Federico Alberto Lange (1828-1875)
 
Historia del materialismo, Madrid 1903

tomo primero:   a b c   1 : 1 2 3 4 5 n   2 : 1 2 3 n   3 : 1 2 3 n   4 : 1 2 3 4 n   Imprima esta página Avise a un amigo de esta página

Introducción de Mr. Nolen

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, Madrid 1903, tomo 1, páginas 3-30

Federico Alberto Lange, Historia del materialismo, Introducción de Mr. Nolen La historia de la filosofía no ofrece drama alguno más atractivo ni de mayor interés que la lucha incesante, el duelo a muerte, entre el materialismo y el idealismo con su perdurable alternativa de éxitos y descalabros y la impotencia de uno y otro adversario para alcanzar la victoria. Jamás esos combates, ni su varia fortuna, fueron tan encarnizados y ruidosos como en nuestro tiempo; si en el primer tercio del siglo XIX, casi resonaban exclusivamente los cantos de triunfo del idealismo, el segundo lo llena todo entero, en cierto modo, la voz gigante y cada vez más imperiosa de los materialistas.
Los enemigos de esta filosofía baten palmas en tales conflictos, sin cesar renovados; no advierten, en su entusiasmo, que la hidra del materialismo, como ellos la llaman, reemplaza en seguida con una nueva cabeza aquélla que su eterno rival ha aplastado victorioso antes de tiempo; olvidan que otro tanto puede decirse del idealismo, y que, como por una ley necesaria, los dos adversarios, lejos de debilitarse por los golpes que mutuamente reciben, parece que sacan de estos choques más grandes energías. La misma distancia que hay entre el idealismo crítico de los sucesores de Kant y el idealismo dogmático de los siglos anteriores, entre la metafísica de Hegel y la de Leibniz, existe, a su vez, por ejemplo, entre el materialismo de Gassendi y el de Dühring. Sea lo que quiera, es lo cierto que hacia el año de 1860 las enseñanzas de Büchner, Moleschott y Vogt redujeron al silencio a los representantes del idealismo. Por un capricho extraño de la fortuna, no salieron de Francia ni de Inglaterra los corifeos del nuevo materialismo, sino de Alemania, de la patria tradicional de los idealistas; tentaciones daban de desesperar de una causa que sus mismos defensores abandonaron. Entonces fué cuando apareció la Historia del materialismo de Lange. El autor trató, sin duda, de explicar la fortuna persistente de este sistema por la verdad relativa que contiene, y demostrarlo así por la historia y por la crítica; como pretendió también asentar que la conclusión más lógica y más perfecta que del materialismo se deduce, es a la vez su refutación más invencible, y que, dicha doctrina, está condenada fatalmente a sepultarse siempre en sus mismos triunfos.

Facsímil del original impreso de esta parte en formato pdf

[La Introduction –páginas VII-XLVIII de la edición francesa de referencia– está fechada por D. Nolen en «Montpellier, aoùt 1877». Parece como si el traductor español procurase no asustar a su público con términos alemanes: así en la página 7 se salta el final de un par de frases de Nolen: «el mundo que la ciencia ambiciona descubrir, o más bien construir, es el mundo de la realidad y de la acción para todos; c'est, dans toute la force étymologique du mot allemand, la Wirklichkeit»; «...aunque no se acomode a los nombres que están reservados al conocimiento científico, c'est-à-dire, dans la langue philosophique de l'Allemagne, depuis Kant, des noms d'Erkenntniss et de Wissen.»]


filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2007 filosofia.org
Federico Alberto Lange
materialismo
historias