Filosofía en español 
Filosofía en español

Propiedad

Propiedad

De acuerdo con la doctrina del marxismo-leninismo, la propiedad es determinada por las formas de producción; por consiguiente, tiene un carácter histórico. Por oposición a los sabios burgueses que defienden el carácter inmutable y eterno del principio de la propiedad privada, el marxismo-leninismo prueba que la propiedad privada ha aparecido sólo en una determinada fase del desarrollo social. En su clásico trabajo Sobre el materialismo dialéctico y el materialismo histórico (ver), Stalin señala el cambio de las formas de la propiedad en cada nueva fase histórica de la evolución de la sociedad. Bajo el régimen del comunismo primitivo, la base de las relaciones de producción fue la propiedad social sobre los medios de producción. Bajo el régimen de la esclavitud, la base de las relaciones de producción fue la propiedad del esclavista sobre los medios de producción, así como también sobre los propios productores, los esclavos, a quienes el esclavista podía vender, comprar y matar. Bajo el régimen feudal, la base de las relaciones de producción fue la propiedad del señor feudal sobre los medios de producción y su propiedad parcial sobre los productores, los siervos, a quienes ya no podía matar, pero a quienes sí podía comprar y vender; a la par con la propiedad feudal, existía la propiedad personal del campesino y del artesano sobre los instrumentos de producción y sobre su hacienda o su industria privada, basada en el trabajo personal. Bajo el régimen capitalista, la base de las relaciones de producción es la propiedad capitalista sobre los medios de producción y la inexistencia de propiedad sobre los productores, los obreros asalariados, a quienes el capitalista, no puede matar ni vender, pues se hallan exentos de los vínculos de sujeción personal, pero que carecen de medios de producción, por lo cual, para no morirse de hambre, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo al capitalista y a doblar la cerviz al yugo de la explotación. Bajo el régimen socialista, que hasta hoy sólo es una realidad en la U.R.S.S., la base de las relaciones de producción es la propiedad social sobre los medios de producción. Allí ya no hay explotadores ni explotados. El triunfo de la propiedad socialista en la URSS halló su expresión jurídica en la Constitución Staliniana. La propiedad social –la del Estado y de los Cooperativas y Koljoses– sobre los medios de producción es el fundamento sagrado e intangible del régimen socialista.

Diccionario filosófico marxista · 1946:249-250

Propiedad

Posesión de bienes, expresión de las relaciones de riqueza en la sociedad. Según la teoría marxista-leninista, la propiedad está determinada por el modo de producción, que varía con la historia. La propiedad reviste pues, también un carácter histórico. En oposición a las doctrinas burguesas que pretenden que la propiedad privada es un principio eterno e inmutable, el marxismo-leninismo ha demostrado que la propiedad privada de los medios de producción sólo aparece en una determinada etapa del desarrollo social. Las formas de la propiedad cambian en cada nueva etapa histórica. En la comuna primitiva, las relaciones de producción tenían por base la propiedad colectiva. Con la esclavitud, las relaciones de producción tienen por base la propiedad del dueño de esclavos a quien pertenecen tanto los medios de producción como el trabajador mismo, el esclavo a quien puede comprar, vender o matar. En el régimen feudal, las relaciones de producción se fundan en la propiedad del señor que posee los medios de producción, y su derecho de propiedad limitada sobre el trabajador, el siervo, a quien no puede matar, pero puede comprar o vender. La propiedad feudal coexiste con la propiedad individual del campesino y del artesano sobre sus instrumentos de producción y sobre su explotación privada, propiedad fundada en su trabajo personal. Con el capitalismo, la propiedad capitalista de los medios de producción forma la base de las relaciones de propiedad; el derecho de propiedad sobre los productores, los obreros asalariados, no existe más; el capitalista no puede matarlos ni venderlos, pues han sido liberados de toda servidumbre personal; pero como se hallan privados de medios de producción, para no morir de hambre deben vender su fuerza de trabajo al capitalista y sufrir el yugo de la explotación.

En el régimen socialista, la propiedad colectiva de los medios de producción constituye la base de las relaciones de producción. No hay más explotadores ni explotados. La victoria de la propiedad socialista en la U.R.S.S. halló su expresión legislativa en la Constitución de la U.R.S.S. La propiedad colectiva, socialista, de los medios de producción bajo la forma de propiedad del Estado y de propiedad cooperativa koljosiana, constituye la base intangible del régimen socialista.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:424

Propiedad

1. Forma de apropiación de los bienes materiales, históricamente condicionada; en ella se expresan las relaciones entre los hombres en el proceso de la producción social. En tal o cual forma de propiedad se pone de manifiesto la posición de las clases, de los grupos, respecto a los medios de producción. El desarrollo de las formas de propiedad está condicionado por el desarrollo de las fuerzas productivas. El cambio de los modos de producción conduce al cambio de las formas de propiedad. Por otra parte, las distintas formas de propiedad constituyen peldaños en el progreso de la división del trabajo. En la historia de la sociedad, se han dado dos formas básicas de propiedad: la social y la privada. Al régimen de la comunidad primitiva y al socialismo les es inherente la propiedad social. La propiedad privada, que surge con el desarrollo del intercambio, impera bajo el régimen esclavista, el feudalismo y el capitalismo. El carácter de la propiedad privada es distinto en cada una de dichas formaciones. La propiedad privada está unida a la división de la sociedad en clases, la aparición de los antagonismos de clase y nacionales. Además, la forma de la propiedad dominante condiciona el dominio de una clase determinada. La abolición de la propiedad privada, la organización de la sociedad sobre la base de la propiedad social lleva a la supresión de los antagonismos, a la eliminación de las diferencias de clase.

