José Ferrater Mora · Diccionario de filosofía
Editorial Sudamericana · Buenos Aires 1951
 
[tercera edición]
páginas 697-698

Eugenio d'Ors

Nació en Barcelona (1882), se inclinó en sus primeros tiempos al pragmatismo, pero pasó bien pronto a la erección de una «filosofía del hombre que trabaja y que juega», en la cual la «sabiduría» es considerada como el único acceso posible a la realidad que toda filosofía busca: al universal concreto, esto es, a la esencia universal que es al propio tiempo una existencia. La afirmación decidida de la «sabiduría» o de la «inteligencia» (el seny) en que se resume la tendencia que el propio autor ha llamado novecentista, ha sido proseguida por Ors en sus trabajos posteriores, encaminados a una filosofía igualmente alejada de lo formal y de lo material concreto-sensible (equidistante, en sus propios términos, de la «logística» y de la «fenomenología»). Lo formal es, a su entender, tan insuficiente como lo concreto puro y simple, que es informe y caótico. Pero este «término medio» superador no es, como en la dialéctica de Hegel, una identidad de contrarios, sino una armonía. Paralelamente desarrolló un contingentismo que le condujo a una teoría del yo como «libertad» (en la fórmula religio est libertas estaba implicado sobre todo este aspecto de su pensamiento). De este modo lo irracional no era negado, pero sí «colonizado». Esta colonización del Pan por el Logos se manifiesta en diversos terrenos: en la física se trata de las leyes; en la realidad histórica, de los «constantes» o «eones»; en la vida humana misma, de los «ritmos» o edades del hombre entendidos como «estados» y no como «cronologías». De este modo se introduce el imperio del Orden y de la «razón armónica» –conducida por la «sabiduría»–, de acuerdo con la tradición helénico-cristiana centrada en una philosophia perennis. Sobre este supuesto se edifican los motivos particulares, tanto el de la morfología de la cultura, como el de la angelología fundada en la teoría de la personalidad. Pero, a la vez, estos motivos se articulan en el sistema total de la filosofía. Este sistema se divide en una Dialéctica, en una Poética y en una Patética y cada una de estas disciplinas repite, desde su propio ámbito, el mentado predominio o colonización ejercitada por la razón armónica. Así se cumple la reforma copernicana, la cual no consiste en la transformación del sujeto en centro de la realidad, sino en un continuo esfuerzo por reseguir geométricamente, y no lógicamente, por medio del logos y no de la razón identificadora, la complejidad de lo real.

La mayor parte de las obras de E. d'Ors están insertas en las series del Glosari, del Nuevo Glosario y del Novísimo Glosario. Edición del Glosari 1906 en un tomo (1907). – Selección de textos filosóficos procedentes casi todos del Glosari y en parte de los primeros escritos filosóficos (tales como La formule biologique de la logique, Le résidu dans la mesure de la science par l'action, Religio est libertas) en el tomo La filosofía del hombre que trabaja y que juega (1914) ed. por R. Rucabado y J. Farrán y Mayoral, con introducción de M. García Morente y estudios de los editores y de Miguel de Unamuno, Diego Ruiz y otros. – Selección y traducción del Glosari (1906-1917) por A. Maseras, en el tomo Glosas. Páginas del Glosari de Xenius (1920). – Otras obras (incluyendo algunos tomos del Nuevo Glosario): De la amistad y del diálogo, 1914. – Flors Sophorum. Ejemplario de la vida de los grandes sabios, 1914. – Aprendizaje y heroísmo, 1915. – Grandeza y servidumbre de la inteligencia, 1919. – Las obras y los días, 1920. – El Valle de Josafat, 1921. – El Nuevo Glosario, 1921. – El viento en Castilla, 1921. – Sobre la doctrina de la inteligencia: I: Introducción a la filosofía, 1921. – Hambre o sed de verdad, 1922. – Europa, 1922. – Poussin y el Greco, 1922. – U-turn-it, 1923. – Los diálogos de la pasión meditabunda, 1923. – El molino de viento, 1925. – Cinco minutos de silencio, 1925. – Religio est libertas, 1925 (reedición de su estudio anterior, con una carta abierta de F. Clasear). – Las ideas y las formas. Estudios sobre morfología de la cultura, 1928. – Cuando ya esté tranquilo, 1930. – El pecado en el mundo físico, 1940. – Introducción a la vida angélica. Cartas a una Soledad, 1940. – La tradición, 1941. – Gnómica, 1942 (aforismos sacados de varias obras). – La civilización en la historia, 1943. – Epos de los destinos (El vivir de Goya. Los reyes católicos. Eugenio y su demonio), 1944. – Estilos del pensar, 1944. – El secreto de la filosofía, 1947. – Hay que agregar a estos libros sus numerosos estudios de filosofía del arte, reeditados en serie reciente, desde 1943 (Tres horas en el Museo del Prado, Tres lecciones en el Museo del Prado de Introducción a la Crítica de Arte, Mis salones, Lo barroco, Cézanne, Picasso, Teoría de los estilos y espejo de la arquitectura, &c.). – Además de los estudios contenidos en el volumen antes citado, La filosofía del hombre que trabaja y que juega, véase E. Vogel, Xenius, der Sokrates des modernen Spanien (Allgemeine Rundschau), 1917. J. M. Capdevila, «La ideología de E. d'Ors» (Revista de las Indias, Bogotá), 1942 y, sobre todo, el libro de José Luis Aranguren, La filosofía de Eugenio d'Ors, 1946.

Imprima esta pagina Informa de esta pagina por correo

filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2012 filosofia.org
 
Ferrater · índice
Enciclopedias