Revista Europea
 
Madrid 1874-1880

‹‹   autores   1874   1875   1876   1877   1878   1879   1880Imprima esta página Avise a un amigo de esta página  ››

 
H. Capitaine, Una visita al Sultán de Zanzíbar, 1875

H. Capitaine

Una visita al Sultán de Zanzíbar

Revista Europea, Madrid, 10 de octubre de 1875, año II, tomo V, nº 85, páginas 598-599.

Pocos meses hace que Said-Mejid-Barcath, sultán de Zanzíbar, ha visitado á Londres y París, excitando la curiosidad de ambas capitales el soberano, y la atención de Europa sus dominios. Vamos á satisfacer una y otra, describiendo una visita al reino y al monarca.
La rada de Zanzíbar, de tortuosa y difícil entrada, tiene en su fondo la ciudad en forma de media luna, cuyo centro ocupan casas todas encaladas y con terrados, y en sus extremos chozas pajizas, unas y otras bordadas de palmas, y el conjunto rodeado de bosques inmensos. Opuesta á la ciudad se dibuja la línea de la africana orilla.
Al día siguiente de nuestra llegada desembarcamos, siendo saludados al poner pie en tierra con quince cañonazos disparados desde la ciudadela, enorme torre redonda y aspillerada. Aguardábanos el sultán a la puerta de su palacio, edificio cuadrado de tres pisos y extensión vastísima, rodeado de los príncipes, sus parientes, ricamente vestidos, y él mismo nos introdujo en el vestíbulo de mármol, donde formaba la guardia compuesta de una treintena de árabes armados de yataganes y arcabuces, y luego en el salón de embajadores, sentándonos todos.
Said-Medjid tenía en 1864, época de nuestra visita, unos treinta años; su fisonomía era agradable y bondadosa, y sus vestidos, de sencillez elegante, solamente se distinguían de los de su comitiva por un cinturon de seda y oro, del cual salía el mango, cubierto de pedrería, de un magnifico puñal corvo. Al cabo de un cuarto de hora de conversación, negros eunucos nos sirvieron, en tazas pequeñas, esmaltadas y pintadas, un delicioso café, accesorio indispensable en toda visita árabe, y señal de despedida; tomado el cual, nos despidió el sultán dándonos la mano, y volvimos á nuestros barcos, pasando por medio de dos filas de soldados vestidos con uniformes ingleses de la época de Jorge III,...

Facsímil del original impreso de esta parte en formato pdf
 


www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2008 www.filosofia.org
 
Revista Europea