su reflejo teórico, ideológico., Frente a esto yo creo que se puede defender, aunque no lo puedo argumentar aquí, la tesis de la implantación práctica de la filosofía, expuesta por Gustavo Bueno en los libros El papel de la filosofía en el conjunto del saber, y ¿Qué es filosofía? Según esta tesis, se reconoce que la filosofía es un producto histórico y está implantada en cada presente histórico, y no puede saltar por encima de ese presente, pero no se llega al extremo de confundir la filosofía con la ideología: la ideología, desde nuestros presupuestos, es filosofía adjetiva, es decir es una filosofía que brota de un grupo concreto, de una institución concreta y que está ligada a los intereses, a las prácticas y a los objetivos de ese grupo, es una filosofía ideológica, mientras que la filosofía crítica es una filosofía que, aunque está implantada en su presente porque, efectivamente, no lo puede rebasar (porque nadie es Dios y nadie puede ”saltar por encima de su sombra”, por decirlo de un modo rápido), pero esa filosofía crítica no es adjetiva de una institución, una clase o un grupo concreto. Se trata de reivindicar una filosofía crítica, dialógica, discursiva y sistemática. La sistematicidad que es esencial a la filosofía crítica es la que se opone a la filosofía entendida como filosofía adjetiva. La filosofía adjetiva no es sistemática porque nace de una práctica concreta, sea la práctica política sea cualquier otra (técnica, tecnológica, científica, comercial, etc.), y por eso esa filosofía adjetiva no es sistemática.

Para terminar, quisiera recordar que, como es evidente, sobre todo después de la caída de la Unión Soviética, la filosofía no lograr construir verdades científicas necesarias, objetivas con un consenso universal como efectivamente sí logran hacer las ciencias. Los “teoremas filosóficos” (si se pudiera hablar así) no quedan demostrados como los teoremas científicos. Las teorías filosóficas siempre exigen discutir las posiciones opuestas, destruirlas y reconstruirlas de un modo especial, siempre tienen este componente dialógico y nunca llegan al grado de necesidad, de universalidad, de generalidad y de objetividad propio de las ciencias. También es muy importante recordar que la filosofía es un saber de segundo grado mientras que las ciencias son saberes de primer grado, ya que toda esta concepción de la filosofía que tiene el Diamat confunde estos dos planos, los mezcla y, por eso es de muy poca utilidad en el presente.

He incluido una serie de enlaces en esta entrada de “Filosofía”: sobre la distinción entre filosofía mundana y filosofía académica, tal como la entiende Gustavo Bueno; sobre la idea de filosofía entendida como filosofía crítica, es decir, como una filosofía que no es una ideología. He puesto otro par de enlaces sobre la distinción entre conceptos e ideas, porque esta distinción es la que nos permite diferenciar la filosofía de las ciencias, y sobre la distinción entre filosofía y ciencia, en el mismo sentido (la ciencia como saber de primer grado y la filosofía como saber de segundo grado que no consigue el grado de necesidad, objetividad y universalidad de las ciencias).

David Alvargonzález

 
→ Edición conjunta del Diccionario soviético de filosofía · índice de artículos del DSF
Las cuatro versiones soviéticas del Diccionario filosófico de Rosental e Iudin
Diccionario filosófico marxista · Rosental & Iudin · Montevideo 1946
Diccionario de filosofía y sociología marxista · Iudin & Rosental · Buenos Aires 1959
Diccionario filosófico abreviado · Rosental & Iudin · Montevideo 1959
Diccionario filosófico · Rosental & Iudin · Montevideo 1965
Diccionario marxista de filosofía · Blauberg · México 1971
Diccionario de comunismo científico · Rumiántsev · Moscú 1981
Diccionario de filosofía · Frolov · Moscú 1984