Filosofía en español 
Filosofía en español


Prosigue la materia de la filosofía entre los Caldeos

Los Caldeos, gobernados por Nembrod, profesaron todas las Ciencias, y Artes, que contribuyen a formar un entero conocimiento de la filosofía en general, porque debieron al cuidado vigilante, de hacía interés, y ganancia de sus adelantamientos, todos los auxilios necesarios para fortalecer su razón, dirigir fu discurso, y determinar la elección que se debe hacer de los asuntos, y objetos más oportunos, para que el hombre en sus estudios sea más útil, y motivo de mayor gloria para su Nación, y Patria.

No obstante la confusión de las Lenguas, y que una variación tan prodigiosa, era preciso retardase el progreso de las luces, tanto adquiridas, como naturales, de aquellos primeros hombres post-diluvianos; sin embargo, parece, que por un particular asimiento, y aplicación a los conocimientos provechosos, lograron progresos extraordinariamente rápidos, con particularidad en la astronomía: Ciencia, que aun con la tenaz observación de los modernos, tiene aun hoy en día escabrosidades, que la hacen, si no inaccesible, no poco impracticable, habiéndose quedado sus conocimientos para aquellos ingenios, que comúnmente se llaman peregrinos.

A Zoroastro el Caldeo, a quien Didimo hace hijo de Cam, conocido con el nombre de Cangán, se atribuye el magisterio de las Ciencias peregrinas entre los Caldeos, y a quien afirman muchos Autores venció la Reina Semiramis. Esta prodigiosa Mujer de la antigüedad, construyó un Templo en honor de su Padre Bello, en medio del cual había una torre, de la altura de un estadio, esto es de 600 pies; y sobre esta había hasta ocho torres, una sobre otra, de igual elevación a la primera; de modo, que de todas se formaba una prodigiosa altura. Desde esta extraordinaria eminencia, observaban los Caldeos el movimiento, situación, y otras particularidades de las Estrellas, logrando con este obstinado estudio de la celestial Esfera, un prodigioso conocimiento de cuanto tiene de hermoso, y admirable la astronomía. Así Diodoro de Sicilia, lib. 2. de las Antigüedades; y San Gerónimo en el lib. 1. sobre Hoseas.

Este Templo de Bello Babilónico, es el que fue maravillosamente adornado por Nabucodonosor, con los despojos del Triunfo Judaico, y Siriaco. Esta palabra Bel, en el lenguaje Caldeo, significa el Sol, y a quien los Babilonios veneraban como a Príncipe de los Astros, cuyo estudio, y observación era tenido entre ellos por el más útil, y decoroso. Para conseguir felizmente una erudición, que hizo tan respetables a los Caldeos, dice Diodoro, que no enseñaban a sus Discípulos del modo que los Griegos, por preceptos regulativos, y no pocas veces enojosos, sino que pasaba por una constante tradición su filosofía de Padres a hijos; y que para mantener su primitivo Colegio de Astrónomos, y de sujetos sabios, en todo lo que se creía oportuno, contribuía con sus donativos el Público, pagándose a expensas de este los gastos necesarios para la común enseñanza; medio, por el cual adquirían conocimientos menos arriesgados; porque como los Padres eran los Maestros de su familia, se hacía más apreciable lo que enseñaban; y como era interés, y honor de los Padres de familia, el que la suya se adelantase,procuraban solícitos, y fervorosos, no permitir la relajación, ni el ocio en sus hijos. Estos, alimentados cadi desde la cuna con esta delicada, e importantísima política, hacían después, cuando ya eran hombres, lo que habían visto ejecutar a sus Padres; de modo, que de estos, y deaquellos se formaba un precioso enlace de conocimientos, que tenían de fáciles, todo lo que se conocía de docilidad en los jóvenes; y como estos, por lo regular, no se salen de los límites que les prescribe la Ley, o preceptos de los mayores, aprovechaba mas en aquellos tiempos la tierna juventud, que hoy la mas experimentada vejez. ¿Y por qué así? Porque como entonces no había los ásperos debates de la opinión, y sí solo los preceptos, que autorizaba la práctica, y no los que sostiene con porfía una locuaz, y a veces mal fundada Teórica, se deducía, que el tiempo que habían de emplear en controversias inútiles, e impertinentes, lo dedicaban a serias, yexquisitas observaciones, que fundadas en una universal acepción, yen una experiencia absolutamente recibida, ponía a los hombres en estado de juzgar adecuadamente de los objetos. Con estos poderosos, y constantes auxilios de la razón, hacían progresos asombrosos, no solo en las Ciencias, que sirven para la utilidad del hombre, sino también en todas aquellas, que pueden honrarle, y divertirle; conociendo en estas luces pequeñas del entendimiento del hombre, un resplandor, que conduce, no poco, para ilustrarle: pues aunque de los estudios menores no se consiga otra cosa, que apartar al hombre de la inacción, y del ocio, se logra un grandísimo interés para el Público en común. Con esta mira hicieron los Caldeos un particular estudio suyo, el tener siempre ocupados a sus hijos, con lo que lograron darse a conocer por los primeros Sabios del mundo.

———
Prólogo, o Introducción a la Historia de la Amable Maestra, y Directora del Hombre la Filosofía