La Prensa. Diario independiente
Gijón, jueves 23 de julio de 1925
 
año V, número 1265
página 1

Ayer visitó varios pueblos de la provincia

El señor Vasconcelos en Asturias

Cumpliendo los propósitos que le trajeron a nuestra región, el ilustre exrector de la Universidad de Méjico, señor Vasconcelos, dedicó el día de ayer a visitar varias poblaciones, todas ellas de la costa.

Por la mañana saludaron al exministro mejicano varios amigos y los cónsules de Cuba y Méjico. Este último, con don Julio López Rendueles y otras personas, acompañó al señor Vasconcelos en una visita que hizo a nuestro típico barrio de Cimadevilla, que el ilustre hombre publico deseó conocer.

En el barrio alto permanecieron buena parte de la mañana y el distinguido huésped hizo diversas preguntas sobre la vida de nuestros pescadores, escuchando con gran complacencia los detalles que se le facilitaban.

Después de la visita siguió a otros puntos de la población, principalmente los muelles.

A mediodía, el señor Vasconcelos, acompañado de don José María Rodríguez, don Julio López Rendueles y otras personas, marchó en automóvil a Avilés, donde estaba invitado a comer, en unión de sus amistades. Allí se les sirvió una comida a la clásica manera asturiana y, terminada ésta, marcharon los excursionistas a San Juan de Nieva, recorriendo aquel puerto. Desde allí siguieron a Salinas, donde esperaban al señor Vasconcelos varios profesores de la Universidad ovetense, entre ellos el catedrático don Benito A. Buylla y los señores Sela y don Adolfo G. Posada, con quienes cruzó saludos muy afectuosos. Todos los presentes acompañaron al ilustre visitante hasta el Club Náutico, donde se entretuvieron un rato en agradable charla.

Continuó luego la excursión, acompañados de don Benito A. Buylla, dirigiéndose a Arnao, San Esteban de Pravia y Cudillero, en cuya villa se detuvieron, dándose cuenta el señor Vasconcelos del carácter tan típico, de población verdaderamente de marinos, que tiene Cudillero. Y ya aquí, siguieron hasta la Concha de Artedo, donde merendaron al aire libre.

Emprendido el regreso, hicieron alto de nuevo en Avilés, visitando la Biblioteca Popular Circulante y la Escuela de Artes y Oficios. Finalmente, y en las últimas horas de la tarde, regresaron los excursionistas a nuestra villa.

Durante todo el viaje, don José Vasconcelos preguntó ampliamente sobre vida en Asturias, refiriéndose sus preguntas, con preferencia, a la vida campesina. Así, fue enterándose de lo que son nuestras quintanas, con sus hórreos; el vivir de nuestros labriegos, forma en que se halla dividida la tierra; modo de cultivo y otros diversos aspectos de la vida rural. Se interesó por la clásica fabricación de sidra y manipulación de la manzana y para que se diera perfecta cuenta de esto se le hizo presenciar las faenas en un lagar.

Ya en nuestra villa, el señor Vasconcelos mostróse satisfechísimo de la excursión y elogió, entusiásticamente, el incomparable paisaje astur, siempre tan variado, pero siempre admirable.

El ilustre huésped seguirá hoy sus visitas a otros pueblos de la región.

Entre los pueblos que recorrió ayer el señor Vasconcelos, figuraron también Candás y Luanco.

Imprima esta pagina Informa de esta pagina por correo

www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2011 www.filosofia.org
José Vasconcelos
Vasconcelos en Gijón
1920-1929
Hemeroteca