José Sobrino Diéguez
 
1930

José Sobrino DiéguezEnsayista, periodista y diplomático cubano, nacido en Madrid pero instalado en La Habana desde 1942. Cursó Derecho en la Universidad de La Habana, colaboró en la Revista Cubana de Filosofía y, como periodista, en distintos medios de prensa de esa capital tales como Bohemia, Prensa Libre, CMQ y Telemundo. Casado en Cuba en 1957, pasó al exilio en Venezuela en 1960, y a Estados Unidos en 1962, radicándose en Manhattan. Colaboró en la radio y en publicaciones periódicas del exilio cubano como Avance y Bohemia. Trabajó para la Associated Press hasta 1975 y como Jefe de Buró de la agencia EFE en Nueva York y en Naciones Unidas hasta 1984. Luego durante cinco años desempeñó el cargo de Director de Información de las Naciones Unidas, fundando la oficina central en Panamá y América Central. Ejerció después como portavoz del Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el embajador español Jaime de Piniés. Reside actualmente en Nueva York.

Con motivo de su primer libro, 4 cuentos-poemas existenciales (La Habana 1952), el poeta español Vicente Aleixandre lo felicitó efusivamente por «esos relatos fantásticos, en un clima de poesía, que se resuelven en alucinaciones». Pero el total de su obra libresca es muy reducida, publicada toda con menos de 25 años, en forma de ficciones y poesías autobiográficas y en vena filosófica existencialista. Su alter ego es Julián Dirques, de quien dice en el «Prólogo del recopilador» de Va todo (1955), pág. 10:

«Confieso que no pensé dar ni un paso para salvar del olvido la obra de Julián Dirques. Sentí pena, como es natural, a raíz de su muerte, más que por ella en sí, por no haber podido él realizar los sueños de gloria con que a veces desvariaba. Cuando leí la opinión que sobre sus trabajos expresaba en la carta que me dejó escrita, la compartí enteramente, y la consideré lo más sensato que había leído de él.
En la carta me pedía que recogiera sus cosas, y decía:
'Deseé, casi como finalidad absoluta de mi existencia, llegar a escribir algo que interesara a muchos y durante largo tiempo. No lo he logrado. Podría dar por excusa el corto plazo de mi vida, decir: «no he tenido tiempo». Eso de nada serviría. En este instante los «porqués» no importan. Lo interesante sería poder decir «a pesar de ...». Sé que las escasas manifestaciones del intento de escritor que sólo fui, no tienen otro destino que el olvido. Y mi voluntad, aunque quisiera, ya nada puede hacer para salvarme de él'.»

Y más adelante (pág. 17):

«La vida y la obra de Dirques es desconcierto, excepto en lo que se refiere a una cosa: ser escritor.
Intentos y más intentos: filosóficos, literarios, poéticos, &c., &c.... No mencionaremos el periodismo porque éste era sólo un accidente, un modo de ganarse la vida sin hacer otra cosa que escribir. Aunque para ello tenía que estar en constante choque con criterios e intereses opuestos a los suyos.»

Algo de esto parece reflejarse en algunos de sus artículos periodísticos. Sin embargo, en cumplimiento de sus posteriores funciones como diplomático e informador institucional asociado a la ONU, Sobrino Diéguez ha indicado que escribió «millones de palabras que tenían muy poco que ver con la filosofía o la literatura».

Selección bibliográfica de José Sobrino Diéguez:

Textos de José Sobrino Diéguez en el Proyecto Filosofía en español:

RFM   Informa de esta pagina por correo
www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2007 www.filosofia.org
www.lechuza.org
averiguador