Filosofía en español 
Filosofía en español

Individuo y Persona

[ 281 ]

Ideas antrópicas / Ideas anantrópicas de persona

Segundo criterio propuesto para la clasificación de Ideas de persona (o ideas homólogas). Toma también como referencia a los dos ejes (angular y circular) del espacio antropológico, o, dicho de otro modo, se sitúa en la perspectiva de la persona humana buscando discriminar las concepciones de la persona que se supone mantienen una disociación formal entre persona y hombre (independientemente de que se admita que la persona únicamente aparece en el eje circular, o también en el angular) y las que mantienen una asociación entre persona y hombre (sin necesidad tampoco de excluir el reconocimiento de las personas en el eje angular) [279]. Según este criterio distinguiremos dos géneros de concepciones de la persona:

(A) Las concepciones anantrópicas (o no-antrópicas) de la persona, basadas en el principio de la disociación entre las ideas de persona y de hombre (sin perjuicio de reconocer la posibilidad de su eventual intersección). Por ejemplo, en el islamismo, las diferentes «Formas separadas» por él reconocidas (arcángeles, ángeles…) son personas; pero la persona humana no parece tener, en sí misma, en cuanto persona, un privilegio especial.

(B) Las concepciones antrópicas de la persona, basadas en el principio de la asociación de la idea de persona y de persona humana (como si la idea de persona, sin perjuicio incluso de su eventual divinidad, tendiese a «girar» en un momento dado, o desde siempre, en torno al hombre). La teología trinitaria del cristianismo, cuando se considera en función de los coros angélicos que la envuelven (coros constituidos por elementos «personales»: serafines, querubines… arcángeles, ángeles) no parece orientada (o «polarizada») en sentido antrópico; sin embargo, y a diferencia del islamismo, habría que subrayar que entre todas las criaturas, fue elegido el hombre, por encima de los serafines, querubines, &c., para la unión hipostática de la Segunda Persona de la Trinidad; lo que permite atribuir a la teología trinitaria cristiana un significado marcadamente antrópico (antropocéntrico). {SV 150-151}

<<< Diccionario filosófico >>>