Filosofía en español 
Filosofía en español

Juan Bautista Fernández · Demostraciones católicas y principios en que se funda la verdad · 1593

Libro primero · Tratado tercero

Tratado tercero en el cual se declara que desde que creó Dios a Adán descendiendo por todos los estados y generaciones comunicó a los hombres el conocimiento sobrenatural necesario para salvarse, y qué cosas debían los hombres creer y cómo protestaban su Fe y consiguientemente se manifiesta el origen del olvido que de Dios tuvieron los hombres de sus errores e idolatría, aun los más famosos Filósofos.

[ Logroño 1593, hoja 37r ]

Tratado tercero, que contiene once capítulos

1 Que Dios desde el principio dio a los hombres el conocimiento de fe que les era necesario para salvarse, f. 37

1 En el cual se prosigue el intento del pasado, y se declara que después del diluvio fue comunicado el divino conocimiento a los hombres, f. 40

3 En el cual se declara qué cosas eran las que en el estado de la inocencia estaban obligados a creer, y que protestaran su fe con algún sacrificio, y usaran de algunos sacramentos. Pruébase que entonces se salvarán en la fe de Cristo, que se hiciera hombre aunque Adam no pecara, f. 42

4 En el cual se trata qué sean aquellas cosas que estaban obligados a creer los del estado de naturaleza, y como protestaban su fe, f. 44

5 En el cual se declara, que en el estado de la ley natural hubo sacramentos y sacrificios por orden e institución de Dios, con los cuales se protestó la fe del medianero Cristo, f. 48

6 En el cual se trata de la fe que tenían los de la ley escrita, y con qué sacramentos y sacrificios la protestaban, f. 50

7 En el cual se declara de dónde procedió en el mundo el olvido e ignorancia de Dios que muchos tuvieron, f. 53

8 En que se declara el origen que tuvieron los errores después del diluvio, f. 56

9 En el cual se trata de los errores e ignorancias en que cayeron los filósofos gentiles por carecer de la doctrina revelada, f. 58

10 En el cual se trata en particular la razón porque se desviaron los antiguos, así los filósofos gentiles como los demás, del verdadero conocimiento de Dios, f. 60

11 En el cual se trata de la multitud de Dioses que la ciega gentilidad adoró, f. 63