Filosofía en español 
Filosofía en español

Acacio March de Velasco OP · Resoluciones morales, dispuestas por el orden de las letras del alfabeto


Homicidio

Resolución 39

Pregúntase: Si cualquier persona privada puede quitar la vida a un tirano, y si puede el Príncipe dar facultad para quitarla a un malhechor

1  Para inteligencia de la primera parte de esta resolución, se ha de suponer, que tirano puede uno llamarse de dos maneras. La una en la potestad y dominio, esto es, el que no tiene verdadero dominio, sino que con tiranía y violencia se ha entrado en él, y gobierna la República, como si fuera verdadero dueño. De otra manera se llama tirano, no porque no sea verdadero dueño, y tenga verdadero título, sino porque gobierna y administra con tiranía, tratando la República con sobrado rigor, y todo en orden a su utilidad, y provecho, con daño de la República, y de sus ciudadanos. Esto supuesto.

2  Digo lo primero: Al tirano que lo es del primer modo, lícitamente puede cualquier persona particular, quitarle la vida, si no puede la República librarse de otro modo de su tiranía, y tenga esperanza probable de librarse, si no es que le constare que lo quiere la República, o sea probable que tiene algún título en orden a poseer aquel Reino, o se teman mayores daños por su muerte, o si le hubiere de suceder su hijo, u otro pariente, el cual ha de proseguir la misma tiranía; o si tuviere la República hecho algún pacto con él, en orden a su gobierno tolerado.

3  Digo lo segundo: Al que es tirano de la segunda manera, no le puede ninguna persona privada quitar la vida: porque como este tenga justo título, y dominio, no se puede deponer, ni castigar, sin ser oído, y condenado: y decir lo contrario es herejía condenada en el Concilio Constanciense, Sess. 15. contra Ioanem Hus, el cual afirmaba, que a cualquier persona privada le era lícito quitar la vida al señor que tiránicamente gobernaba. Esta doctrina enseñan muchísimos Doctores, con Santo Tomás (A S. Tom. in 2. sent. dis. 44. q. 2. art. 2. ad. ult. & lib. 2. de regim. c. 6. Caietan. 2. 2. q. 64. art. 2. Sotus lib. 5. de iustit. q. 1. ar. 3. Ledes. in sum. tract. 8. c. 18. Bañe. & Aragón 2.2. 1. 64. art. 3. Lessius lib. 2. de iustit. c. 9. dubit. 4. Rodri. in sum. t. 1. c. 136. conc. 3. Toletus l. 5. sum. cap. 6. & est autem unus, &c. Salon 2.2. q. 64. artic. 3. controv. 1. Villalob. 2. p. Sum. tract. 12. dif. 4. & alii.), Soto, Ledesma y otros.

4  Digo lo tercero: No puede el Príncipe, o la República antes de publicada la sentencia del juez, dar facultad a ningún hombre particular, para quitar la vida a un malhechor. La razón de esto es, porque es contra derecho natural que se condene a nadie sin ser oído; y también porque se seguiría gran confusión en la República, y se daría ocasión a los hombres para que con facilidad quitasen la vida a otros, y se vengasen, con pretexto de castigar malhechores.

5  Después de la sentencia del juez, bien puede el Príncipe conceder facultad a particulares hombres de quitar la vida a los malhechores; y esta facultad no la pueden conceder los jueces ordinarios, sino tan solamente el Príncipe. La razón es, porque es lícito al Príncipe para castigar malhechores escoger el ministro que quisiere: y entonces el que con esta facultad quita la vida al malhechor, no lo hace como persona particular; sino como persona pública: pero esta facultad no se ha de conceder fácilmente, sino rarísimas veces, y por gravísimas causas, y que sean importantes para el bien común, por los graves inconvenientes que pueden suceder de lo contrario, y entre todos los que tiene, el más principal es, el quitar la vida al malhechor sin confesión.

6  En orden a lo dicho se ha de advertir. Lo primero, que en este caso no es lícito al malhechor defenderse del agresor, siendo ministro señalado por la justicia; pero podrá huir. Lo segundo, que en este caso es lícito, quitar la vida al malhechor por asechanzas, y cautelas. Lo tercero, que en este caso no se puede al malhechor quitar la vida fuera del territorio del Príncipe, que le dio facultad para quitársela. Acerca de esta dificultad se han de ver a Silvestro (B Sylvestro, Armilla, Sa, ver. Bannitus. Sotus lib. 1. de iustit. q. ar. 3. Molin. tr. 3. dis. 7. Salon 2.2. q. 64. ar. 3. controv. 4. Villalob. 2. p. sum. tr. 12. difficult. 3. Ledesm. tom. 2. sum. tr. 8. c. 18. concl. 4.), Armilla y otros.

[ Acacio March de Velasco, Resoluciones morales, Valencia 1658, tomo 2, páginas 76-77. ]