Filosofía en español 
Filosofía en español

Comisión española del Congreso por la Libertad de la Cultura

Coloquio Cataluña-Castilla

La Ametlla del Vallés, 5-6 de diciembre de 1964

Carta de Pedro Laín Entralgo


←  13  →

 

PEDRO LAIN ENTRALGO
    madrid30.XI.1963

Sr. D. Pablo Martí Zaro
Av. de América, 13.
MADRID

Mi querido amigo:

Siento muy de veras que, como te indiqué en nuestra conversación, la obligación de formar parte de un tribunal universitario en Salamanca el día 5 de diciembre, me impida estar con vosotros en Barcelona. Muy de veras te agradeceré que expreses ese sentimiento y hagas llegar mis más cordiales saludos a todos los que os reunais.

Por lo que valga, te envío, reducida a unos cuantos puntos sumarísimos, mi actitud previa acerca del principal problema que vais a discutir. Helos aquí:

1º. Los españoles castellano-hablantes debemos reconocer de buen grado, y previamente a cualquier ordenación del problema, que el idioma propio de los catalanes, por obvias e insoslayables razones históricas y sociales, es el catalán.

2º. Aunque históricamente injertado en Cataluña, el idioma castellano, también por razones obvias, debe ser usado como propio por los catalanes. El catalán es idioma propio de los catalanes por “propiedad originaria”; el castellano debe serlo por “apropiación”.

3º. Puesto que la realidad idiomática de Cataluña es el bilingüismo, éste debe ser la norma que presida todos los problemas de la expresión verbal en el país catalán. Por tanto: a) La enseñanza debería darse en catalán y en castellano (los técnicos habrían de decir cómo) en todos sus grados; y b) No debe existir restricción alguna para el empleo del catalán en todo orden de publicaciones.

4º. Debe crearse una cátedra regular de Lengua y Literatura catalanas en todas las Secciones de Filología románica de nuestras Facultades de Filosofía y Letras.

5º. La formación de todos los bachilleres españoles habrá de tener en cuenta la mencionada realidad bilingüe del país catalán.

6º. Debe aspirarse a que en todos los centros culturales de la Península (Ateneos, Casas de la Cultura, &c.) haya de cuando en cuando recitales de poesía catalana.

7º. Debe fomentarse entre todos los españoles castellano-hablantes la convicción de que no pueden considerarse a sí mismos como españoles “cultos” mientras no sean capaces de leer la literatura catalana en sus textos originales.

Todo ello es un problema a la vez de información y de buena voluntad. Sin esta última –no fácil de conseguir–, nada podría lograrse. Acaso parezca ingenuo recurrir programáticamente a ella, pero no veo otro camino para ir eliminando definitivamente la tradicional dialéctica entre el catalanismo y el anticatalanismo.

Un cordial abrazo de tu buen amigo

P. Laín

 
[ Transcripción de cuartilla mecanografiada por ambas caras. Archivo Pablo Martí Zaro-FPI. ]