Filosofía en español 
Filosofía en español

Esclavitud

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

Esclavitud

Primera sociedad antagónica de clases que nació sobre las ruinas de la comuna primitiva (ver), a consecuencia del desarrollo de las fuerzas productivas, de la propiedad privada, de la acentuación de la desigualdad económica. Del mismo modo que la comuna primitiva, la esclavitud existió, en diferentes proporciones, en todos los pueblos, y se había extendido mucho en Oriente: Egipto, Asiria, Babilonia, Mesopotamia, India, Transcaucasia (Urartú) y otras regiones. Los esclavos se contaban por decenas de millares. Sin embargo, en esos países, la esclavitud tenía sobre todo un carácter doméstico y patriarcal, y los esclavos no constituían la fuerza productiva esencial. Los campesinos, estrechamente ligados a la comuna y explotados duramente por un estado despótico, constituían la fuerza productiva principal en el Oriente antiguo. De igual modo, en la Rusia de antaño, y sobre todo en la época del principado de Kiev, la esclavitud era doméstica y patriarcal, pero menos desarrollada que en Oriente. En la Grecia y Roma antiguas es donde la esclavitud alcanza su forma superior, y donde el esclavo se convierte en la fuerza productiva esencial de la sociedad, y la esclavitud, en el modo de producción dominante.

Bajo este régimen, los propietarios de esclavos constituyen la clase dominante que se divide en grupos sociales distintos: grandes terratenientes, propietarios de grandes talleres, comerciantes, usureros. La segunda clase fundamental es la numerosa clase de los esclavos. Aparte de estas dos clases esenciales, hay en esta sociedad capas intermedias de población libre: pequeños propietarios que viven de su trabajo (artesanos y campesinos) y el lumpen-proletariado que proviene de las capas de artesanos y campesinos arruinados. Las relaciones de producción tienen por fundamento la propiedad del amo sobre los medios de producción y sobre el esclavo que puede vender, comprar y hasta matar. Estas relaciones corresponden a un nivel de las fuerzas productivas superior al de la comuna primitiva. La ganadería, la agricultura, los oficios, la división del trabajo entre esas diferentes ramas de la producción, y el empleo de instrumentos metálicos se han extendido ampliamente. La producción mercantil se desarrolla.

La explotación de los esclavos basada en la coerción extraeconómica adquiere proporciones monstruosas. A la explotación y a la violencia, los esclavos responden con un bajo rendimiento y con el deterioro de los instrumentos. El plus-producto creado por cada esclavo separadamente, es insignificante. Pero la suma general de plus-productos proveniente de la explotación de una cantidad enorme de esclavos, cuyo trabajo no costaba casi nada, es relativamente elevada. Esta base hizo posible cierto progreso social, el desarrollo de las ciencias, del arte, de la filosofía. Se observa igualmente cierto progreso en la técnica que permanece, no obstante, muy poco evolucionada y rutinaria, dado que estaba fundada en la esclavitud. Los precios irrisorios de los esclavos, el trabajo casi gratuito de estos últimos, no ofrecen estimulante económico a los amos como para introducir elementos de producción nuevos, perfeccionados.

Con la aparición de la sociedad esclavista, nace y se desarrolla el Estado como aparato de coerción, como máquina que sirve a la opresión de la mayoría explotada de la sociedad por una minoría de explotadores. Toda la historia de la esclavitud es la historia de una lucha de clases cruel. La esclavitud fue una etapa necesaria en el progreso de la sociedad, y sirvió de terreno a una evolución más rápida de las fuerzas productivas, de las ciencias, de la cultura. Pero después de haber alcanzado cierto nivel, las fuerzas productivas no podían desarrollarse más en el marco de relaciones de producción de la sociedad esclavista. Con la disgregación de la sociedad esclavista, la lucha de clases alcanza su punto culminante. Las sublevaciones de esclavos se entremezclan con la lucha de los pequeños campesinos arruinados contra los grandes propietarios de tierras. La caída del régimen esclavista en Roma fue acelerada por las invasiones. La forma de explotación esclavista es reemplazada por otra, la explotación feudal. Con la desaparición del modo de producción esclavista, la esclavitud no desaparece completamente. Subsiste en medida más o menos grande bajo los regímenes feudal y capitalista.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:162-163

