Filosofía en español 
Filosofía en español

Fuerzas productivas de la sociedad

Fuerzas productivas de la sociedad · comentarios críticos

Fuerzas productivas de la sociedad

Las fuerzas productivas de la sociedad son: los instrumentos de producción, con ayuda de los cuales se producen los bienes materiales; los hombres que manejan los instrumentos y efectúan la producción de los bienes materiales, por tener una cierta experiencia productiva y hábito de trabajo. Las fuerzas productivas, es decir, los medios de producción (instrumentos, máquinas, implementos, materias primas, &c.) y la fuerza de trabajo del hombre, del trabajador, son siempre los elementos absolutamente indispensables para el trabajo, para la producción material. La productividad del trabajo social, el grado de dominio del hombre sobre la Naturaleza, dependen del nivel histórico del desarrollo de las fuerzas productivas, de la perfección de los instrumentos de producción y de la experiencia productora y los hábitos de trabajo del hombre. De aquí la evidente importancia de las fuerzas productivas y de su crecimiento para la Sociedad. En cada momento histórico, la vida de la Sociedad depende de las fuerzas productivas de que dispone. La existencia del salvaje sin su arco y su flecha, sin el hacha de piedra, &c., es tan inconcebible como la existencia del capitalismo moderno sin las máquinas y sin los obreros que constituyen la fuerza productiva fundamental de la Sociedad. El desarrollo de las fuerzas productivas; y ante todo el desarrollo de los instrumentos de producción, es la base del cambio y desarrollo de los modos de producción. (Ver: Modo de producción de los bienes materiales). El cambio de los medios de producción conduce, a su vez, al cambio de todo el régimen social. Por ejemplo, el nacimiento de la producción con máquinas, condicionó cambios radicales en el régimen social, la transición del feudalismo al capitalismo. El desarrollo de las fuerzas productivas se realiza de distinta manera en las diversas sociedades. Bajo el capitalismo, este desarrollo se efectúa por vía profundamente contradictoria, a consecuencia del antagonismo existente entre el carácter social de la producción y el modo capitalista privado de apropiación. En la sociedad socialista, en la URSS, las fuerzas productivas disponen de una posibilidad ilimitada para su crecimiento y se desarrollan de acuerdo con un plan, en interés del aumento de la riqueza social, del ascenso indeclinable del nivel material y cultural de vida de los trabajadores, del fortalecimiento de la independencia de la URSS y de la consolidación de su capacidad de defensa.

Diccionario filosófico marxista · 1946:123-124

Fuerzas productivas de la sociedad

Instrumentos de producción mediante los cuales se producen los bienes materiales; los hombres, que ponen en movimiento los instrumentos de producción y realizan la producción de los bienes materiales, merced a una determinada experiencia y hábitos de trabajo.

Las fuerzas productivas, es decir, los medios de producción: instrumentos, máquinas, aparatos y materias primas, &c., y la fuerza de trabajo del hombre, del trabajador, resultan siempre elementos absolutamente necesarios del trabajo, de la producción material. Dependiendo del nivel histórico de desarrollo de las fuerzas productivas, del perfeccionamiento de los instrumentos de producción y de la experiencia de producción y hábitos de trabajo de los hombres, halla, también, la productividad del trabajo social, el grado de dominio del hombre sobre la naturaleza. De aquí se comprende la importancia de las fuerzas productivas y su crecimiento para la sociedad.

En cada momento histórico, la vida de la sociedad depende de las fuerzas productivas de que dispone. La existencia del salvaje es tan inadmisible sin su arco y flechas, el hacha de piedra y demás, como la existencia del capitalismo moderno sin máquinas, ni sin los obreros, que constituyen la fundamental fuerza productiva de la sociedad. El desarrollo de las fuerzas productivas y ante todo, el desarrollo de los instrumentos de producción radica en la base del cambio y desarrollo de los modos de producción. El cambio de los modos de producción conduce al cambio de todo el régimen social. Por ejemplo, la transición de la producción artesana, manufacturera, a la industria mecánica, condicionó cambios radicales en el régimen social y la transición del feudalismo al capitalismo.

