Filosofía en español 
Filosofía en español

Sistemas heliocéntrico y geocéntrico

Sistema geocéntrico y heliocéntrico del mundo

Hasta el siglo XVI imperaba coma concepción, el sistema geocéntrico del mundo del sabio griego Ptolomeo, según el cual, la Tierra es inmóvil y constituye el centro del Universo, girando en su derredor el sol, la luna, los planetas y los demás astros: todo el mundo. Por eso suponían –y este error era sostenido por la Iglesia– que en la Naturaleza todo se realiza al servicio de la Tierra, al servicio de los intereses de los hombres. Copérnico (siglo XVI) demostró la inconsistencia de esta teoría y expuso el sistema heliocéntrico del mundo, según el cual, en el centro del Universo se halla el Sol, y los planetas (entre ellos también la Tierra) giran a su derredor. La Iglesia desplegó una cruel lucha contra la teoría científica de Copérnico que discrepaba radicalmente de los dogmas eclesiásticos. Veía con razón en la doctrina de Copérnico un golpe al propio fundamento de la concepción religiosa del mundo. La iglesia no pudo admitir que un suceso de tanta “importancia histórica-universal” como el “nacimiento de Cristo” no tuviese lugar en el Centro del Universo. El sistema de Copérnico es actualmente aceptado con la enmienda de que el Sol se halla en lo que sólo es el centro del sistema solar que se mueve en el espacio sideral.

Diccionario filosófico marxista · 1946:278

Sistemas heliocéntrico y geocéntrico

Hasta el siglo XVI, Ptolomeo (siglo II de n.e.) mantuvo su autoridad con su sistema geocéntrico, según el cual, la Tierra era un cuerpo fijo situado en el centro del universo, que se movía alrededor de ella. Copérnico (ver) mostró la inconsistencia de esa teoría y edificó su sistema heliocéntrico (del griego, ἥλιος: sol) según el cual, el Sol se halla colocado en el centro del Universo y los planetas, inclusive la Tierra, se desplazan a su alrededor. La Iglesia sostuvo una lucha encarnizada contra la teoría científica de Copérnico, que rompía resueltamente con los dogmas religiosos, con la leyenda de la creación del mundo por Dios. El sistema heliocéntrico asestó un golpe a la base misma de la concepción religiosa del mundo. Algunos años después de la muerte de Copérnico se confeccionaban tablas astronómicas basadas en ese sistema. Reconocido por la ciencia, adquirió precisión más tarde respecto a un punto importante: el Sol es el centro de nuestro sistema planetario, pero éste a su vez, se mueve en el espacio cósmico.

En nuestros días, los filósofos reaccionarios se afanan en resucitar la teoría de Ptolomeo, caduca desde mucho tiempo atrás, explotando las vacilaciones idealistas de los sabios. Se aduce la teoría de la relatividad (ver) para afirmar que es indiferente saber cuál de los dos sistemas es digno de fe, pues tanto uno como el otro serían “igualmente verdaderos”. Se trata pues, de un retorno de una pseudociencia reaccionaria a las imágenes fantásticas del mundo.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:465

Sistemas heliocéntrico y geocéntrico del mundo

Según el sistema geocéntrico (del griego γῆ: Tierra) del mundo, la Tierra es inmóvil y constituye el centro del universo; a su alrededor giran el Sol, la Luna, los planetas y las estrellas, Dicho sistema, basado en concepciones religiosas), también en las obras de Platón y de Aristóteles, alcanzó con Tolomeo, sabio griego de la Antigüedad (siglo II de n.e.), su exposición más completa. Según el sistema heliocéntrico (del griego ἥλιος; Sol) del mundo, la Tierra, que rota alrededor de su eje, constituye uno de los planetas que giran en torno al Sol. Algunas ideas en favor de este sistema se encontraban ya en Aristarco de Samos, Nicolás de Cusa y otros, mas el auténtico creador de la teoría heliocéntrica es Copérnico, quien la elaboró con todo detalle y la fundamentó matemáticamente. Más tarde, el sistema de Copérnico se precisó: el Sol no se halla en el centro de todo el universo, sino tan sólo del sistema solar. Contribuyeron en extraordinaria medida a proporcionar una base sólida a este sistema, Galileo, Kepler y Newton. La lucha de la ciencia avanzada por la victoria del sistema heliocéntrico socavó la doctrina de la Iglesia sobre la Tierra como centro del mundo.

Diccionario filosófico · 1965:427-428

Sistemas heliocéntrico y geocéntrico del mundo

Según el sistema geocéntrico (gr. geo. Tierra) del mundo, la Tierra es inmóvil y constituye el centro del Universo; giran en torno a ella el Sol, la Luna, los planetas y los astros. Este sistema, basado en las concepciones religiosas, así como en las obras de Platón y Aristóteles, fue concluido por el antiguo filósofo griego Ptolomeo (siglo 2). Según el sistema heliocéntrico (gr. helios: Sol) del mundo, la Tierra, que gira sobre su eje, es uno de los planetas que giran en torno al Sol. Algunos enunciados en favor de este sistema fueron emitidos por Aristarco de Samos, Nicolás de Cusa y otros, pero el verdadero autor do esta teoría fue Copérnico, que la elaboró exhaustivamente y la fundamentó en el plano matemático. Más tarde, el sistema de Copérnico fue precisado: el Sol no se encuentra en el centro de todo el Universo, sino tan sólo en el del sistema solar. En la fundamentación de este sistema desempeñaron un enorme papel Galileo, Kepler y Newton. La lucha de la ciencia de avanzada por la victoria del sistema heliocéntrico minaba la doctrina de la Iglesia sobre la Tierra como centro del mundo.

Diccionario de filosofía · 1984:397