2. Aspecto de un objeto que condiciona la diferencia o semejanza del mismo con otros objetos y que se pone de manifiesto en la interacción del objeto con los otros. (Verbigracia: extensión, elasticidad, color, conductividad eléctrica, &c.). Toda propiedad es relativa. El hierro es duro respecto a la madera, pero es blando respecto al diamante. Cada cosa singular posee una cantidad infinita de propiedades cuya unidad expresa su calidad (calidad y cantidad). Las propiedades inherentes a todos los objetos o relacionadas con la naturaleza misma de la materia se denominan universales (atributos). Hay propiedades específicas y generales, principales y secundarias, necesarias y casuales, esenciales y no esenciales, externas e internas, compatibles e incompatibles, separables e inseparables, naturales y artificiales, &c. El materialismo dialéctico afirma que todas las propiedades de las cosas son inherentes a las cosas mismas, es decir, son objetivas. Las propiedades no son independientes. Sólo mentalmente pueden separarse de la cosa. El estudio de cada una de las propiedades de los objetos sirve de peldaño para llegar al conocimiento de las cualidades de las mismas.

Diccionario filosófico · 1965:378-379

Propiedad

1. Pertenencia de cualesquiera objetos al sujeto (individuos, grupos, Estado, sociedad). En dependencia del sujeto, la propiedad puede ser personal, privada, cooperativa o social (estatal), y su objeto, todo lo incorporado a la esfera de la actividad vital del sujeto, principalmente de la actividad de producción. El tipo históricamente determinado de propiedad se forma en el seno de cualquier modo de producción, como relaciones que le corresponden y que contraen los hombres respecto a las condiciones de producción y de reproducción. Estas relaciones determinan todas las relaciones de propiedad en la sociedad y se consolidan en la superestructura (ante todo, como Derecho). En calidad de instituto socio-histórico, la propiedad atraviesa varias etapas de desarrollo y presenta dos formas fundamentales: la social y la privada. La propiedad surge en la sociedad primitiva. En las condiciones de bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, el principal organismo de producción y, por tanto, el sujeto de la propiedad es la comunidad, lo cual predetermina la dominación de la propiedad social (comunal). El desarrollo de las fuerzas productivas y el surgimiento del intercambio conducen a la aparición de la propiedad privada, con la cual se forman también las clases. La historia entra en el período de existencia de las sociedades divididas en clases antagónicas. Al pasar por todas las fases del desarrollo ascendente en estas sociedades, la última de las cuales es el capitalismo, la propiedad privada sobre los medios de producción y la explotación del hombre por el hombre, basada en ella, pierden su razón de ser al crear las premisas para el afianzamiento de la propiedad social. En el contexto del socialismo, la propiedad social existe en dos formas fundamentales: la propiedad estatal y la cooperativo-koljosiana, lo cual está condicionado por el hecho de que subsisten aún las diferencias entre los niveles de desarrollo de las fuerzas productivas en la industria y en la agricultura. En la URSS es propiedad socialista también el patrimonio de las organizaciones sociales necesario para el desempeño de sus tareas estatutarias. El desarrollo continuo de la producción socialista y la acentuación del carácter social del trabajo conducen al acercamiento mutuo de todas las formas de propiedad socialista hasta su plena fusión en la propiedad comunista única (véase asimismo Propiedad personal).

2. Aspecto del objeto, que determina su diferencia de otros objetos o semejanza con ellos y que se manifiesta en la interacción con ellos (por ejemplo, extensión, elasticidad, color, electro-conductibilidad, &c.). Toda propiedad es relativa. El hierro es duro respecto a la madera y blando respecto al diamante. Cada una de las cosas posee un sinnúmero de propiedades, cuya unidad es su calidad (Calidad y cantidad). Las propiedades inmanentes a todos los objetos o enlazadas con la naturaleza misma de la materia se llaman universales (atributos). Existen las propiedades específicas y generales, principales y no principales, necesarias y casuales, esenciales y no esenciales, externas e internas, compatibles e incompatibles, separables e inseparables, naturales y artificiales, &c. El materialismo dialéctico afirma que todas las propiedades de las cosas son inherentes a ellas mismas, es decir, objetivas. El estudio de las distintas propiedades de los objetos es un peldaño que lleva al conocimiento de sus cualidades.

Diccionario de filosofía · 1984:352-353