El desarrollo de las fuerzas productivas en las diversas sociedades, ocurre de diversos modos. Bajo el capitalismo, el desarrollo se realiza por vía profundamente contradictoria, como consecuencia del antagonismo existente entre el carácter social de la producción y el modo individual de la apropiación capitalista. En la sociedad socialista, en la U.R.S.S., las fuerzas productivas se desarrollan según un plan, en el interés de aumentar la riqueza social, de levantar, firmemente, el nivel material y cultural de los trabajadores, de consolidar la independencia de la U.R.S.S. y de fortalecer su capacidad de defensa.

Diccionario de filosofía y sociología marxista · 1959:40

Fuerzas productivas

Instrumentos con cuya ayuda se producen los bienes materiales, y hombres que manejan esos instrumentos y producen bienes materiales gracias a una cierta experiencia y a hábitos de trabajo. El estado de las fuerzas productivas indica por medio de qué instrumentos los hombres producen los bienes materiales y expresa el comportamiento de la sociedad hacia las fuerzas de la naturaleza. La productividad del trabajo social depende del nivel histórico de las fuerzas productivas, de la calidad de los instrumentos, de la experiencia de los hombres y de sus hábitos de trabajo. En todo momento histórico dado, la vida de la sociedad está determinada, en última instancia, por las fuerzas productivas de que dispone. Los hombres primitivos no hubieran podido existir sin arcos y flechas, sin hachas de piedra, &c., del mismo modo que el capitalismo moderno es inconcebible sin máquinas y sin obreros, fuerza productiva principal de la sociedad. El desarrollo de las fuerzas productivas y, sobre todo, de los instrumentos de producción, constituye la base de la evolución del modo de producción de los bienes materiales (ver). El cambio del modo de producción conduce al del régimen social en su conjunto.

Las fuerzas productivas no existen al margen de una forma social determinada, es decir, al margen de las relaciones de producción (ver). El marxismo-leninismo critica severamente las teorías que consideran las fuerzas productivas al margen de su acción recíproca con las relaciones de producción a las que están ligadas indisolublemente. Tal es por ejemplo, la concepción de Bogdánov (ver) y de Bujarin, absolutamente ajena al marxismo. El desarrollo de las fuerzas productivas no puede ser comprendido sino en relación con las relaciones de producción. Las fuerzas productivas constituyen la base de la que surgen relaciones de producción determinadas. Pero éstas, surgidas sobre la base de las fuerzas productivas, ejercen una poderosa acción de retorno. Si las relaciones de producción no corresponden al carácter de las fuerzas productivas, si se hallan en contradicción con ellas, ponen trabas a su desarrollo. Siendo las fuerzas productivas el elemento más movedizo, más revolucionario de la producción, siempre marchan adelante. Y eso es lo que determina el retraso de las relaciones de producción respecto al nivel de las fuerzas productivas, la aparición de una contradicción entre ellas en una determinada etapa de su desarrollo. Para que las fuerzas productivas puedan progresar, es preciso eliminar las antiguas relaciones de producción y reemplazarlas por las nuevas. Las nuevas relaciones de producción constituyen la fuerza principal y decisiva que determina el ascenso continuo de las fuerzas productivas. Así, el desarrollo de las fuerzas productivas del capitalismo actual está trabado por las relaciones de producción burguesas. Al contrario, las fuerzas productivas de la sociedad soviética florecen impetuosamente porque las relaciones de producción socialistas las favorecen.

En su obra El materialismo dialéctico y el materialismo histórico, Stalin esboza un cuadro del desarrollo de las fuerzas productivas desde los tiempos más remotos hasta nuestros días: “De las herramientas de piedra sin pulimentar se pasa al arco y la flecha y, en relación con esto, de la caza como sistema de vida a la domesticación de animales y a la ganadería primitiva; de las herramientas de piedra se pasa a las herramientas de metal (al hacha de hierro, arado con reja de hierro, &c.) y, en consonancia con esto, al cultivo de las plantas y a la agricultura; viene luego el mejoramiento progresivo de las herramientas metálicas para la elaboración de materiales, se pasa a la fragua de fuelle y a la alfarería y, en consonancia con esto, se desarrollan los oficios artesanos, se desglosan estos oficios de la agricultura, se desarrolla la producción independiente de los artesanos y, más tarde, la manufactura se transforma en la industria mecánica, y, por último, se pasa al sistema de máquinas, y aparece la gran industria mecánica moderna: tal es, en líneas generales y no completas, ni mucho menos, el cuadro de desarrollo de las fuerzas productivas sociales a lo largo de la historia de la humanidad” (Ob. Cit. en Cuestiones del leninismo, p. 657, Ed. esp., Moscú, 1951). Al mismo tiempo que cambian los instrumentos de producción, se desarrollan igualmente tanto los hombres que constituyen el elemento esencial de las fuerzas productivas, como sus hábitos de trabajo.

