Filosofía en español 
Filosofía en español


Cual fue el origen de la filosofía entre los Caldeos

Sin embargo, que por muchos medios de casualidad, o industria se introdujeron las Ciencias en el Mundo, la necesidad ha contribuido mas que todos los otros auxilios; porque esta, aunque severa, y cruel, tiene mas poderío para precisar al hombre al estudio, o para dar valor a sus ideas, o para hacer menos sensibles los ceños de una escasa fortuna: y cuando para esto no, para sobrestar a los que mira como superiores, y de quienes siente la diferencia accidental de los talentos, o de las riquezas; de modo, que para moderar la aspereza de una distinción enojosa para su envidia, pone en acción todos los esfuerzos de la industria; y si esta se dirige a lo bueno, es justa, y laudable la osadía, y fogosidad de su capricho; porque de aquellas acciones, que resulta el bien de la Sociedad humana, sin asistencia del mal, debe aplaudirse el arrojo, y hacerse todos partícipes en la imitación del motivo.

Cam, hijo de Noé, y en quien tuvo tan poderoso influjo el ambicioso deseo de avasallar a sus hermanos, se entregó a hacer sudar al discurso, solicitando todas aquellas astucias, que podían conducir al logro de su depravada idea; pero como no le bastaban los esfuerzos de lo malo, se acogió de las sagacidades de lo industrioso. Hay Autores, que se arriesgan a mantener la caprichosa opinión, de que Cam fue inventor de la Magia; y que no pudiendo llevar del Arca los Libros, que se finge trataban de esta materia, gravó las principales reglas de este arte en láminas de metal, y sobre piedras duras, capaces de resistir a las aguas del Diluvio, ocultando sagazmente este tesoro; y que después de haber salido del Arca, fue a tomar los preceptos de su Magia, a aquella parte en donde los había depositado. Se pretende también, que Mizraim, hijo de Cam, aprendió de él todos estos abominables secretos; y aun se añade, que todos los que hacen profesión de esta ciencia, honran con el título de Dios a Cam, y dicen, que este es lo mismo que Zoroastro, su primer fundador. (Véase a Casiano, Collat. 8. cap. 21. y al Pseudo-Beroso, lib. 3. Part. 80.)

Como quiera que sea, lo cierto es, que la filosofía de los Caldeos (según Juan Enrique Alstedio en su Historia de la filosofía) tuvo principio en Cam, hijo de Noé, el que después de haberse apoderado, con la violencia, y el furor, de la Siria, y de las Provincias circunvecinas, que tocaron en la repartición a Sem, estableció en la Ciudad de Ur de los Caldeos, Patria de Abrahám, la adoración del fuego, imponiendo graves penas a los que no obedecieran la ley promulgada. Sucediole su nieto Nemrod, el menor de los hijos de Cus. Nemrod fue el primero, que después del Diluvio usurpó el nombre de Rey; y también el primero que impuso yugo a la Sociedad humana, haciendo tributarios de su tiranía, tanto a los hombres, como a las tierras. Todas las Ciudades, y Aldeas tenían sus respectivos Reyezuelos, que pagaban el homenaje de la servidumbre a su soberano Nemrod. Permítaseme ahora, por lo que ofrece esta Historia, desnuda de fábulas, discurrir de este modo sobre el origen de la filosofía entre los Caldeos: Cualquiera dominación, aunque sea de los hombres más bárbaros, es preciso se vea asistida de leyes, que den valor a su política civil, o económica; y como estos dos polos, de cualquiera sociedad, no pueden subsistir sin el apoyo del conocimiento del hombre bien cultivado, se deduce, que, o propias, o ajenas, tendrían aquellas luces necesarias para la precisa gobernación de su estado; además, que por influjo, o asistencia de los bien instruidos, se conoce lograron todos aquellos conocimientos oportunos, no sólo para su conservación, pero aun para sus progresos. La Torre de Babel, fábrica ideada por Nemrod, es un testimonio evidente de las Ciencias, partes de una entera filosofía, que en aquel tiempo tenían los hombres. Es indubitable, que una fábrica de aquella naturaleza tuvo, para su formación, el auxilio de todas las nociones, que hoy mismo se consideran como indispensables; esto es, la Arquitectura, con todas sus partes; la Geometría, con todas sus compañeras; y lo que era más importante, la Economía, la Política, y otras partes de la filosofía práctica; pues aunque no se conocía la filosofía con este nombre, que después de mucho tiempo debió a la modestia de Pitágoras; sin embargo, como no es el nombre el que da valor, y esmalte honroso a una ciencia, sino su uso, logrando en tiempo de los primeros Caldeos las ciencias auxiliares del conocimiento del hombre, y partes constitutivas de una filosofía absoluta su uso; es claro, que a desvelos de Nemrod, y digámoslo así, de sus Ministros, y Áulicos, tendría entre ellos aquel grado, que es permitido a todas las cosas en sus principios; bien que no fue tan despreciable su origen, ni de tan débiles fuerzas su establecimiento, que dejase de conciliarse la veneración en lo sucesivo. La Torre de Babel, como he dicho (aunque esfuerzo de una temeridad) nos hará conocer el mérito de la filosofía, Teórica, y Práctica de estas primeras gentes del Mundo, post-diluviano, cuya descripción daré, aunque sucinta, para que se conozca mas bien el grado de perfección, a que llegaron los Caldeos, o Súbditos de Nemrod en el conocimiento de las Ciencias, convenientes a la Sociedad humana, y formatrices en cierto modo de la filosofía.

———
Prólogo, o Introducción a la Historia de la Amable Maestra, y Directora del Hombre la Filosofía