El pensamiento filosófico de José Martí, La Habana 1946Ángel César Pinto Albiol

José Martí   Juan Gualberto Gómez   Patriotismo   El Negro   Falsa conspiración Imprima esta página Avise a un amigo de esta página

 
Ángel César Pinto Albiol, El pensamiento filosófico de José Martí y la revolución cubana, La Habana 1946

Ángel César Pinto Albiol

El pensamiento filosófico de José Martí y la revolución cubana, y otros ensayos

Patriotismo proletario y patriotismo burgués
Editorial Jaidy, La Habana 1946, páginas 83-109.

Este ensayo fue enviado a una revista «revolucionaria» para que se publicara y... no lo publicaron, sin que se me explicara el por qué. Luego supe que su ilustre Consejo de Redacción le rechazó, porque a su juicio, «está cargado de odio». El lector juzgará por sí mismo el revolucionarismo de ese ilustre Consejo de Redacción.

«El problema de saber si nuestro pensamiento corresponde a la realidad, no es una simple cuestión teórica, sino una cuestión práctica. El hombre ha de demostrar en la práctica la realidad, la objetividad de su pensamiento. Pensamiento que se aisla de la práctica es una cuestión puramente escolástica.» Carlos Marx

William James, el filósofo americano creador del Pragmatismo, si no recuerdo mal, comienza el libro en el cual expone los fundamentos de su doctrina, con este cuento muy original:
Una vez, dice, un hombre trataba de darle una pedrada a una ardilla que estaba prendida al tronco de un pino, que se alzaba al borde de una carretera. El indefenso animal, dándose cuenta de las intenciones de su gratuito y avieso enemigo, procuraba mantener, entre ella y su agresor, la protectora interferencia del árbol.
Cuantas personas acertaban a pasar por aquel lugar se iban deteniendo, tocadas por la curiosidad, para ver cuál iba a ser el final de aquel evento, en el cual se estaba jugando la vida la inquieta y revoltosa ardilla.
El grupo era ya numeroso, cuando de pronto se le ocurrió preguntar a uno de los individuos que lo formaban, si el hombre daba o no daba vueltas, alrededor de la ardilla. Como sucede siempre en estos casos, unos afirmaban que sí, y otros en sentido contrario, empeñándose sobre este problema una larga discusión, que no daba señales de tener fin.
Pero en esto llegó un nuevo sujeto al grupo, y entonces todos los disputantes se pusieron de acuerdo, para que fuera él, en calidad de arbitro, quien fallara a cuál de los dos grupos le correspondía la razón.
Este, luego de haberse impuesto del asunto sobre el cual debía fallar, les habló de esta manera:
«Señores, a mi juicio, aquí hay una cuestión previa, sobre la que debemos ponernos de acuerdo: ¿qué es lo que debemos entender por dar vueltas alrededor de una cosa? Aclarando ésto, ya nos será más fácil decidir de parte de quién esta la razón.»
En ninguna otra oportunidad como ésta –creo yo– que se va hablar de un tema que, como este de la Patria, tanto nos apasiona, emociona y nos conmueve, tema sobre el que tanto se ha especulado y se especula, nos parece oportuno que acudamos al dictamen del agudo y discreto personaje del filósofo americano, y como él, comencemos por aclarar, previamente, qué es, en realidad, Patria y patriotismo, porque sólo así es como nos será posible llegar a comprender lo que es, tanto la una como lo otro, para determinar luego cuál es su verdadera significación y cuál es su valor.

Facsímil del original impreso de esta parte en formato pdf
 


filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2009 filosofia.org
Ángel César Pinto Albiol
textos