En el tránsito de la antigua formación económica a la nueva, las relaciones de producción existentes son suprimidas mientras que las fuerzas productivas se mantienen y se expanden.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:213-215

no figura

Diccionario filosófico · 1965

Fuerzas productivas

Categoría del materialismo histórico, que caracteriza el factor principal y, en definitiva, determinante del proceso histórico. “…De la misma manera que todos los fenómenos de la naturaleza se basan en causas materiales, el desarrollo de la sociedad humana está condicionado también por el desarrollo de las fuerzas materiales, de las fuerzas productivas” (V. I. Lenin, t. 2, p. 8). El desarrollo de la base material y técnica de la sociedad y, en ligazón con ella, de las fuerzas productivas es el fundamento de todo el desarrollo social y de la sucesión del proceso histórico en su conjunto. El contenido de la categoría de las fuerzas productivas lo constituye la unidad orgánica del trabajo acumulado y vivo, es decir, el conjunto de elementos materiales y personales de producción, necesarios para fabricar, a partir de los objetos de la naturaleza, las cosas capaces de satisfacer las necesidades humanas. A los elementos materiales de producción se refieren los instrumentos de trabajo, los edificios de utilización industrial, los ferrocarriles, los canales, las carreteras, las tuberías, &c., en otras palabras, todos los objetos y conjuntos de objetos adaptados por el hombre para que sirvan de conductor de su acción sobre el objeto de trabajo. A los elementos personales se refieren los hombres que, gracias a sus habilidades productivas, su experiencia y conocimientos, producen los medios de trabajo y los ponen en movimiento. El elemento material determinante de las fuerzas productivas lo constituyen los instrumentos de trabajo, las máquinas y conjuntos de máquinas. Ellos precisamente son el indicador del nivel de desarrollo de la producción. Pero hasta la técnica más perfecta no puede funcionar sin hombres. El hombre es la principal fuerza productiva. Los instrumentos y todos los medios de trabajo son obra del hombre, resultado de la aplicación de su energía práctica, materialización de las experiencias y conocimientos atesorados e indicador de los éxitos del hombre en la dominación de la naturaleza. Perfeccionando los medios de trabajo, con cuya ayuda el hombre transforma la naturaleza, y desarrollando debido a ello sus fuerzas productivas y sus relaciones sociales, el hombre se desarrolla también a sí mismo. El funcionamiento de las fuerzas productivas presupone, primero, fabricar los medios de trabajo y, luego, utilizarlos para producir los medios de consumo. Toda producción social se divide en producción de los medios de producción (grupo “A”) y producción de los medios de producción necesarios para fabricar los artículos de consumo (grupo “B”). La ley de la reproducción ampliada significa el desarrollo prioritario del grupo “A” y la creación de medios de trabajo cada vez más eficaces mediante el aprovechamiento de la ciencia, así como el reequipamiento, sobre esta base, de todos los sectores de la economía. El uso de las realizaciones de la revolución científico-técnica moderna en la esfera del desarrollo de las fuerzas productivas y de toda la producción social es actualmente la principal palestra de la emulación económica entre el socialismo y el capitalismo. El socialismo plantea la tarea de acelerar el progreso científico-técnico con el objeto de ir creando consecuente y planificadamente la base material y técnica del comunismo, la que debe asentarse en el sistema de máquinas para la mecanización múltiple y la automatización de toda la producción social y contribuir a resolver problemas sociales tales como la liquidación de los procesos laboriosos y la transformación del trabajo en la primera necesidad vital, la ampliación de las posibilidades para el desarrollo integral del individuo y la creación de la abundancia de artículos de consumo como condición del paso al principio comunista de distribución según las necesidades.

Diccionario de filosofía · 1984:189-190