La phi simboliza la filosofía de tradición helénica, la ñ la lengua española Proyecto Filosofía en español
Antonio de Guevara 1480-1545

Reloj de Príncipes / Libro I

Capítulo XXX
Quándo començaron los tyranos a tyranizar, y quándo començó y por qué el señorío en los hombres de mandar y ser mandados, y como el señorío que el príncipe tiene en el reyno es por mandamiento divino.


Dexadas aparte las historias poéticas y las fictiones antiguas, hablando la verdad según las historias divinas, el primero enamorado del mundo fue nuestro padre Adán, el qual comió la mançana vedada, y esto no tanto por traspassar la jussión divina, sino por no contristar a su muger Eva; porque muchos oy siguiendo esto sufren mucho tiempo tener la conciencia dañada por no ver un día a su muger descontenta. El primero homicida del mundo fue Caín, el primero que murió en el mundo fue Abel, el primero bígamo del mundo fue Lamech, la primera ciudad del mundo fue de Enoch fundada en los campos de Edón, el primero músico del mundo fue Tubalcaín, el primero que navegó en el mundo fue Noé, el primero tyrano del mundo fue Membroth, el primero sacerdote del mundo fue Melchisedech, el primero rey del mundo fue Anrraphel, el primero duque del mundo fue Moysén, el primer que se llamó emperador en el mundo fue Julio César; porque hasta aquel tiempo los que governavan llamávanse cónsules, censores y dictadores, y desde Julio César acá sólo se llaman emperadores. La primera batalla que leemos averse dado en el mundo fue en los Valles Silvestres, que por otro nombre se llaman agora el Mar Salado, porque gran parte de lo que entonces era tierra viva es agora Mar Muerto. No nos puede engañar la Sagrada Escriptura, la qual de toda verdad está llena, y por ella paresce que mil y ochocientos años passaron [212] desde el principio del mundo en que no se juntó gente a dar batalla en campo; porque todo aquel tiempo que el mundo no tuvo ambición ni codicia, todo aquel tiempo no supo qué cosa era guerra. Razón es que digamos en esta escritura qué fue la ocasión de darse en el mundo la primera batalla, porque los príncipes queden avisados y los curiosos queden satisfechos. Fue el caso éste, que Bassa, rey de Sodoma; Bersa, rey de Gomorra; Sennaar, rey de Adamee; Semehar, rey de Siboin; y Vale, rey de Segor; todos estos cinco reyes, siendo tributarios a Chodorlaomor, rey que era de los elamitas, todos cinco reyes conspiraron contra él no queriendo pagarle tributo ni reconocerle vassallage. Y esto no es de maravillar, porque los reynos tributarios siempre fueron bulliciosos. Fue esta rebelión en el terciodécimo año del reynado de Chodorlaomor, y luego el siguiente año Anrraphel, rey de Sennaar, y Arrioch, rey de Ponto, y Atadal, rey de los alófilos, juntáronse con Chodorlaomor, y después de todos juntos començaron a hazer guerra y destruyr las tierras de los enemigos; porque antigua malicia es de la guerra, no pudiendo aver a los enemigos culpados, saquear y destruyr a los innocentes pueblos. Los unos ofendiendo y los otros defendiendo, al cabo viniendo en un campo todos juntos, diéronse la batalla como con dos enemigos, y los muchos fueron vencidos de los pocos y los pocos quedaron vencedores de los muchos. E quiso Dios permitir esto en la primera batalla del mundo para que tomen exemplo los príncipes que todos los reveses de la guerra no vienen sino por no terner en la guerra justicia. Si Chodorlaomor se contentara con sus términos, como se avían contentado sus antepassados, y no conquistara a los reynos sus vassallos, ni los fiziera sus tributarios, ni ellos a él perdieran la vergüença, ni él con ellos viniera en batalla; porque de ser los unos ambiciosos y de ser los otros codiciosos vienen las enemistades en los pueblos.