Régimen esclavista

Primera sociedad antagónica, de clases; surgió de las ruinas del régimen de la comunidad primitiva. En una escala mayor o menor y en una u otra forma, la esclavitud se ha dado en todos los países y en todos los pueblos. Alcanzó su forma suprema de desarrollo en la antigua Grecia y en la antigua Roma, donde los esclavos se convirtieron en la principal fuerza productiva de la sociedad. En el régimen esclavista, la clase dominante y una de las clases fundamentales es la de los dueños de esclavos, explotadores. Se descompone en distintos grupos sociales: grandes terratenientes, dueños de grandes talleres, comerciantes y usureros. La segunda clase fundamental es la numerosa y explotada de los esclavos. Aparte de estas dos clases principales, en la sociedad esclavista existen capas intermedias de la población libre: pequeños propietarios que viven de su trabajo (artesanos y campesinos) y también el “lumpenproletariado” proveniente de artesanos y campesinos arruinados. La base de las relaciones de producción dominantes en la sociedad esclavista es la propiedad privada del esclavista sobre los medios de producción y los esclavos. La explotación de éstos, basada en la coerción extraeconómica, adquiere proporciones monstruosas. A la explotación y a la violencia, los esclavos responden con una baja productividad del trabajo y estropeando los instrumentos de producción. El plusproducto creado por cada esclavo era insignificante. Sin embargo, la masa total del plusproducto, al explotarse una cantidad inmensa de esclavos, dada la baratura extraordinaria de su trabajo, era relativamente grande. Ello hizo posible cierto progreso social y técnico, el cultivo de la ciencia, del arte y de la filosofía. Al surgir la sociedad esclavista, aparece y se desarrolla el Estado. Toda la historia de la esclavitud es una historia de la lucha de clases. Al descomponerse el régimen esclavista, la lucha de clases alcanza su punto culminante. Las sublevaciones de esclavos se entrelazan con la lucha de los pequeños campesinos arruinados contra los grandes terratenientes. El hundimiento del régimen esclavista se aceleró, en Roma, por las invasiones del exterior. La forma esclavista de explotación es sustituida por otra, la feudal. Con la eliminación del modo esclavista de producción, la esclavitud no desaparece por completo. Sigue existiendo en mayor o menor escala en el periodo del feudalismo y también en el periodo del capitalismo.

Diccionario filosófico · 1965:396-397

Régimen esclavista

Formación socioeconómica, basada en la explotación por la clase de los esclavistas de la clase de los esclavos, que no sólo están privados de la propiedad de los medios de producción, sino que ellos mismos son propiedad de sus patronos, como “instrumentos de trabajo parlantes”. El régimen esclavista es la primera formación de clase antagónica, que surge a consecuencia de un largo período de descomposición del régimen de la comunidad primitiva y establecimiento de los institutos de la sociedad dividida en clases: la propiedad privada y el Estado. Alcanza su apogeo en la Grecia y la Roma Antigua, donde sobre su base se erigen una economía eficiente para aquel entonces y una elevada cultura: filosofía y arte. Las fuerzas productivas del régimen esclavista estaban compuestas por instrumentos de trabajo manuales y grandes masas de esclavos. Las relaciones de producción se basaban en una cruelísima explotación y opresión de estos últimos. Reduciendo al mínimo las necesidades de los esclavos, dichas relaciones permitieron obtener un plusproducto considerable, en comparación con el modo de producción precedente, lo cual condujo al fortalecimiento de la propiedad privada y al desarrollo de las relaciones mercantiles: intercambio, comercio, circulación monetaria. Se libraban constantemente guerras de rapiña como importante fuente de obtención de esclavos. Además de las clases fundamentales (esclavistas y esclavos), en la sociedad esclavista existían mercaderes, usureros, artesanos y campesinos libres, pequeños propietarios que no gozaban de la plenitud de derechos, y una nutrida masa de elementos desclasados. La forma de los Estados esclavistas era la monarquía o la república. En esta última, los ciudadanos libres participaban en la actividad de las instituciones democráticas (asamblea popular y otras). La democracia no se extendía a los esclavos. Estos luchaban y se sublevaban contra los esclavistas. Las sublevaciones más grandes de los esclavos se registran en la Roma Antigua (la de Espartaco). La agudización de la lucha de clases y la irrupción desde fuera condujeron a la destrucción del régimen esclavista y su sustitución por el feudalismo. La esclavitud existía en la mayoría de los pueblos, pero algunos de ellos soslayaron el régimen esclavista como formación, pasando del régimen de la comunidad primitiva directamente al feudalismo. En algunos países, la esclavitud existió tanto bajo el feudalismo como bajo el capitalismo.

Diccionario de filosofía · 1984:367-368