Dicho de los que contendieron primero de señorío, veamos agora de dó uvo primero origen la servidumbre, y este nombre de siervos y señores si fue en los siglos antiguos, y si fue introduzida en el mundo la servidumbre por concierto de hombres virtuosos o fue inventada por ambición de tyranos; [213] porque mandar uno y obedecer otro es una de las novedades del mundo. La primera servidumbre del mundo uvo principio del primero que fue caçador en el mundo, según cuenta la Divina Escriptura, y fue de esta manera. El patriarcha Noé tuvo tres hijos, los quales se llamaron Sem, Cham, y Japhet, y este segundo hijo que fue Chan engendró a Chus, y este Chus engendró a Membroth, y este Membroth hízose caçador de bestias fieras en las montañas. Éste fue el primero que començó a tyranizar las gentes, haziendo fuerça a sus personas y tomándoles por fuerça sus haziendas, y llamávale la Escriptura oppressor hominum, que quiere dezir «hombre que acossa y opprime a los hombres»; porque los hombres de mala vida siempre son enojosos y pesados a la república. Éste enseñó a los caldeos a adorar el fuego, éste fue el primero que inventó de ser señor absoluto y que le reconociessen todos vassallage, y este maldito tyrano dio fin a la edad dorada, en la qual eran todas las cosas comunes en la república; porque entre los antiguos sólo las vidas tenían proprias, que las voluntades y haziendas todas eran comunes. En mucho es de tener ser el tyrano malo en su persona, pero en más se ha de tener ser alborotador de su república, y en mucho más se ha de tener ser destruydor de las buenas costumbres de su patria; pero lo más iniquo de todo es dexar alguna costumbre mala introduzida en la república; porque muy digno es tener renombre de infamia el que no sólo fue malo entre los suyos, pero aquel malo trabajó que se imitasse en los siglos advenideros. Quiere sentir Eusebio que este Membroth, después que uvo destruydo el reyno de pestilencia, con ocho hijos varones vino en Ytalia y edificó la ciudad de Camesa, la qual después en tiempo de Saturno se llamó Valencia, y a la postre en tiempo de Rómulo se llamó y se llama agora Roma. E, si esto es assí, no es maravilla que en los tiempos passados aya sido Roma de tyranos posseýda y de tyranos combatida, pues fue de tan famosos tyranos fundada; porque assí como Hierusalem fue fija de reyes pacíficos en Asia, assí Roma fue madre de príncipes superbos en Europa.

Las historias de los gentiles que no alcançaron las Escrituras divinas, de otra manera ponen el primero señorío y la [214] servidumbre quándo entraron en el mundo; porque los ydólatras no sólo no conocieron al Criador del mundo, pero aun ignoraron quándo començaron muchas cosas del mundo. Dizen, pues, que el tyrano Membroth tuvo entre los otros un hijo que tuvo por nombre Bello; y este Bello fue el primero que reynó en la tierra de Siria; y éste fue el primero que inventó guerras en la tierra; y éste puso entre los assirios la primera gerarchía; finalmente murió, aviendo reynado sesenta y cinco años en Asia y dexando en grandes guerras a toda la tierra. La primera monarchía del mundo fue la de los assirios y duró mil cccii años, y el primero rey fue Bello, y el último rey do se acabó fue Sardanápalo, al qual quando le mataron fallaron entre unas mugeres hilando a la rueca, y de verdad aquella ynominiosa muerte fue en él muy bien empleada; porque el príncipe no ha de defender con las ruecas lo que sus antepassados ganaron con las lanças. Como emos dicho, Membroth engendró a Bello, y tuvo por muger a Semíramis; y Semíramis fue madre de Nino; y Nino sucedió a su padre en la tyranía y en el imperio; y la madre y el hijo, no contentos de ser tyranos, inventaron statuas de dioses nuevos; porque la malicia humana ante prosigue el mal que los malos inventaron que no el bien que los buenos començaron. Emos querido mostrar cómo el abuelo, y el padre, y la madre y el nieto, unos en pos de otros fueron ydólatras y bellicosos, porque vean los príncipes y grandes señores que no de pacíficos y virtuosos, sino de hombres ambiciosos y sediciosos començaron sus imperios. Hora sea Membroth el primero que hizo tyranías, hora sea Bello su hijo el primero que inventó guerras, hora sea Chodorlaomor el primero que inventó batallas, hora sean otros que no cuentan las Escripturas, tomando cada uno por sí y después todos juntos, ellos fueron ocasión en el mundo de hartos escándalos. Consentir esto tiene mucha culpa nuestra inclinación; porque para el mal los que tienen crédito son muchos, y para el bien los que tienen poder son pocos. [215]


{Antonio de Guevara (1480-1545), Relox de Príncipes (1529). Versión de Emilio Blanco publicada por la Biblioteca Castro de la Fundación José Antonio de Castro: Obras Completas de Fray Antonio de Guevara, tomo II, páginas 1-943, Madrid 1994, ISBN 84-7506-415-9.}

<<< Capítulo 29 / Capítulo 31 >>>


Edición digital de las obras de
Antonio de Guevara
La versión del Libro áureo de Marco Aurelio, preparada por Emilio Blanco, ha sido publicada en papel en 1994 por la Biblioteca Castro, y se utiliza con autorización expresa de su editor y propietario, la Fundación José Antonio de Castro (Alcalá 109 / 28009 Madrid / Tel 914 310 043 / Fax 914 358 362).
© 1999 Fundación Gustavo Bueno (España)
Proyecto Filosofía en español ~ www.filosofia.org